Ay, las canciones de juventud

20 / 07 / 2017 Irene Portero
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Hay gente que quedó muy, pero que muy marcada por las canciones que oía de crío, y así les va. Cada vez que las oyen vuelven a ser jóvenes, como le pasaba a Popeye con las espinacas. Mi poscuñado Pablo, por ejemplo, debió de enamorarse oyendo Yo nací en una ribera del Arauca vibrador y ahí sigue, encasquillado, que se inflama cada vez oye hablar a Maduro, que es un señor que no canta pero que cada vez que abre la boca parece que está declamando rancheras de Jorge Negrete. Pues eso le pasa a mucha gente. Los Pet Shop Boys, por ejemplo, son un grupo (grupo pequeño, porque son dos) de hace treinta y tantos años. Pues han dado un concierto en el Teatro Real, que se dice pronto, y allí han acudido los famosos a escuchar las canciones de su juventud, como muy bien explicaba Rocío Dúrcal.

El problema era, sin embargo, difícil: ¿cómo se viste una? ¿Como para ir al Teatro Real o como para ir a un concierto de los Pet Shop Boys? Pues cada cual hizo lo que pudo. Alaska y Mario Vaquerizo (que cada día que pasa me recuerdan más a la reina Isabel II de España y a su marido, Francisco de Asís) se vistieron desparejos: ella, de Teatro Real; él, de palmero de los Chunguitos. Natalia Verbeke y Patricia Pérez, las dos de Teatro Real también, muy de negro, muy puestas, con bolso. Eva Hache trató de vestirse de Pet Shop Boys, pero en realidad parecía que había pillado en el armario lo primero que encontró, y cuando lo buscó era de noche y se había ido la luz. Y Eugenia Martínez de Irujo se vistió también de Teatro Real,  o sea, de ella misma.

Otra cosa es ir a un teatro más apañadito, ¿verdad? En el Alcázar de Madrid se presentaba El príncipe y la corista, que es la versión teatral de una película de cuando no habíamos nacido, y la gente fue al estreno influida por la música pero sobre todo por el calor. Malena Alterio se vistió de código de barras, que para el calor está muy bien, miren si no las cebras del Kalahari. Toni Acosta, de camuflaje de los marines, que es muy sufrido. Eva Isanta y Cristina Plazas, muy sueltas y muy volanderas ellas; Verónica Forqué estaba preciosa en su atuendo de aldeana del bosque de Sherwood, y Toni Cantó sencillamente no se cambió de ropa: fue al teatro con lo que llevaba puesto desde por la mañana. Mientras, en la playa, cada uno se pone lo que le dictan las canciones de su juventud. Raquel Meroño, en Tarifa, iba de Oyemé, tú que eres joven. En Marbella, Paula Echevarría no se vistió de nada especial, pero veías a La Traviata. Y en Ibiza, Cristiano Ronaldo en bañador recordaba el Romance de la reina Mercedes: “Que quieras o que no quieras, y aunque te quedes callado, se nota por tus ojeras que estás muy enamorado”. ¿De quién? Ah...

(APERTURA)--La-cantante-Alaska-y-Mario-Vaquerizo-junto-a-Marta-Vaquerizo-PetShopBoys-F
-La-actriz-Natalia-Verbeke--PetShopBoys-F
Patricia-Perez-PetShopBoys-F
-La-presentadora-Eva-Hache--PetShopBoys-F
La-actriz-Malena-Alterio-El-principe-y-la-corista-F
UOG)-F
Cristiano-Ronaldo-and-Georgina-Rodriguez-on-holidays-in-Formentera,-on-Saturday-8h-July,-2017-F
Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica