A la rica alga

20 / 09 / 2017 Jan-Nikolas Picker
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Dicen que es el alimento del futuro, pero deben consumirse con precaución.

Las algas absorben como esponjas todos los nutrientes marinos. Aportación: proteínas, calcio, yodo, vitamina C, hierro e incluso omega 3. Preparación: la mayoría se compran secas y luego se colocan en agua. Foto: iStock

Tienen nombres de lo más exóticos: wakame, ulva y hijiki, y pueden llegar a tener varios metros de largo. Hay algas de todo tipo, y muchas son comestibles. De hecho, en Asia son el pan de cada día y en muchos lugares de Occidente han desembarcado desplegando todo tipo de recetas. Las algas se caracterizan por absorber como una esponja los nutrientes del agua, por eso algunos tipos son tan ricos en proteínas, calcio, vitamina C, hierro o incluso omega 3. 

¿El alimento del futuro? Hasta cierto punto, sí. Todo depende de la cantidad consumida, porque, siendo realistas, uno suele comer una porción más bien pequeña de algas, ya que se sirven como acompañamiento de un plato principal. Además, hay que tener cuidado, porque algunas contienen metales pesados como plomo, cadmio y aluminio. Es decir: no solo absorben las cosas buenas del agua, sino absolutamente todo. Otro punto a tener en cuenta es su contenido de yodo. Existen grandes diferencias.

Dependiendo del tipo de alga, puede que aporten entre 5 o 11.000 miligramos de yodo por kilo seco. Una diferencia radical. El yodo actúa sobre la hormona tiroidea que promueve el funcionamiento del metabolismo y del cerebro. Tener valores demasiado bajos o demasiado altos de yodo en el organismo puede llegar a afectar el funcionamiento de la hormona, con lo cual las personas con algún tipo de trastorno tiroideo deberían saborear las algas con moderación o comer solo aquellas que especifiquen claramente su contenido de yodo. 

La mayoría de las algas se compran secas. Antes de consumirlas deben ser colocadas en agua, explica Lisette Kreischer, que ha publicado un libro de recetas dedicado a este peculiar ingrediente. Sus favoritas son las kombu, y las prepara con caldo o pesto. Pero si quiere algo más exótico, puede preparar una tarta de algas o un pan con sésamo. Tampoco hay que perderse las algas con arroz integral. En ese caso, compre las hijiki. [DPA] 

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica