Estrenos de la semana

30 / 09 / 2016 Antonio Díaz
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El holandés Verhoeven vuelve a la dirección con el notable y despiadado filme Elle. Jonás Trueba firma su película más redonda: La reconquista.  

Elle

Dirección: Paul Verhoeven

Reparto: Isabelle Huppert y Laurent Laffite.

Solo un director como Paul Verhoeven, que hasta en sus más bajos momentos creativos ha creado incisivas fábulas -tan ácidas como horteras- sobre el neoliberalismo (Robocop), el imperialismo (Starship Troopers) o el sueño americano (Showgirls), podría firmar un filme como Elle: despiadado, transgresor e irónico. Y solo una actriz como la inquebrantable Isabelle Huppert podría encarnar un personaje como Michele, que ansía vengarse del hombre enmascarado que la ha violado. Tras diez años apartado de la dirección, Verhoeven vuelve con una apuesta radical, una compleja película estratificada -estudio de personaje, drama, thriller y comedia burguesa- que representa uno de sus mejores trabajos.

La reconquista

Dirección: Jonás Trueba

Reparto: Itsaso Arana, Francesco Carril y Aura Garrido.

Ya desde su primer largometraje, Todas las canciones hablan de mí, Jonás Trueba ha definido un estilo propio, temático y narrativo, que poco a poco ha pulido en sus siguientes trabajos -Los ilusos y Los exiliados románticos-. En La reconquista, su cuarto filme, confluyen todas sus virtudes como narrador y pocos de sus defectos (o sus vicios): a veces cae en lo artificioso y lo poético resuena a ripio, pero nada de eso puede empañar el conjunto. La premisa, dos treintañeros que se reencuentran quince años después de que fueran novios para leerse una carta en la que se prometieron volver a verse en este preciso momento, prefigura una historia generacional que, efectivamente, se erige a medida que los personajes “saltan en el tiempo” -o son los espectadores que saltan en la línea temporal-.

Hay, por tanto, una búsqueda del tiempo perdido que se invoca con el olor de una cerveza y dos personas que se miran a los ojos y piensan en qué habría ocurrido si hubieran continuado el camino agarrados de la mano, en vez de separados, porque puede ser -o es solo una hipótesis- que todo sería diferente y quizá mejor. Trueba incide en una herida común en todos los adultos, pero la concretiza en una generación en términos espacio temporales y culturales. La reconquista remite a un estado de ánimo y es bella y es valiente y es sensible.

Grupo Zeta Nexica