• Meditación sobre los rotos

    Los vaqueros rotos a la altura de la rodilla permiten disfrazarse de pordiosero con condescendencia, como las nobles francesas se vestían de pastoras o las españolas de majas.

  • Ponderación y pactos

    En educación se enfrentan derechos fundamentales y solo un pacto basado en la ponderación, una técnica que los juristas conocen muy bien, puede solucionar este enfrentamiento.

  • Campaña contra la verdad

    Desacreditando a los periodistas y los expertos, Trump elimina a los intermediarios que podrían ejercer el pensamiento crítico y halaga a los ciudadanos diciéndoles que ellos son los que hacen la verdad.

  • Ventanas rotas

    El ambiente pesa de manera sutil sobre nuestras creencias, muchas de nuestras ideas han cambiado en pocos años y nos costaría explicar las razones.

  • Arrepentimientos

    Ha habido muchos psicólogos empeñados en defender que el remordimiento no sirve para nada. Olvidan que tiene que ser el comienzo de un cambio.

  • Un terrible septiembre

    "Lo que hace que para un filósofo resulte fascinante el mundo de la economía es que, a pesar de que el dinero apareció hace miles de años, no acabamos de saber lo que es".

  • El aprendizaje de la libertad

    Los humanos no somos libres: estamos movidos por deseos y emociones que no controlamos, pero podemos aprender a ser libres desarrollando las funciones ejecutivas del cerebro.

  • La foto

    La imagen más impactante de los últimos días ha sido la de los excarcelados de ETA, reunidos en Durango: para unos, reunión de un grupo de asesinos; para otros, de un grupo de patriotas.

  • Rectificar

    Según el tópico “Rectificar es de sabios”, una persona que se pasara la vida rectificando sería el colmo de la sabiduría. Lo que es de sabios es intentar verificar las opiniones propias y ajenas.

  • Justicia o caridad

    La compasión o la caridad son las que han impulsado el devenir humano. Dejan atrás la justicia, como un formalismo a cumplir, como un terreno conquistado, y se lanzan a nuevas conquistas.

  • Laboriosidad aprendida

    El ser humano disfruta con la acción y con el esfuerzo. Junto al deseo de buscar placeres nos moviliza el deseo de explorar, conocer, inventar. Sin embargo, es evidente que sentimos la tentación de la pereza.

  • Una nueva economía

    El mundo económico no vive en una realidad independiente, es la sociedad la que hace posible la estructura económica. Este cambio de concepto triunfará si los ciudadanos nos lo proponemos.

  • Fathering

    En España, cuando se habla de conciliación de la vida laboral y familiar se suele hablar de la vida laboral de la mujer. Pero están cambiando algunas cosas en las relaciones familiares.

  • La generación yo yo yo

    Las encuestas dicen que la generación baby boomer ha producido otra narcisista, encantada consigo misma y que no pretende subir a una cima para contemplar el paisaje, sino para que la vean.

  • La administración pública

    La única solución al tamaño elefantiásico de la Administración es hacer que la parte sobrante sea económicamente productiva, lo que justificaría su contratación.

  • La Religión

    Cuando se ve con una distancia suficiente nuestra larguísima historia, puede afirmarse que las religiones han tenido un papel fundamental en la evolución de la humanidad.

  • Capital social

    La relación entre confianza y progreso económico la estudió hace tiempo Francis Fukuyama, y sus conclusiones siguen vigentes. Nadie quiere tener negocios con gente en la que no confía.

  • El pacto social

    Para conseguir un pacto de Estado sobre educación debería haber primero un pacto social, es decir, que la misma sociedad se pusiera de acuerdo en lo que se debe enseñar.

  • Federalismo

    Lo importante son los ciudadanos, lo demás son formas de organización que deben demostrar su respeto por los derechos individuales, su eficacia para protegerlos y expandirlos, y su clara apuesta por la justicia.

  • Deudas

    No es verdad que al mundo lo mueva el dinero. ¡Lo mueve la deuda, es decir, el no dinero! Nuestra prosperidad real se basa en una ficción. Por eso es intrínsecamente precaria.

Grupo Zeta Nexica