Va bien con dulce y con salado: el aguacate todo lo puede

27 / 04 / 2017 Jessica Kiefer (DPA)
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

¿Ha probado alguna vez aguacate en un postre de chocolate o en un café helado? Es fantástico en platos y recetas inesperados... aunque también existen buenas razones para no exagerar en su consumo. 

El aguacate, una buena base para la mousse de chocolate

Primero, mencionemos los puntos a favor: el aguacate, también conocido como "palta" en algunos países, suele ser degustado con un pan o en ensaladas, pero también hay quienes lo preparan en sopas o tostado al horno.

Todos sabemos que son muy sanos. El motivo: su aporte de ácidos grasos no saturados que el organismo humano no puede producir. A eso se suman varios minerales como el magnesio y el potasio, hierro, vitamina B, E y K y provitamina A. ¡No es poco!

Por lo general, encontramos aguacates todo el año en la verdulería. Crecen en América del Sur, Sudáfrica, Israel y España, que son países exportadores, y si bien en las estanterías suelen estar verdes, maduran sin ningún problema a temperatura ambiente. Además, si está apurado y necesita prepararlos pronto, puede acelerar su proceso de maduración conservándolos junto con manzanas, porque emiten un gas que fomenta el proceso de maduración.

Martina Kittler, que publicó un libro de recetas, aprecia particularmente la palta. "Ofrece combinaciones maravillosas, sean dulces o saladas", explica. Si a usted le gustan los sabores clásicos, puede saborearlos con aguacates, tomates, cebollas y ajo. Con mozzarella y camarones nunca quedarán mal.

¿Pero por qué no probar con un poco de picante? "Los ajíes quedan perfectos con aguacate", dice Kittler, que también los combina con zapallo crudo, manzanas y cilantro, añadiéndole a la mezcla semillas previamente tostadas con miel y rebosadas en semillas del ají picante.

Además, no deje de probar la palta al horno. La bloguera Ulrike Göbl sugiere probar el "hueuacate". Ella lo prepara cuando invita a un brunch. Es muy sencillo: parte el aguacate por la mitad, le retira un poco de la carne con una cuchara y coloca un huevo en ese lugar, dentro de la cáscara. Luego mete todo al hornoy lo deja a temperatura media hasta que el huevo alcance el punto que a uno le gusta. A continuación, lo único que falta es condimentar con sal y pimienta. 

Pero no todas son rosas. Los ecologistas dicen que el aguacate requiere demasiada agua para poder crecer en territorios en los que el agua potable es más bien escasa. Además, depende de dónde venga la fruta. Si usted la come fuera de estación, el recorrido que debe hacer hasta llegar a su supermercado no es menor y eso tampoco resulta muy ecológico.

Pero si uno lo disfruta de vez en cuando fuera de estación, no hay ningún reparo en consumirlo. 

Göbl lo utiliza además para preparar postres. Lo toma por ejemplo como base para una mousse de chocolate. Lo mezcla con cacao en polvo sin endulzar y con sirup. En realidad la mousse finalmente no tiene sabor a palta porque queda tapado por los demás ingredientes, pero le da a la receta una consistencia muy particular, cremosa y especial.

Otra combinación poco frecuente es la que mencionábamos con café helado. Allí el punto positivo es que uno no consume sólo cafeína, sino también una buena dosis de vitaminas y grasas saludables. Vendría a ser algo así como un desayuno ideal. Göbl no hace grandes malabares para prepararlo: coloca una taza de café frío, media taza de leche y medio aguacate pisado. Listo. La energía perfecta para salir por la mañana.

Va_bien_con_dulce_y_532507)
Va_bien_con_dulce_y_53250769
Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica