Comer a base de verde

04 / 12 / 2017 Heidemarie Pütz
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Cómo hacer de una ensalada el plato principal de una comida y que nos sacie por completo. He aquí algunas propuestas.

La ensalada no tiene por qué ser siempre una pequeña ración que acompaña un plato principal. Eso lo sabemos desde hace tiempo. Lo interesante es crear variaciones de verduras que sean, por un lado, sanas y livianas y, por otro, nos sacien y nos quiten el hambre. El chef Yotam Ottolenghi saltó a la fama, entre otras cosas, por la originalidad que desplegaban sus ensaladas. Es israelí, de raíz alemana e italiana, y lleva varios restaurantes y locales en su hogar por elección, Londres.

Inspirado en la cocina oriental y mediterránea, sirve una ensalada de repollo colorado que llena de colores la mesa, pero además sorprende con sabores inesperados de mango, papaya, menta, cilantro y ají picante fresco.

El toque final lo aporta una salsita espesa preparada con anticipación y a la que nunca le falta un poco de zacate limón, jarabe de arce, aceite de sésamo, salsa de soja, escamitas de ají picante y aceite de oliva o de girasol. Ottolenghi le suma además una nota crocante añadiendo unas nueces de macadamia picadas y caramelizadas o bien maní tostado.

El cocinero Martin Kintrup, por su parte, nos recomienda otra opción no menos insólita: picar coliflor o cabecitas de brócoli en la trituradora, hasta que queden bien molidos y se puedan utilizar como si fuese cuscús, de base para cualquier ensalada. Queda algo así como un tabulé de bajas calorías.

Él condimenta la coliflor con una salsa de aceto balsámico, miel, comino, aceite de oliva, sal y pimienta. Luego le añade tomate picado, ají y pepino, y redondea el plato con piñón salteado a la manteca. Si le quiere dar un aire fresco y liviano, un poquito de zumo de limón hará toda la diferencia.

Pero las coles no son la única verdura. También están las zanahorias y las remolachas. Kintrup nos recomienda “dar un paseo a Asia” con las dos, sumarles a las zanahorias un zumo de pomelo, jengibre y aceite de sésamo; y ají, espinaca, wasabi y salsa de soja a las remolachas. Con unos pocos ingredientes que cambie, la ensalada de remolacha se convertirá en algo totalmente distinto de lo que ya conoce.  [DPA]

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica