¿Y el Fairplay Financiero? Las federaciones son tigres sin dientes

20 / 09 / 2017 Sebastian Stiekel (DPA)
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Hay suficientes reglas en el fútbol internacional para evitar excesos como los de los últimos meses. Sin embargo, la experiencia demuestra que siempre hay forma de esquivarlas.

Hinchas del RB Leipzig apoyando a su equipo durante un partido contra el Bayern de Múnich. Foto: Hendrik Schmidt/DPA/Zentralbild

En realidad, un club no puede gastar más dinero del que ingresa. En realidad, dos clubes propiedad de la misma empresa no pueden participar en una misma competición europea. Y en realidad también está prohibido que inversores o fondos se lucren con las transferencias de jugadores. 

Todo esto está así escrito en los reglamentos de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) o de la Unión Europea de Fútbol Asociado (UEFA).

La realidad esta temporada es sin embargo que el Paris Saint-Germain pagó 222 millones de euros por un solo jugador y que el RB Leipzig y el RB Salzburg recibieron permiso para jugar la Liga de Campeones. ¿Cómo puede ser? ¿Cómo se conjuga el fichaje de Neymar por el PSG y el llamado "Fairplay Financiero" de la UEFA?

"Deberían de parar de tratarnos a nosotros y también a los fans como a tontos", se quejó el director deportivo del Borussia Mönchengladbach alemán, Max Eberl.

El abogado Joachim Rain es un experto en el despacho del prestigioso legalista deportivo alemán Christoph Schickhardt en Ludwigsburg. "El traspaso de Neymar -dijo a la agencia dpa- es con seguridad el caso en el que el 'Fairplay Financiero' va a ponerse a examen". 

Mostrará lo en serio que las federaciones se toman sus propias reglas. O lo sencillo que seguirá siendo para los clubes esquivar esas reglas.

"Es muy improbable que traspasos como el de Neymar y el 'Fairplay Financiero' sean aún compatibles", advirtió Rain. "El 'Fairplay Financiero' exige que los gastos en fichajes se cubran con ingresos específicamente del fútbol, es decir, a través de ingresos por traspasos, por venta de entradas, contratos de patrocinio, etcétera. Por eso, es fácil sospechar que un fichaje de 222 millones no se puede refinanciar solo con esos ingresos, incluso aunque imaginemos que todo París va a ir por ahí con la camiseta de Neymar a 80 euros por pieza". 

El abogado considera el 'Fairplay Financiero' como una buena idea que hasta ahora no se aplicó de forma consecuente. "Yo pienso aún que era y es un plan serio", dijo Rain. "Pero por supuesto para la UEFA, por motivos políticos, es difícil decir: vamos a expulsar a clubes como el PSG, el Milan o el Manchester City de la Copa de Europa. Eso afectaría al atractivo de la competición y al final también a los propios ingresos".

La gran negligencia de las grandes organizaciones futbolísticas es que hasta ahora no han dejado ninguna regla sin una puerta trasera. El 'Fairplay Financiero' permite a los clubes repartir el gasto de un fichaje durante el periodo del contrato del jugador. En el balance del Paris Saint-Germain no se registra el traspaso de Neymar con 222 millones, sino que se difiere a lo largo del tiempo en cinco partidas de 44,4.

En el caso de los clubes controlados por la empresa Red Bull, Leipzig y Salzburgo, el club austríaco adaptó sus estructuras para poder participar en la fase previa Liga de Campeones. Según el diario "Die Welt", el factor decisivo al final fue que la UEFA sólo prohíbe la influencia "excesiva" de un grupo en dos clubes. Pero la normativa no explica con precisión qué quiere decir eso de "excesiva".

"Estamos trabajando en el Fair Play Financiero", dijo el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, en una entrevista con la revista "Kicker". Y lanzó un aviso a los clubes: "Espero que lo hayan aprendido. Si no, se lo tendremos que enseñar. Y con ello no me refiero sólo al PSG, sino a todos los clubes. Estamos observando la situación". Lo que no especificó Ceferin es cómo endurecerá las reglas del juego limpio.

En una situación similar están las llamadas "propiedades de terceros", es decir que otra entidad diferente al club -una empresa, un agente o un fondo de inversión- sea propietaria parcial o totalmente de los derechos del futbolista. La FIFA prohibió esta práctica en 2015, pero el año pasado el seleccionador inglés Sam Allardyce fue despedido tras ser cazado con una cámara oculta hablado de cómo eludir las normas de la "propiedad de terceros".

Según Joachim Rain, únicamente las federaciones pueden limitar los excesos del fútbol moderno. Cualquier otra afirmación es poco realista. Eso también va por la idea de Ceferin y el presidente de la junta directiva del Bayern Múnich, Karl-Heinz Rummenigge, de que la UEFA tiene que intervenir de alguna manera.

"No todos los estados miembro de la UEFA son miembros de la Unión Europea", justifica Rain.

Y_el_Fairplay_Financ_54694946
Y_el_Fairplay_Financ_54694946-(1).JPH
Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica