No se puede leer todo

10 / 07 / 2006 0:00 J.M. Goicoechea
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Rafael Reig le pega un buen repaso –con grandes palos, y con grandes alabanzas también– a la literatura española desde el Romanticismo hasta el siglo XXI.

Es una declaración de amor a la literatura; un amor correspondido”, explica Rafael Reig (Cangas de Onís, Asturias, 1963). Ésta es la intención de Manual de literatura para caníbales (Debate), una obra en la que Reig da cuenta de lo que ha sido la literatura en español desde mediados del siglo XIX a través de una peculiar familia, los Belinchón, auténticos letraheridos que van siempre, en sus gustos y en sus intenciones, un paso por detrás de lo que se lleva en cada momento: son ilustrados cuando se lleva el Romanticismo, modernistas cuando lo que prima es la Vanguardia.

Vallejo

Es, en la forma, una novela, con un fondo de ensayo, apoyado por unos útiles anexos al final de cada capítulo en los cuales se proponen diferentes ejercicios prácticos, como el siguiente:

“Tómese un texto al azar de Azorín. Subráyense todas las palabras desconocidas. Averígüese su significado y, a continuación, sustitúyanse por sinónimos ordinarios. Con lápiz de otro color, elimínense todas las repeticiones. ¿Qué le queda a usted? Ahora resuma esas tres frases en una sola idea y expóngala en el bar como si fuera suya. Si le toman por idiota, el ejercicio ha sido realizado con éxito. En caso de que alguien encuentre interesante lo que usted dice, vuelva a casa y repita de nuevo el proceso”.

Queda claro que Azorín no le gusta, entonces, ¿qué lecturas son fundamentales? “Espronceda, Rubén Darío, Galdós, incluso antes que Clarín, y eso que soy asturiano –asegura Reig–. Está bien leer a Onetti. Hemos leído mucho a Neruda... quién no ha tenido una novia... Hay que leer a César Vallejo, que es quizá más difícil de entrada, pero luego es hipnótico. Después de leer a Vallejo, te cambia un poquito la vida, no montas en bicicleta igual, todo va un poquito diferente. Es fundamental”.

García Hortelano

También habrá lecturas desaconsejables, ¿no? “Quieres carnaza, ¿verdad? Me parece extrañísimo leer a Javier Marías, no veo ningún motivo por el que una persona honrada, que tiene un trabajo y tal, llegue a casa y se ponga a leer un libro de Marías. No me lo explico.Hay que evitar, por supuesto, leer a Juan Benet, a no ser que seas católico y te tengas que mortificar. No tiene ningún sentido.Hay que leer con muchísima moderación a Juan Goytisolo, la sobredosis puede... Bueno, a él mismo la sobredosis de sí mismo le ha llevado a acabar fatal”.

Hablando de estos juanes, Rafael Reig se acuerda de otro escritor, pero esta vez para bien: “Pero hay que leer a Juan García Hortelano, de largo el mejor de todos estos juanes, lo que pasa es que era un tío simpático, del Atlético... Pero El gran momento de Mary Tribune no tiene nada que envidiar a Faulkner”.

Reig es novelista: “Escribir es sobre todo una forma de leer”, dice, y de ahí la necesidad de este Manual de literatura para caníbales. Hace unos meses, con motivo de la publicación en Estados Unidos de su novela Sangre a borbotones, la revista Time le dedicó un artículo elogioso. Fue bastante antes de que el mismo semanario se ocupara del presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero; pero lo de Rafael no tuvo tanto eco por aquí...

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica