Unas vacaciones en Mauricio no tienen por qué ser caras

18 / 01 / 2018 Simone Andrea Mayer (DPA)
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El viaje a este mundo azul tiene su precio. Mauricio es un destino turístico caro. Sin embargo, ofrece alternativas menos costosas. 

Catamaranes en Mauricio, la isla de las distintas tonalidades de azul. Foto: Simone Andrea Mayer/DPA

Visitar Mauricio es un viaje a un mundo azul. El cielo no es simplemente azul: por la mañana es azul oscuro y por la tarde tiene un color azul claro resplandeciente, muchas veces mezclado con nubes blancas de algodón. Y también es azul el mar que rodea la isla del océano Índico. Encima de los arrecifes de coral, el agua adquiere un tono turquesa intenso, en lugares profundos un tono azul oscuro y cuando está nublado un acentuado color gris azulado.

El este de Mauricio está dominado por grandes complejos hoteleros. En Grand Baie, en el norte de la isla, hay alojamientos más económicos y más auténticos. Esta localidad es popular entre los nativos por sus bares y clubes. Quien busque la tranquilidad puede hospedarse en un hostal en la periferia de Grand Baie, en el camino que conduce a la localidad de Pointe aux Canonniers.

Por la noche y los fines de semana, el ambiente junto al agua está lleno de vida. Hay hombres que se instalan en el muelle con sus cañas de pescar. De un equipo de radio salen canciones de amor cursis. Personas mayores sentadas en sillas de plástico blancas charlan y comentan la pesca. Junto a ellas pasan niños en bicicleta.

Uno puede andar varios kilómetros por el camino junto al mar, pero es más divertido comprar una cerveza fría en uno de los pequeños supermercados y sentarse en un lugar animado entre la gente. La cerveza solo cuesta 50 céntimos de euro (60 centavos de dólar) y se combina bien con unos sabrosos chips de plátano con chile, que valen 40 céntimos de euro (50 centavos de dólar).

Aquí, al igual que en el resto de la isla, los nativos que pasan junto al turista saludan alegremente pero de forma discreta. "Nosotros vivimos del turismo, que es parte de nuestra existencia, pero no acosamos a nadie", dice el guía Sameer Takun.

En el centro de Grand Baie comienzan cada mañana las excursiones en catamarán. Hasta diez barcos se dirigen en caravana al mar. El servicio incluye un almuerzo, bebidas y, dependiendo del barco, mucho ambiente fiestero.

La excursión, que dura alrededor de una hora y media, pasa junto a la isla rocosa de Gunners Coin y enfila las islas deshabitadas de Plate y Gabriel para una estancia en la playa. El precio de la excursión para grupos es de 90 euros (110 dólares) por persona. Con un poco de suerte y cuando las olas son altas se pueden avistar ballenas o delfines y ahorrarse de esta manera el dinero de otra excursión para observar estos animales.

La vela es el deporte nacional de Mauricio y también para los turistas es una buena opción para hacer una excursión. En varios lugares de la isla se celebran alternativamente regatas en torno a las cuales muchas veces se desarrolla una pequeña fiesta popular animada con ofertas culinarias.

Quien quiera hacer snorkel para observar los corales blancos debe viajar a Blue Bay, "la playa pública más bonita de la isla", según Takun. "Los fines de semana hay bastante gente en esta playa porque también los nativos van allí a relajarse. Muchas veces hay música y uno puede divertirse mucho", dice el guía turístico.

Muchos hoteles organizan excursiones de un día a Blue Bay. Sin embargo, por solo cinco euros también se puede viajar en uno de los barcos con fondo de cristal que se desplazan por la bahía y sobre los corales blancos. Se recomienda pedir al capitán del barco que haga una breve parada para el snorkel.

Otra gran atracción en Mauricio es el Jardín Botánico de Pamplemousses, en el norte de la isla. Se trata del jardín botánico más antiguo del hemisferio sur. Lo mejor es dedicar a la visita media jornada. Vale la pena visitar también el área de las tortugas gigantes en el centro del parque. La entrada al jardín cuesta unos cinco euros (poco más de seis dólares).

No lejos del jardín botánico se encuentra Aventure du Sucre, un museo interesante sobre la historia de la colonización de la isla y su principal producto, la caña de azúcar. El recorrido por la exposición termina con una degustación de azúcar y ron. El precio de la visita es de diez euros (unos 12 dólares). Merece la pena dar un paseo por el jardín hacia el río Riviere Baptiste.

Mauricio es una de esas islas paradisiacas que son famosas sobre todo por sus playas de ensueño. Sin embargo, también tiene montañas verdes. El emblema de la isla es la montaña Le Mourne Brabant, de 556 metros de altura, a la que solo se puede subir acompañado por un guía. Conforme uno va subiendo, el paisaje es cada vez más rocoso y árido.

La escalada, de unas dos horas en medio de un calor sofocante, cuesta unos 35 euros (43 dólares) pero vale la pena: la caminata hacia la cima permite apreciar plenamente la belleza de la isla. La mirada vaga por laderas intensamente verdes, playas blancas, bahías poco profundas de color turquesa y, detrás de ellas, el color gris azulado de las profundidades del mar y el cielo azul oscuro.

Aquí es fácil comprender al escritor estadounidense Mark Twain, quien dijo en 1896, cuando visitó la isla, que "dios había creado primero Mauricio y, a partir de ella, el paraíso, pero el paraíso solo fue una copia de Mauricio".  

Información básica: Mauricio

- Cuándo viajar: la oficina de turismo de Mauricio recomienda visitar la isla entre abril y junio y entre septiembre y diciembre. Entre noviembre y mayo pueden registrarse ciclones. En febrero y marzo llueve con más frecuencia.

- Tráfico: en Mauricio, los automóviles circulan por la izquierda pero al mismo tiempo los coches que se aproximan desde la derecha tienen preferencia.

- Salud: en Mauricio no existe el peligro de contraer la malaria. Sin embargo, es importante protegerse de los mosquitos para prevenir la fiebre del dengue. 

Unas_vacaciones_en_M_55957528

Mauricio es conocida en todo el mundo por sus playas de ensueño. Foto: Bamba/ Mauritius Tourism Promotion Authority/DPA

Unas_vacaciones_en_M_55957528-(1)

Desde Grand Baie parten las excursiones en catamarán que pasan junto a la isla rocosa de Gunners Coin. Foto: Simone Andrea Mayer/DPA

Unas_vacaciones_en_M_55957528-(2)

Los arrecifes alrededor de Mauricio albergan muchos peces y son perfectos para hacer snorkel. Foto: Bamba/ Mauritius Tourism Promotion Authority/DPA

Unas_vacaciones_en_M_55957528-(3)

La montaña Le Mourne Brabant, de 556 metros de altura, es el emblema de la isla. Foto: Bamba/ Mauritius Tourism Promotion Authority/DPA

Unas_vacaciones_en_M_55957528-(4)

Vistas desde lo alto de la montaña Le Mourne Brabant: laderas versas, playas blancas y bahías de color turquesa. Foto: Simone Andrea Mayer/DPA

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica