Banderas, no tan zorro en los negocios

28 / 09 / 2017 Charo Carracedo
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

“Se hace país con quien se la juega”, afirma el actor que lleva treinta años poniendo en marcha proyectos con suerte desigual.

En 2008 recogiendo el premio Donostia

Un cineasta extraordinario, querido y admirado a nivel nacional e internacional; el primer español capaz de hacerse un nombre en Hollywood y el actor que ha abierto camino para otros actores y actrices españoles en la meca del cine. Esos son los logros que han hecho de Antonio Banderas merecedor del Premio Nacional de Cinematografía que el Ministerio de Cultura le entregará el próximo 23 de septiembre en el marco del Festival de San Sebastián. A sus 57 años culmina un tiempo mágico en su vida en el que ha superado el susto que le dio el infarto que sufrió en enero, tras el que le implantaron tres stends, y  disfruta feliz del amor de su novia la espectacular Nicole Kimpel, y del de su hija, Stella del Carmen, que cumplirá 21 años justo al día siguiente de que él reciba este prestigioso galardón.

Del premio se enteró en julio estando en Isquia (Italia), donde participaba en el Festival de cine, acompañado por su inseparable Nicole, después de haber pasado por Miami, Londres, Nueva York, Málaga, Gerona y Marbella en poco más de un mes. Al malagueño, hijo de policía y profesora de instituto, en España ya no le queda nada por recibir. Tiene el Goya de honor, y cuatro Goyas como mejor actor; el premio Donostia, la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, la Biznaga de oro de Málaga, el premio Camino Real que le entregó en abril el rey Felipe en la Universidad de Alcalá de Henares, el premio de la Escuela Superior de Artes Escénicas que recogió en junio en Málaga…

El prestigio de este Premio Nacional de Cinematografía, dotado con 30.000 euros, le consolará del disgusto que se llevó cuando su proyecto de crear un centro multicultural en los antiguos cines Astoria y Victoria de Málaga fue duramente criticado. “El dinero que he ganado como profesional ha sido básicamente fuera de mi tierra, viviendo en aeropuertos y hoteles y sin ver crecer a mis hijos. A Málaga vengo a gastármelo” dijo dolido. “Nunca pasó por mi cabeza que el proyecto fuese rentable. La idea era más bien la contraria”.  Pero Antonio no renuncia fácilmente a sus sueños y menos al de crear y dirigir su propia compañía teatral permanente en Málaga, así que el teatro Banderas de Málaga tal vez algún día sea una realidad.  De momento “no quiero hablar de dinero público; viene muy envenenado. Pero continúo con esto y en los próximos días iré a cerrar el asunto. El teatro me ha querido y yo no lo he abandonado”, dijo el pasado día 12 de septiembre durante la presentación en Madrid de Vibuk , una red social para actores, que la usan para ofrecer sus servicios y contactar con productores y directores de reparto. Banderas no solo es el rostro de la empresa sino que se ha convertido en parte activa al entrar en el accionariado con un 25%.

En agosto pasó también por España para cumplir con dos de sus grandes compromisos personales: la gala benéfica Starlite que tuvo lugar el domingo 13 en Marbella, con la que recaudó fondos para su Fundación Lagrimas y favores, y en la que un jeque árabe llegó a pagar hasta 20.000 euros por su beso con Nicole; y la fiesta de su 57 cumpleaños, que se celebró tres días antes, el 10 de agosto, en su casa La Gaviota, -la misma que perteneció a Encarna Sánchez-, rodeado por supuesto por su familia y sus “amigos de siempre”. La fiesta se prolongó hasta altas horas de la madrugada y no faltaron Valeria Mazza y su marido Alejandro Gravier, ni su íntimo amigo, Enrique Ponce, quien bailó divertido a lo Michael Jackson, al son de Billie Jean, acompañado por Sara Baras, presente.

“Por el momento no voy a volver a operarme del corazón -aprovechó para aclarar el actor durante su visita-. Me han implantado tres stends y me han eliminado las arritmias, aunque éstas es probable que vuelvan a producirse. Si eso sucede, ya lo tengo hablado con mis doctores, me opero y santas pascuas. Pero de momento me encuentro de puta madre”. Ahora le espera la promoción de nuevas películas como Life Itself, rodada en parte en Sevilla o el biopic de Versace, y unas tres semanas en Londres para terminar el primer curso que la escuela de diseño Central Saint Martins ha diseñado ex profeso para él. “Sé que voy a tardar más de cuatro años en terminar la carrera, pero lo lograré”, asegura convencido. 

GettyImages-846030762f

Ha sido distinguido con el Premio Nacional de Cinematografía el 23 de septiembre

Sus negocios, éxitos y fracasos

Antonio Banderas lleva treinta años poniendo en marcha proyectos y negocios con suerte desigual. Y muchos relacionados con Málaga. Su frase: “Se hace país con quien se la juega” resume su reflexión sobre lo que él llama “la cultura del emprendimiento, que aprendí en EEUU”. Capaz de involucrarse en proyectos imposibles y de reponerse rápidamente si naufragan, Banderas trabaja siempre con entusiasmo arrollador. Su primer negocio de éxito fue un acuerdo con la casa Puig en 1997 para lanzar la fragancia masculina Diavolo. Tenía 36 años y ya era un astro en Hollywood que acababa de casarse con la actriz Melanie Griffith. Su divorcio de su primera esposa, Ana Leza, le había costado 570 millones de las antiguas pesetas (unos tres millones de euros), y una pensión mensual de 4.000 euros durante tres años, además de la mitad de sus ingresos por las películas rodadas entre 1987 y 1995, tiempo que duro su matrimonio.

Pero él nunca se quejó. Firmó y evitó problemas. El acuerdo comprendía Los reyes del mambo (1992), Philadelphia (1993) y Entrevista con el vampiro, pero aún así le dejó una economía más que saneada.

Atrás quedaban los éxitos que le habían encumbrado en España: Matador (1986), La ley del deseo (1987), Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988) y Átame (1989), y poco faltaba para que  subiera al Olimpo de Hollywood como protagonista en De amor y de sombra (1995), Asesinos (1995), La máscara del Zorro  (1998) y Spy Kids (2001). En 2001 cerró un acuerdo con hosteleros malagueños para desarrollar la cadena de restaurantes La posada de Antonio, una cadena de restaurantes que mezclaba el concepto de comida rápida con el de cocina tradicional con la que pensaba abrir mas de cien restaurantes por todo el mundo, empezando por Málaga y Nueva York. La apuesta resultó tan ruinosa –unos 15 millones de euros en perdidas– que se vio obligado a ceder la gestión al grupo Abades.

Poco después llegaron las patatas fritas Lay´s de las que se convirtió en imagen, el centro de ocio en Lucena (Córdoba) en el que participaban Supercor, de El Corte ingles, y Chiclana Films. Antonio lo había construido a través de su empresa Henorme y lo inauguró junto a Melanie en 2005.

De aquella época es  la productora Green Moon (2003), con la que produjo películas como El camino de los ingleses (2006), Tres días (2008) y Autómata (2014). Y la productora granadina Kandor Graphics con la que se involucró en el cine de animación produciendo El lince perdido (2008), La dama y la muerte (2009) y Justin y la espada del valor (2013). Esta última fue un descalabro financiero.  En 2010, junto con su hermano Javier, presentó su propio equipo de Moto2. Dos años después el equipo de Moto2 desapareció. Fue entonces cuando el jugador de baloncesto José Miguel Antúnez le reclamó judicialmente 83.000 euros por su trabajo de mediación con distintos patrocinadores, aunque finalmente llegaron a un acuerdo. En 2013 adquirió el 50 % de Anta Bodegas que elabora vinos con denominación de origen Ribera del Duero. La empresa pasó a llamarse Bodegas Anta Banderas. Finalmente se lanzó a la distribución de películas en salas comerciales españolas con Gestión cinematográfica SL y firmó un acuerdo con el aceite Hojiblanca por el que se convirtió en accionista del líder mundial de producción de aceite de oliva virgen. Con su hermano Javier montó la discoteca Kaleido Benalmádena, pero terminó vendiéndola. 

BANDERAS-ORBIT-02-F

Imagen. Banderas ha prestado su carisma para causas unas benéficas y otras más lucrativas, arriba en la foto como imagen de la marca Orbit

SAINT-MARTINS-F

En la escuela de diseño Central Saint Martins en Londres

Inversiones inmobiliarias

Todas estas experiencias le hicieron madurar en los negocios hasta convertirle en lo que es hoy, un verdadero “zorro”. Ahora se aleja de los experimentos y apuesta por el ladrillo. Lo considera más seguro. Y realiza sus inversiones inmobiliarias en su lugar favorito, el casco antiguo de su ciudad. Su empresa española más importante es Glasmore Investments, dedicada a la compraventa de bienes inmuebles, con sede en el numero 18 de la calle Jabalí de Marbella. La creó en septiembre de 1997 y su hermano Javier es su capitán. Cuentan de Antonio que compra las casas al contado, que busca siempre buenas ofertas y que delega en su hermano Javier el remate de las operaciones. Un ejemplo, el magnífico ático que compró en el casco viejo de Málaga en 2014, que se suma a numerosos apartamentos, pisos y locales comerciales en la misma zona. Ahora ha cambiado su estrategia, su valor ya no está en su imagen, ahora su principal activo es su dinero y su asesora su impresionante novia Nicole Kimpel, agente inmobiliaria de lujo y experta en inversiones, con la que sale desde hace casi tres años. 

Divorcio de Melanie

En 2014, el año de su divorcio de Melanie, se supo que había amasado una fortuna de decenas de millones de euros tanto dentro como fuera de España. Para la revista People, Antonio era uno de los actores mejor pagados: en 2015 llegó a ingresar 75 millones de euros frente a los 31 que había ingresado el año anterior. De hecho, a lo largo de su carrera había pasado de cobrar cuatro millones de euros por la película Evita que protagonizó con Madonna en 1996, a casi 10 millones de euros por poner la voz a El gato con botas, en 2011. No era raro entonces que tuviera gran número de empresas en España... Además, estaban sus casas, la de Aspen, (Colorado) y, en Marbella la más valiosa, La Gaviota, que había pertenecido a la periodista Encarna Sánchez, valorada en ocho millones de euros. El año anterior Melanie y él habían vendido su casa de Los Ángeles por 14 millones de euros y ya se los habían repartido. Pero lo que más llamó la atención de su divorcio fueron los 60.000 euros mensuales que tuvo que empezar a pagar a su ex en concepto de pensión.

Melanie y él se habían casado en 1996 en régimen de separación de bienes, pero en 2004 firmaron un documento por el cual pasaban a tener régimen de gananciales porque fiscalmente les convenía. De ese modo, Melanie se quedaba  con la mitad de los ingresos generados por las películas del actor rodadas entre 2004 y 2014, lo que incluía El gato con botas, y dejaba para Antonio la serie de El zorro y Spy Kids. Melanie se quedaba además un cuadro de Picasso y Antonio con distintos dibujos del pintor y un cuadro de Diego Rivera. 

BANDERAS,-MELANIE-GRIFFITH-F

Con su exmujer Melanie Griffith a quien le pasa una pensión de 60.000 euros mensuales

BANDERAS,-NICELOLE.-STARLITE--F

Con su actual pareja Nicole Kimpel 

BANDERAS,-STELLA-DEL-CARMEN--F

Con su hija Stella del Carmen

Fotos: Gtres/Getty 

Filántropo y diseñador

Ahora, además de Stella del Carmen, la niña de sus ojos es la moda. Su primera colección vio la luz en mayo del año pasado, en colaboración con la firma Selected Homme del diseñador danés Daniel Struzinski. Sus prendas fetiche, todas de estilo casual, aunque con toque hipster, son vaqueros, pantalones chinos, jerseys de cachemire y chalecos, y se pueden encontrar a través de Internet o incluso a través de la web de El Corte inglés.  Los precios van desde 17,99 euros las camisetas; 34,99 los polos; 59,99 las camisas y 139 euros las blazer; hasta 269 euros las cazadoras de cuero como la que lució en su última aparición en El Hormiguero de Antena 3, en abril de 2016.  Ha diseñado carteras y tarjeteros de piel, y una colección de gafas, de sol y graduables, que se vende online por 19,90 euros en la web de Starlite. Antonio decidió lanzarse a este sector comenzando por el principio, estudiándolo  en uno de los mejores centros. Por eso se apuntó a la Central Saint Martins donde  se formaron Stella McCartney, Alexander McQueen y John Galiano. Carolina Herrera y Paco Rabanne le animaron: “Vieron el éxito de mis perfumes, y lo tuvieron claro desde el principio. Pero yo primero quise formarme porque quiero saber qué hay detrás de una camisa bien hecha, quiero ofrecer conocimiento, credibilidad y respeto. Quiero vender calidad a precio competitivo, como hemos hecho con mis fragancias”.

Su interés por el mundo fashion le llevó a ser presidente de honor de la última edición de la pasarela Miami Fashion Week. Sobre él, Camila Canabal, la expresentadora de televisión venezolana reconvertida en diseñadora de bolsos,  explica: “La pasarela de este año ha estado muchísimo mejor que la del año pasado. Y Banderas me ha causado una excelente impresión. A mi me encanta la gente que se reinventa haciendo otras cosas, porque eso es una forma de seguir creando. Él ha dado el salto. No es de las personas que pasan media vida pensando si hacen algo. Lo hacen o no lo hacen. Y él lo hace”.

Treinta millones en empresas

Las sociedades del actor malagueño acumulan inversiones inmobiliarias y hasta un avión.

JavIer Otero

BANDERAS-ANTA-BODEGAS-VINO-F

Vinos. El actor, con una de las botellas de su aventura con las Bodegas Anta Banderas. Foto: Cordon Press

Los negocios de Antonio Banderas, en general, no están pasando una buena racha. Algunas de sus empresas se han liquidado y otras se encuentran en una situación delicada, al borde de la quiebra o con pérdidas. Solo dos de ellas le dan beneficios. En total, sus sociedades acumulan unos activos de más de 30,6 millones de euros e ingresan 2,1 millones de euros al año, pero la suma de las pérdidas de tres de ellas (un millón de euros aproximadamente) supera  los 323.286 euros que suman los beneficios de sus otras dos empresas.

Banderas acumula la mayor parte de su patrimonio inmobiliario a través de Glassmore Investments. Esta sociedad ya tiene inmuebles por valor de 17 millones de euros, cuando en 2009 estos solo alcanzaban un valor de 3,8 millones. Estos se encuentran repartidos entre Málaga, Madrid y Tarragona. Sus activos totales casi alcanzan los 20 millones de euros. En cuanto a su actividad, su cifra de negocios asciende a 1,1 millones de euros, aunque sufrió unas fuertes pérdidas, de 954.988 euros en el último ejercicio. Este resultado fue consecuencia de las fuertes pérdidas sufridas por la enajenación de instrumentos financieros. Aunque en el último ejercicio su patrimonio se ha reducido en un millón de euros aproximadamente, este es aún muy superior a los 6,8 millones que tenía en 2009. Los resultados en los últimos años son irregulares, aunque desde 2011 los ingresos se han reducido de 1,6 a 1,1 millones de euros. La sociedad Henorme, dedicada al negocio inmobiliario, es otra de las que se encuentra en pérdidas, que superan los 85.000 euros, con unos ingresos en declive y aumentando sus gastos, con lo que se explican estos resultados, muy superiores a las pérdidas mucho más moderadas, de unos 3.000 euros, en ejercicios anteriores. Henorme tiene propiedades que valen 2,8 millones de euros. Como otras de sus empresas, está administrada por su hermano, Javier. AB Brands, dedicada tanto al negocio inmobiliario como a los de publicidad y relaciones públicas, con un patrimonio de 808.681 euros, se reactivó en 2015. Cuando obtuvo un beneficio de 154.871 euros sobre 204.127 euros de ingresos. Banderas canalizó su actividad cinematográfica a través de la sociedad Doncel desde 1990. La empresa se encuentra inactiva desde hace ocho años. Otras empresas de Banderas sin actividad o que no han presentado cuentas desde comienzo de este siglo son Latin World Networks y Bonsante.

Además, Antonio Banderas ha invertido en diferentes negocios, donde ha combinado sus aficiones con la posibilidad de sacar partido de su imagen para la comercialización de sus productos. Este fue el caso de las bodegas Anta Bodegas, que pasó a denominarse Anta Banderas desde que adquirió el 50% de sus acciones en el año 2009. La aventura con esta bodega de vinos con denominación de origen Ribera del Duero no terminó bien, ya que la empresa se encuentra en concurso de acreedores. Los socios de Banderas sostienen que esta situación está provocada por la negativa de Antonio Banderas de acudir a una ampliación de capital. La empresa soportaba entonces una deuda de nueve millones de euros con la Caja Rural de Burgos. Kandor Graphics fue la apuesta por la producción de cine de animación. El corto La dama y la muerte fue reconocida con una nominación a los Oscar, pero posteriormente se estrelló con otras películas, como Justin y la espada del valor. Kandor Graphics, entró en concurso de acredores. Banderas llegó a tener aproximadamente el 17% de las acciones a través de la sociedad Green Moon, por un valor de 1,1 millones de euros. Esta última es una empresa orientada al negocio cinematográfico. Su situación no es buena, ya que tiene un patrimonio neto negativo de 1,7 millones de euros. Aún así, consiguió unos ingresos de 421.000 euros y un beneficio de 168.415 euros con los que se recuperó de unas fuertes pérdidas, superiores a los 300.000 euros, del año anterior. Los activos se han reducido drásticamente entre 2015 y 2016, al pasar de 1,6 millones de euros a solo 503.484 euros. La explicación se encuentra  en el lastre de la citada Kandor Graphics. 

Pérdidas como productor

El horizonte se le presenta oscuro, ya que tiene una deuda de 1,3 millones con el Santander que vence en 2019. Los malos resultados de la película de animación Justin y la espada del valor, no hicieron posible la devolución de otro préstamo de 1,6 millones de euros. Fue entonces cuando la sociedad de Antonio Banderas, Glassmore Investments, citada antes, y que concentra la mayoría de sus activos (19 millones de euros) se hizo cargo de la deuda. Banderas perdió en Kandor Graphics los 1,1 millones de euros en que estaban valoradas las acciones de las que era dueño a través de Green Moon.

Estos batacazos no han paralizado sus proyectos cinematográficos como productor. Tiene los derechos de autor para España de la película Autómata y ha puesto en marcha otras dos películas: Akil y 33 días. En esta última, dirigida por Carlos Saura, Antonio Banderas protagonizará a Pablo Picasso.

Si la empresa a través de la que Antonio Banderas comenzó usando para cobrar como actor, Doncel, dejó de tener actividad, otra sociedad llamada Doncel Aviation LLC es la dueña desde hace tres años de Alce 2005, administrada por su hermano Javier. Su objeto social es el de compraventa y alquiler de aeronaves. Banderas disfruta de un jet privado, que a veces también alquila.  Los activos de esta empresa superan los 6,3 millones de euros, aunque, además del avión, por estas empresas pasan millonarias inversiones financieras, que en este caso alcanzan los 2,3 millones de euros. La empresa sufre unas pérdidas de 21.830 euros, aunque las que arrastra de años anteriores superan los 1,1 millones de euros. Además, Alce 2005 está fuertemente endeudada, ya que debe 2,3 millones a las entidades de crédito.

BANDERAS-HOJIBLANCA-F

Inversión. Banderas sostiene dos botellas de aceite de oliva de la marca Hojiblanca, donde entró como accionista. Foto: Getty 

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica