Rangún madura

06 / 11 / 2017 Frank Rumpf
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

La ciudad combina tradición con una modernidad que se abre paso.

Cuando cae la noche en Rangún, los letreros de neón se iluminan y las ventanas de los rascacielos recién construidos brillan en el horizonte oscuro. También Buda se ha adaptado a los tiempos nuevos y brilla en varios lugares como estatua con una aureola psicodélica multicolor de diodos luminosos, casi como si se tratara de un dios de la discoteca.Rangún, la ciudad más grande de Myanmar, la antigua Birmania, se va pareciendo cada vez más a otras metrópolis asiáticas. Es cierto que todavía no se ha convertido en otra Bangkok ni mucho menos otra Shanghái o Singapur, pero la tendencia apunta claramente hacia delante. 

De día, el aspecto de la ciudad es algo diferente. Entonces, un paseo por la antigua capital birmana permite ver entre los edificios nuevos mansiones coloniales británicas, deshabitadas y cubiertas por vegetación tropical. En algunos lugares también pueden encontrarse edificios de viviendas notablemente urbanas de los años 50 y 60, una época de auge en el país recién independizado. 

Sin embargo, pese a todos los cambios, hay algo que probablemente se mantendrá durante los próximos 1.000 años: el símbolo de Rangún, la pagoda Shwedagon. Afortunadamente, se ha evitado que esta edificación sin igual deje de ser el emblema por excelencia de Rangún. Según cuenta la leyenda, el santuario ya se construyó hace 2.500 años, mucho antes de la fundación de la ciudad, en el siglo XVIII. [DPA]

iStock-542581982-F
iStock-533708528-F
GettyImages-686212722-F
Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica