La neurona Jennifer Aniston

17 / 02 / 2017 Vicky Diego
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

La neurona enamorada de la entrañable protagonista de Friends es clave en el proceso de aprendizaje.

La guapa actriz de Hollywood da nombre a un tipo de neurona llamada “de concepto”. Las neuronas Jennifer Aniston fueron acuñadas por el neurocientífico Rodrigo Quian Quiroga, jefe de Bioingeniería en la Universidad de Leicester. Son células nerviosas situadas en el hipocampo, el área cerebral encargada de la memoria y la formación de recuerdos, que relacionan imágenes en apenas 300 milisegundos para generar recuerdos.

El científico argentino dio con ellas mientras estudiaba la reacción de pacientes epilépticos, al observar fotografías de famosos y lugares turísticos conocidos. A través de electrodos colocados en distintas áreas del cerebro, su equipo registraba la actividad neuronal. “Un electrodo es como una aguja que tiene un milímetro de diámetro y permite escuchar la actividad de las neuronas, como si introdujeras un micrófono dentro del cerebro de una persona y pudieras escuchar”, explica Quian Quiroga.

Sorprendentemente, el equipo clínico pudo comprobar que una neurona disparaba intensos impulsos cuando se le mostraba a uno de los voluntarios el retrato de Jennifer Aniston en diversas formas, con distintos peinados y en distintos lugares, mientras que con cualquier otra imagen no reaccionaba. Lejos de responder solo a una imagen o característica concreta, la neurona respondía a la persona.

Esto significa que las células del cerebro pueden asociarse a un concepto específico y que tenemos una neurona superespecializada para cada persona que vemos regularmente. Seguramente contemos con una neurona de concepto para nuestra pareja, otra para nuestra madre y otra para la princesa Leia, por ejemplo. Este descubrimiento propone que la materia gris no solo se encarga de almacenar nuestros recuerdos, sino que algunas de sus células se relacionan con determinados conceptos de forma individual. Estas neuronas tienen la función de relacionar la percepción y la memoria, por lo que no son necesarias para entender un concepto, pero sí para recordarlo.

Desarrollar la memoria

No existe un “baúl de los recuerdos” localizado en algún rincón de nuestra cabeza. Sin embargo, sin esta área de nuestro cerebro seríamos incapaces de generar nuevos recuerdos. Por ello, este proceso es básico para consolidar la memoria y esencial en el terreno de la enseñanza. Las neuronas de concepto pueden ayudar a los niños a desarrollar la memoria realizando asociaciones antes que recordando conceptos. Algo que tiene cada vez más sentido en la era en la que vivimos, donde la retención de datos pierde su relevancia gracias a la cantidad de información disponible a golpe de clic.

De esta forma, al observar el comportamiento de estas neuronas, podemos saber lo que alguien está viendo o, incluso, pensando, así como proyectarlo en un monitor. Esto podría llegar a aplicarse clínicamente en pacientes que sufren el síndrome de enclaustramiento (LIS), como el físico Stephen Hawking.

La famosa neurona de Jennifer Aniston podría ayudar a comprender mejor la forma en la que el cerebro procesa el mundo exterior. Así como a entender de una forma más completa y compleja enfermedades como la epilepsia, el Alzheimer o la esquizofrenia, ya que todas ellas están relacionadas con las funciones del hipocampo.

Uno de los grandes retos de nuestro tiempo es comprender ese gran desconocido que nos caracteriza como seres humanos, el cerebro. Ya se han sentado las bases de cómo se organizan, se comunican y trabajan las neuronas entre sí. No obstante, nos quedan un sinfín de incógnitas por descubrir. Citando al neurocientífico Eric Kandel, “el cerebro es el secreto mejor guardado de la naturaleza”. 

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica