Los norcoreanos trabajan duro en Polonia para la dictadura de Kim

25 / 09 / 2017 Joerg Winterbauer (DPA)
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El régimen de Corea del Norte tiene un ejército de trabajadores en el exterior que procura las divisas que tan urgentemente necesita el país, aislado internacionalmente. 

Kim Jong-un en una competición de tanques del Ejército Popular de Corea en abril de 2017. Foto: Picture Alliance

Según la representación estadounidense de la ONU, hay 100.000 norcoreanos trabajando en el extranjero que aportan anualmente cerca 500 millones de dólares. Algunos de esos contratos de trabajo están en suelo europeo.

Cuando hace una semana el Consejo de Seguridad de la ONU acordó nuevas sanciones contra Corea del Norte por su programa de misiles y armas nucleares, uno de los temas que se puso sobre la mesa fue el de los trabajadores en el exterior. La resolución aprobada por la ONU, la 2375, señala que ningún país miembro de la organización podrá emitir permisos de trabajo a norcoreanos.

El tema también se está analizando en la Unión Europea, donde se están preparando medidas que se complementen con la resolución de la ONU. Según diplomáticos en la UE, existe incluso la idea de expulsar a los norcoreanos que todavía disponen de un permiso de trabajo en regla. 

En la Unión Europea trabajan norcoreanos que consiguen cientos de miles de euros para las arcas del dictador Kim Jong-un, quien está causando pánico en el mundo con sus pruebas nucleares y de misiles. 

Según Eurostat, en el año 2016 había 625 norcoreanos con un permiso de trabajo en vigor en Europa y de ellos 534 estaban en Polonia, el país que más trabajadores tiene del reino de Kim. Y tan sólo en la primera mitad de 2017 fueron concedidos 188 nuevos permisos, según las estadísticas del Ministerio de Trabajo.

Como trabajador inmigrante se desloman en astilleros, obras o invernaderos. En el elegante barrio de Wilanów, en Cracovia, los norcoreanos trabajan en la construcción de un nuevo edificio, el complejo "Oaza Wilanów" (Oasis Wilanów), en el que también hay viviendas. Los medios polacos señalan que el partido socialdemócrata "Razem" ("Juntos") ya organizó en abril de 2016 una protesta ante el "oasis". En las pancartas se leía "Aquí se apoya a Kim Jong-un" o "Su casa la construyen esclavos".

También habla de esclavitud el informe "Trabajo forzado de norcoreanos en la UE, el caso de Polonia", que fue elaborado por el profesor holandés Remco Breuker, de la universidad de Leiden. Según su investigación, los norcoreanos trabajan 12 horas al día, seis días a la semana. Su salario va directamente a su gerente o al traductor del grupo, un funcionario del partido. 

Entre 1998 y 2007 más de 300 norcoreanos trabajaron también en la industria textil y en las grandes panificadoras en la República Checa. En 2007 el Gobierno checo puso fin al programa de visados, después de que los medios informase que una parte de los salarios de sus trabajadores se destinaba a financiar el programa de armamento del Gobierno norcoreano.

Kim T'aesan, responsable entre 2000 y 2002 de 150 trabajadores en la República Checa y que en la actualidad vive en Corea del Sur, señaló: "Los trabajadores dan por supuesto que mientras trabajen en el extranjero su salario al completo va al régimen norcoreano". El trabajador tan sólo se queda con una ínfima parte de la mensualidad. En su caso eran 30 dólares al mes.

Esa práctica al parecer también se estaría aplicando a los trabajadores en Polonia. Así al menos lo confirman las investigaciones de la ONG surcoreana Database Center for North Korean Human Rights (Centro de base de datos sobre Derechos Humanos para Norcoreanos) del año 2016. 

En el negocio participa una empresa estatal norcoreana, que es la que proporciona los trabajadores, y una agencia polaca, que los distribuye entre empresas polacas, gestión por la que recibe una comisión.

Pero los norcoreanos no tienen muchas posibilidades de gastar dinero. En su primer día de trabajo tienen que entregar el pasaporte a un trabajador ya asentado en Polonia. Prácticamente no tienen contacto con el mundo exterior, se les prohíbe hablar con extranjeros y hasta en extranjero son vigilados por gente del partido.

Los_norcoreanos_trab_54771747

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, durante una rueda de prensa el 5 de septiembre de 2017 en la que habló, entre otros temas, de la crisis nuclear norcoreana. Foto: Albin Lohr-Jones/Pacific Press/DPA

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica