Para qué tener un amigo si puedes alquilarlo

04 / 05 / 2017 Macu Llorente [Ilustración: Luis Grañena]
  • Valoración
  • Actualmente 2 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 2 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El mundo del alquiler se hace más sofisticado. Hasta ahora se alquilaban sobre todo bienes materiales, pero la última moda es contratar novios o familiares ficticios que sirvan de relleno en bodas o funerales.

Si se siente aislado y no encuentra a nadie con quien charlar o desahogarse existe una solución: hay un amigo a tiempo parcial encantado de acompañarle y dispuesto a hacerle sentir como si se conocieran de toda la vida. Alquilar familiares o amigos no es solo una buena idea para un guion, como demostró Fernando León de Aranoa en su película Familia, donde el protagonista, para aliviar la soledad del día de su cumpleaños, decide contratar a un grupo de actores que finjan ante él mismo ser su familia. Por extraño que parezca, este escenario es cada vez menos raro. Y es que en la era de la comunicación estamos más solos que nunca. En el país vecino las cifras son aterradoras: según datos de 2014 uno de cada ocho franceses (cinco millones) están solos. Lo que se traduce en que un cuarto de su población no mantiene relaciones de amistad. Con este panorama no es de extrañar que el mercado del alquiler de personas se esté convirtiendo en una tendencia al alza a nivel mundial.  La magia de la amistad toca a su fin. Y como a grandes males, sorprendentes remedios, ya existen varias redes sociales donde localizar amigos por afinidad en cualquier rincón del mundo. Además se pueden seleccionar según una multitud de criterios: físicos, psíquicos, aficiones, edad o profesión. “Puse en marcha Rentafriend.com en octubre de 2009, y funciona muy bien en muchos países, sobre todo en Estados Unidos y Canadá. Las personas que recurren a alquilar amigos proceden de todos los ámbitos de la vida, médicos, abogados, desempleados, gente rica, pobre, de clase media...”, explica a TIEMPO desde EEUU Scott Rosenbaum, propietario de este curioso portal de Internet. El modus operandi es el mismo que el de cualquier otra página de contactos: el usuario solo tiene que inscribirse en la página web, elegir a uno de los posibles amigos y contratarlo para ir al cine, hacer deporte o incluso, por qué no, para buscar consuelo ante un problema. El portal no solo está destinado a llenar el vacío de solitarios. Durante un aburrido viaje de trabajo también se puede recurrir a esta web para no pasar las horas muertas recluido en la habitación de un hotel y de paso evitar tener que pasar el trago de comer solo. Se trata de una selección de amistad a la carta.

Xanah tiene 30 años, es de origen ruso y vive en Madrid. Desde hace más de tres años se alquila en esta página on line dispuesta a ofrecer su amistad a todo aquel que lo necesite. Su precio, 20 euros la hora. “No suelo contestar a solicitudes de amistad que digan: ‘Deseo pasar buen rato en compañía de una mujer para lo que surja’, ni nada semejante. En el momento que recibo algo que me resulta sospechoso doy al botón de not interested. Normalmente, la gente suele entender que Rentafriend.com no es una página de citas, de hecho, se especifica muy claramente en la propia página. Sin embargo, a veces he recibido solicitudes de personas que me piden quedar en una dirección, y es algo que no estoy dispuesta a hacer: siempre quedo en lugares públicos, con mucha gente, y si puedo y se me permite, trato de llevar a algún amigo conmigo”, cuenta Xanah, que reconoce haber tenido muy buenas experiencias, como la de un joven norteamericano que la contactó porque estaba aburrido y no conocía a nadie: “Venía con una beca a una universidad de Madrid y no sabía qué hacer con su tiempo libre ni adónde ir. Quedamos y le enseñé algunos barrios característicos. Después me dijo que le gustaría que invitara a más gente, así que tras el tapeo también se unieron a nosotros un par de amigos. En otra ocasión contrató mi amistad un hombre de negocios para un par de horas, ya que quería rellenar su agenda y no sabía cómo”. Xanah empezó como amiga de alquiler para ganar unos euros en época de crisis y ahora se ha convertido para ella en una forma de pasar un rato agradable. Tiene claro que seguirá haciendo de amiga siempre y cuando el perfil del candidato le parezca apropiado. También cuenta a TIEMPO sus buenas experiencias María de Franca. Tiene 21 años, es holandesa y actualmente vive en Valencia. Su primer contacto con Rentafriend. com se produjo en los Países Bajos, donde tuvo la oportunidad de convertirse en amiga de alquiler con personas que visitaban su ciudad: “La primera vez que recibí una solicitud de amistad fue de una chica británica en Holanda. Le enseñé algunos lugares característicos, cenamos y hablamos de todo, política, economía, maquillaje, lo que más le gustó fue mi compañía. Me pagó diez euros por hora. Aquí en España también sigo haciéndolo. Por ejemplo, con un chico de Italia. La ciudad en sí no era importante para él, quería encontrar una amiga durante sus vacaciones. Yo decido el precio que cobro por hora, pero hacer actividades divertidas con alguien al azar no lo siento como un trabajo”.

En Japón empezó todo

Aunque vivimos en una sociedad en la que muchos singles alaban convencidos las ventajas de la soltería, todavía quedan reminiscencias machistas que no podemos dejar de pasar por alto. Ante la dificultad de escapar a determinados eventos familiares, actividades con compañeros de trabajo o compromisos de empresa donde todavía te miran raro si acudes sin pareja, surge la figura del novio de alquiler, algo que ya es una tendencia en alza en países como China, (donde que una chica siga soltera a partir de los 30 está mal visto), Estados Unidos o Japón. En el caso concreto de este último país, el tema de las relaciones personales entre los jóvenes se está convirtiendo en todo un problema. Hay personas que ven cómo pasan los años sin lograr entablar una relación sentimental o incluso sin tener la ocasión de disfrutar de una simple cita, lo que les lleva a conseguir una novia o un novio por otros medios. En este contexto han surgido agencias como Moedate, que ofrecen servicio a personas que, bien por timidez o por desinterés, no se relacionan normalmente.

Muchos jóvenes nipones sufren lo que podríamos denominar conflictos emocionales internos, que les llevan a un distanciamiento social y a un rechazo de lo sexual. Y las dificultades económicas por las que atraviesa el país tampoco les ayudan a mantener relaciones. Los jóvenes ven con pesimismo el futuro y no tienen interés en involucrarse en relaciones sentimentales, sobre todo en las que implican un compromiso a largo plazo. Con este panorama la nueva generación de japoneses tiene dos opciones: la novia virtual o la alquilada. A esta última recurren para disfrutar de un falso noviazgo, que puede tener una duración de horas o días. Con ella pueden hacer planes como ir a cenar, pasear o presentarla a sus amigos. Eso sí, está prohibido ir a un hotel, porque lo sexual no entra en este tipo de relaciones, al menos en las primeras citas. Después la agencia incluso ofrece la opción de llevarse un vídeo del encuentro a casa. El fenómeno nos puede resultar chocante en España, sin embargo, desde hace años es todo un negocio en países como Japón, donde la estructura familiar es una parte muy importante de la sociedad. Allí, con esta práctica totalmente integrada en la cultura, existen diversas empresas que ofrecen este servicio de alquiler no solo para solteros solitarios, también va dirigido a las familias monoparentales que necesitan rellenar el vacío que produce la falta de algunos de sus miembros. Ante situaciones de divorcio, muerte o cuando un niño tiene una actividad escolar a la que ambos padres deben asistir pero uno de ellos no está disponible, es habitual contratar a alguien para que se haga pasar por este. Y es que en el país nipón el alquiler de personas no es solo una herramienta a mano para quien sufre soledad, a muchos japoneses les permite también sobrevivir ante las presiones sociales y familiares. Y con la misma facilidad con que algunos japoneses echan mano de una novia fingida o de un falso marido, existen igualmente recursos para aparentar socialmente: por unos 150 euros la empresa Office Agents ofrece personas dispuestas a hacerse pasar por secretarias privadas para que los aires de grandeza de algunos se puedan hacer realidad al menos unas horas.

La necesidad de fingir ante los demás es universal y nuestro país tampoco escapa a estas mentiras sociales. Miguel López trabaja en una inmobiliaria, es actor ocasional y ejerce de falso cura de vez en cuando: “En varias ocasiones me han contratado para casar a parejas suplantando ante los invitados al sacerdote verdadero. Los novios se casan antes en secreto sin avisar a la familia y después realizan la boda con un cura falso en un monasterio desacralizado o similar. La agencia me avisa para que acuda a oficiar el enlace vestido de sacerdote, pero de esta farsa solamente están al corriente los novios y los padrinos. El resto de los invitados creen que se trata de la ceremonia religiosa real. Tras terminar la misa me voy para no ser descubierto. Lo más gracioso es que cuando me visto de sacerdote todos me tratan de usted y con el máximo respeto”, cuenta a TIEMPO. 

Mascota con contrato temporal

Y los mejores amigos del hombre también se alquilan. El negocio de la compañía por horas ya no es lo que era. La moda de tener un perro con contrato temporal también llega de Oriente, como no podía ser de otra manera. Por unos doce euros la hora, los japoneses pueden pasear un perro e incluso por un poco más (unos 70 euros) pueden disfrutar de su compañía durante todo un día, y si el cliente lo desea también puede llevárselo a casa a pasar la noche. Hay aproximadamente unos once millones de perros en Japón, pero muchos habitantes no pueden o no quieren tenerlos perpetuamente en su hogar. Sin embargo, las tiendas de alquiler de estos animales se han multiplicado en los últimos diez años. Tener un animal supone un compromiso y una responsabilidad que no todo el mundo está dispuesto a adquirir o no puede, bien por falta de tiempo o por residir en un edificio donde estos están prohibidos, como bien saben muchos ciudadanos nipones. Circunstancia que también es una realidad en Corea del Sur, donde el ritmo de vida es tan asfixiante que las interminables jornadas laborales hacen que muchos trabajadores pasen más tiempo en la oficina que en sus casas. Ante este panorama muchos ejecutivos optan por convertirse en efímeros propietarios de una mascota a la carta. Incluso se han convertido en una curiosa opción para los que desean sorprender a sus parejas con un regalo diferente: por el cumpleaños o el día de los enamorados los clientes acuden a las tiendas de alquiler de perros para sorprender a sus parejas con un cariñoso yorkshire o un gracioso chihuahua que les hará compañía uno o dos días. Y no solo en Oriente han adoptado esta práctica, el concepto de adquirir un perro por tiempo limitado es también frecuente en EEUU, donde se alquilan por días, fines de semana o incluso vacaciones. En algunos casos los animales están en lugares de acogida y de esta manera pueden llegar a tener más opciones para terminar siendo adoptados.

¿Y por qué no alquilar a un personaje famoso? Echar un partido entre amigos y soñar que nos enfrentamos al mismo Cristiano Ronaldo es posible. Como que una celebritie acuda a un cumpleaños, boda o fiesta de amigos. Pero, ¿a qué precio? La presencia de Angelina Jolie en un evento privado puede superar los 300.000 euros, algo al alcance de muy pocos. Ante esta cifra, a la mayoría de los mortales solo les queda conformarse con su doble. La web Dobledefamosos.com permite hacer algunos de estos sueños realidad contratando al doble de los famosos por horas o días. A Francesca Vegas, la Angelina Jolie española, la reclaman desde todos los rincones del mundo. Su parecido con la actriz la ha convertido en portada de revistas en Alemania, Francia, Italia o China, e incluso asegura que tiene más de tres millones de búsquedas en Google. “Contar con una actriz tan famosa es complicado por su caché o incluso por disponibilidad de tiempo, con lo que gracias a mi parecido con ella trabajo mucho asistiendo a eventos y para firmas publicitarias”, explica esta presentadora, actriz y modelo que cuenta con un amplio currículum internacional. “Cuando voy a un evento potencio mi parecido con Angelina, me visto y me maquillo como ella, me contratan por eso. La primera vez que lo hice fue hace años, cuando la actriz estaba a punto de dar a luz. Fui a un acto público, me pusieron una barriga de embarazada y todo el mundo pensó que era la propia Angelina la que asistía, al verme embarazada todos me decían ‘congratulations’, fue muy divertido”.

Meterle un gol al mismo Ronaldo

Lo mismo le sucede al doble de Cristiano Ronaldo. A Diego Dávila le contrata incluso el propio CR7. Es tal el parecido entre el astro portugués y este modelo y entrenador de baloncesto español que le ha suplantado en numerosos planos de campañas publicitarias y promociones. Para Diego, hacerse pasar por el crack portugués se ha convertido en un rentable modo de vida e incluso presume de mantener una buena relación con el futbolista: “Cobro desde 800 hasta 3.000 euros por hacerme pasar por Ronaldo. Me llaman sobre todo para publicidad y rodajes, pero también me han contratado para celebraciones privadas, como cuando acudí a una comunión y di la sorpresa a un niño entregándole un balón firmado por Cristiano, o cuando me presenté en un restaurante para sorprender a una chica que vino desde EEUU a ver un partido de su ídolo en el Bernabéu y se quedó encantada cuando aparecí con una camiseta para ella firmada por el futbolista”.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica