Miguel Ángel Revilla

21 / 03 / 2017 Luis Calvo [Foto: Paco Llata]
  • Valoración
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Presidente de Cantabria

“Se podría llegar a discutir una reforma constitucional para que los catalanes voten”

Foto: Paco Llata

El presidente Revilla se enorgullece de pisar la calle, escuchar a la gente y hablar claro, tres cosas que por desgracia, asegura, no son comunes en los políticos. “Yo puedo. No le debo nada a nadie ni dependo de esto para comer. Otros no pueden”, reconoce. Nadie sale indemne de su discurso. La conversación parece más una charla de bar que una entrevista. No se calla nada ni protege a nadie. Salta de tema en tema, pero se enfada especialmente al hablar de corrupción. Al final todo su discurso tiene un único hilo conductor: “Los ciudadanos están encabronados. Y con razón”.

¿Existe voluntad política de acabar con la corrupción?

No. No existe. Yo llevo con esta batalla muchos años. Hay una realidad: la opinión generalizada es que la Justicia tiene un fallo de origen tremendamente sospechoso: los políticos meten la mano en los nombramientos de los jueces. El CGPJ o el Constitucional son un reparto de cargos que se hacen en cenas o donde sea. Y la Fiscalía, ni te cuento. La única garantía de los ciudadanos frente a tropelías de los poderes ejecutivos y legislativos es la Justicia. Sin ella, no hay Estado de Derecho.

Se acumulan las noticias sobre corrupción en todos los ámbitos.

La semana pasada fue demoledora. Yo acato las sentencias como debemos acatarlas todos, pero si no las comparto, las critico. Que te digan que no se ha puesto fianza a dos pollos del calibre de Miguel Blesa o Rodrigo Rato, que originaron un quebranto de 21.000 millones de euros, porque han tenido un comportamiento ejemplar y han acudido al juicio... Acabáramos... Esos son más delincuentes, o presuntos delincuentes, que aquel que roba para comer.

¿Cree que la Justicia española no es igual para todos?

Radicalmente no. Es algo que opina el 90% de los españoles. La infanta. ¿En qué país se entiende que se libere a quien se ha lucrado y era parte de una empresa porque dice que no entendía nada? En un matrimonio en el que la preparada es ella. Trabaja en La Caixa mientras que él venía de jugar al balonmano. Se le suponen unos conocimientos de economía, ¿no? La Justicia que el pueblo no entiende, no es Justicia.

Por ejemplo, el juez Elpidio Silva, aquel que metió preventivamente en la cárcel a Blesa. Cuando me enteré de su decisión, y aún no le conocía, colgué un comentario diciendo que tenía los días contados. No lo sé, pero estoy seguro de que esa noche se reunieron los grandes del país y dijeron: “Una cosa son Bárcenas o Granados (correos al fin y al cabo), pero ¿el tercer banquero de España? Hasta aquí hemos llegado. No vamos a empezar a desfilar todos por el trullo”. Elpidio es un ejemplo de cómo funciona la Justicia contra los débiles. En solo cinco meses hubo juicio y le sentenciaron a 17 años de inhabilitación. Y la condena la decidió quien ahora es el jefe anticorrupción de España... Pues oye, entre Blesa y Elpidio, me quedo con Elpidio.

¿Piensa que Rodrigo Rato y Miguel Blesa acabarán esquivando la cárcel?

Me cuesta creerlo por el pitote que se armaría. Si eso pasa, yo igual salía con una pancarta a la calle. Pago mis impuesto religiosamente. Y si pago, lo mínimo que exijo es que todos paguen. Estos tíos no se pueden ir de rositas. Y es que además iban de señores, de pontífices de la honestidad. España tiene que dar un escarmiento.

Hay quien tacha ese tipo de discursos de populista.

Si esto es populismo, yo soy populista desde los 17 años. Hasta entonces no existo, apenas levanto la voz. Pero cambié y sigo siendo igual desde entonces. No sé si entonces es que yo fui el descubridor de una ideología llamada populismo. Yo tengo una manera de actuar. Y me llaman populista porque algún apelativo hay que poner a quien no es ladrón.

A Donald Trump o Marine Le Pen también les califican de populistas.

No es lo mismo. Yo defiendo que la gente pague impuestos, la igualdad de los ciudadanos, que los ladrones vayan a la cárcel, los derechos de los inmigrantes... Yo creo que defiendo cosas con las que está de acuerdo una mayoría. Ahora, que la forma de decirlo no les gusta... Recuerdo una encuesta en la que se preguntaba por qué político preferían como jefes en España. Imagine como están las cosas que el número uno en doce comunidades de las 17 era yo. En Cataluña era el tercero, a pesar de que se sabe perfectamente lo que pienso.

¿Qué habría que hacer con Cataluña?

Yo creo que hay que hablar con todos sobre una reforma de la Constitución, buscar otro encaje... Pero hasta entonces hay que cumplir la ley. No acepto nada que vulnere la Constitución. Dicho esto, yo veo una torpeza tremenda en la falta de diálogo y así lo he denunciado. Si el PP no hubiera recurrido el Estatuto, que no planteaba para nada separarse, y el Constitucional no lo hubiera anulado después de que fuera aprobado por los catalanes en referéndum y por el Congreso de España en mayoría, no tendríamos este problema. Se ha creado un frontón. Y para mí el encaje es cuestión de matiz. ¿Qué más da que España sea un conjunto de regiones y nacionalidades o un conjunto de regiones y naciones? ¿De verdad esa es la cuestión? No hay país más monolítico que EEUU y allí son Estados. Creo que se deben estudiar las competencias. Deberían estar blindadas en la Constitución, sin espacio a la interpretación. O la financiación. Dentro de que hay que ser solidario, debe existir equilibrio territorial e individual. Eso deberíamos recogerlo.

¿Cree que habrá un referéndum?

Si hubiera una reforma de la Constitución... La independencia no se podría decidir por un 49%-51%. Y debería contar con un porcentaje significativo del censo, no del voto válido.

¿Pero es partidario de una reforma constitucional para que los catalanes puedan votar su independencia?

No me lo he planteado así, pero podría ser objeto de discusión. Se puede discutir, se puede hablar. Lo que no se puede es vulnerar la Constitución que tenemos ahora. Hay cosas, ciertos privilegios que no comparto, pero respeto la Constitución. En todo caso, la etapa Mariana ha sido una etapa desastrosa. Ha creado independentistas a manta. Hay que ser consciente de que España tiene muchas sensibilidades. No son iguales País Vasco o Cataluña que Castilla y León, por ejemplo. Ellos tienen una lengua, que es un patrimonio como pocos. Yo lo defendería.

¿Sería más fácil salir de la situación con otro partido en el Gobierno?

Sin duda. España tiene una particularidad, no hay ultraderecha como en Bélgica, Francia u Holanda. Lo que puede ser una ventaja es también un inconveniente. En el PP convive ese sector. Hay un sector rancio bastante predominante que fija postura sobre algunas cosas y al que nadie le discute. El tema catalán está muy mal tratado. En cualquier partido se defendería que hay que sentarse a hablar. Sobre la base que sea. En el PP se niegan a cambiar la Constitución, pero bien que se pusieron de acuerdo para cambiar el artículo 135 para que España no se endeude.

¿Ve posible un cambio? Aquí gobiernan la segunda y la tercera fuerza.

No. Mariano es el político más estable de Europa. La única alternativa a la derecha es la izquierda y no existe posibilidad de que se unan para gobernar a corto o medio plazo. Los dos grandes enemigos políticos del país, lo veo aquí y en Madrid, son Podemos y PSOE. Esa guerra permite a Rajoy estar tranquilo.

¿No cree que el incumplimiento del pacto con Ciudadanos le haga peligrar?

Albert Rivera, que creo que es un político de futuro, un guerrero duro de roer, se ha dado cuenta de que tiene que venderse como distinto del PP. Y tiene una serie de planteamientos que yo comparto: expulsar de la política a los políticos imputados, terminar con el reparto de nombramientos, reformar las leyes electorales injustas, impuestos... Quiere presentarse como una derecha limpia en la que la corrupción se castigue de una forma ejemplar. De ello depende su supervivencia política. Y eso puede provocar una fractura importante con el PP.

¿Deben dimitir siempre los políticos imputados?

Depende de la imputación. Hay imputaciones por prevaricación y por malversación. Nadie estamos libres de que nos acusen de lo primero en cualquier decisión, incluso con informes favorables, y el juez lo admita. En acusaciones de prevaricación creo que tiene que ser en la apertura de juicio oral. No es el caso de Murcia, donde hay fraude contra la Administración Pública, falsedad en documento oficial y malversación de caudales públicos.

Usted critica mucho la deriva europea. ¿Ve futuro para la Unión?

Si no cambia su política, no. Si de los cinco que se reunieron hace poco, Mariano es el único que está estable. Los demás están de salida. A mí me gustaría haber escuchado una propuesta de política expansiva. Trump es un loco. Va a ser una ruina para el mundo, pero ha dicho que va a llenar de carreteras el país. ¿No sería lógico para apoyar un poco a los ciudadanos en plena crisis y hacer una política de inversiones?

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica