30 de noviembre de 2007

30 / 01 / 2018
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Los cuantiosos negocios de Jaime de Marichalar.

Jaime de Marichalar, en su despacho de la fundación Winterthur

Apenas una semana después de que la revista contara todos los detalles de la separación de los duques de Lugo, los periodistas Marisa Perales, Pepa Rebollo y Javier Otero desentrañaron, para escándalo de buena parte de la sociedad, los cuantiosos ingresos de Jaime de Marichalar. La suma de todos sus sueldos superaba el millón de euros.

MARICHALAR-F2

Jaime de Marichalar da estos días los primeros pasos de su nueva vida. Una vez anunciada su separación de la infanta Elena, el duque de Lugo emprende rumbo en solitario después de 12 años. Pero su vida ya no volverá a ser como la de antes. En este tiempo, ha pasado de ser un asalariado más que vivía en un modesto piso de París a ser consejero de siete multinacionales y propietario de un tríplex en plena Milla de oro madrileña. Nueva vida, pero los mismos negocios.

En total, Marichalar cobra alrededor de un millón de euros anuales. No solo por su trabajo en Credit Suisse, su principal ocupación, sino por su participación como miembro de los consejos asesores de Art+Auction y del grupo de lujo LVMH para España y de los consejos de administración de Cementos Portland Valderrivas (filial de FCC), Loewe, Winterthur Vida España y de la Sociedad General Inmobiliaria.

De la nada al todo. De vivir en Francia, en un bajo de 40 metros cuadrados, y trabajar para entidades como la banca Indosuez y Credit Suisse en cargos de segundo nivel, a ser propietario de un ático de 500 metros cuadrados en el corazón del madrileño barrio de Salamanca y ascender en el banco suizo hasta asesor financiero en España. Esto es lo que ha conseguido Marichalar en apenas una década. Unos dicen que es muy capaz y un excelente relaciones públicas; otros, que le ha favorecido ser el yerno del Rey. Pero el caso es que procede de una familia noble, ha sido educado en los jesuitas de Burgos y en el colegio San Estanislao de Kostka, de Madrid, sabe francés, algo de inglés y ha realizado unos cursos de economía. 

Su jornada

El día a día del duque de Lugo se desarrolla en el banco, muy cerca de su domicilio, donde es asesor del Credit Suisse Group en Madrid –administra grandes fortunas–. De esta entidad bancaria podría percibir 172.000 euros al año, como la media de sus directivos, y, probablemente, una cantidad similar por su condición de miembro del consejo de administración de Credit Suisse Hottinger. Habitualmente va andando a la oficina, acompañado por su fiel Javier, en el papel de escolta y de chófer, pero desde que se anunció la separación de la infanta Elena, va en coche. Allí permanece hasta el mediodía, cuando sale a comer. Nunca come en casa.

Las tardes son más movidas, puesto que don Jaime tiene que atender a muchos consejos de administración y asesorías de empresas, así como asistir a actos por su cargo de presidente de la fundación Winterthur, dedicada al mecenazgo cultural, la promoción de la educación y la defensa medioambiental. La empresa Winterthur Vida, donde el duque de Lugo es consejero, declara que los miembros de este órgano no perciben remuneración. Su primer acto público con la fundación tras su separación fue la inauguración de la exposición Las fábulas de Velázquez, en el Museo del Prado, donde coincidió con los Reyes. Hubo besos y complicidad, sin que las cámaras pudieran captarlo.

Tener en nómina al duque de Lugo es garantía de éxito. Su presencia asegura buenos contactos y atractivos negocios. Esther Koplowitz, propietaria de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), que preside Marcelino Oreja, lo vio claro. Le nombró consejero ejecutivo de Cementos Portland Valderrivas, perteneciente a FCC. Dicen que este cargo responde a una gestión profesional que el duque hizo a la ex de Alberto Alcocer, que le correspondió sentándole en el consejo de administración. Cementos Portland Valderribas declara que paga 3,111 millones de euros a los 16 miembros de su consejo, la media, por lo tanto, es de unos 194.000 euros. Además, Marichalar cuenta con 1.000 acciones de la sociedad, que tienen un valor de 73.000 euros.

Una garantía de éxito

Esta tarea, algo densa, se aligera con otro cargo, el de consejero de LVMH, un holding, líder mundial del mercado del lujo y que integra las marcas Louis Vuitton, Kenzo, Celine, Dior, Christian Lacroix, Fendi, Donna Karan, Marc Jacobs, StefanoBi, Luxury, así como las fragancias de Guerlain, Givenchy, Acqua di Parma y otras marcas y empresas, como Moët & Chandon y Hennessy. El presidente de la compañía, Bernard Arnault, quiso que don Jaime fuera su hombre de confianza en España como asesor. Arnault figura entre los hombres más ricos del mundo y su amistad con Jaime de Marichalar viene de sus tiempos parisinos, cuando el multimillonario francés le encargó un trabajo del que quedó muy satisfecho. Su amistad va más allá de lo puramente profesional. Cuando el duque sufrió el ictus y se trasladó a Nueva York a seguir su convalecencia, Bernard Arnault puso a su disposición un despacho para que conociera los entresijos de su negocio.

Las retribuciones que recibe por estos puestos el duque de Lugo no suelen ser públicas, pues no se trata siempre de sociedades que coticen en bolsa. Entre las empresas del grupo de lujo LVMH solo es de conocimiento público lo que cobra Marichalar por su cargo en Christian Dior, 13.333 euros al año, según la información de la compañía. Aunque el duque es asesor para España, no forma parte del consejo ni del comité ejecutivo de LVMH. En la filial española de este holding los consejeros perciben una media de 121.000 euros al año. El duque de Lugo es también miembro del consejo de administración de Loewe, la firma de lujo que llegó a estar en manos de José María Ruiz-Mateos en su día, donde el sueldo medio de los consejeros es de 83.750 euros anuales.

Viviendas

Está claro que don Jaime ha sabido hacer su propia fortuna, lo que le ha permitido adquirir su vivienda en la calle Núñez de Balboa, 68, un ático de 500 metros cuadrados que compró en construcción y por el que pagó tres millones de euros hace cuatro años. Jaime de Marichalar adquirió el compromiso con los propietarios del inmueble, la familia Corsini, de comprar alguno de los pisos si le respetaban el precio de construcción, es decir, el precio de la vivienda del año en que se decidió edificar el inmueble. Un compromiso que se respetó hasta el final. Los tres millones de euros que desembolsó don Jaime fueron un precio asequible para una persona que participa en tantos consejos empresariales, aunque en su día se justificó que lo había comprado gracias a la herencia que recibió de una tía abuela, Teresa Marichalar, la tía Coco para sus sobrinos.

Doña Elena, sin embargo, ha trasladado su residencia a la madrileña calle del Marqués de Vallejo, en la colonia Fuente del Berro. Se trata de un chalé de tres plantas, una de las cuales es un sótano, de casi 200 metros cuadrados (68 metros por planta).

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica