La cadera de Eva

20 / 03 / 2006 0:00 Nativel Preciado
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

16/01/06

Es poco frecuente que un experto sepa transmitir sus conocimientos con claridad y sencillez. La mayoría de los que poseen valiosos saberes tienen necesidad de demostrar el enorme trabajo que les ha costado aprender lo mucho que saben. Por eso oscurecen un poco sus teorías, para que el lector o el oyente también se esfuerce en entenderlas. No es el caso de José Enrique Campillo, catedrático de Fisiología en la Universidad de Extremadura, autor de dos ensayos ingeniosos, amenos y sugerentes, “El mono obeso”, sobre las enfermedades de la opulencia, y “La cadera de Eva”, sobre las últimas teorías evolutivas.

El doctor Campillo (Cáceres, 1948) es conocido por sus investigaciones sobre diabetes y nutrición, pertenece a numerosas sociedades científicas internacionales y ha recibido varios premios, entre otros, el Nacional de Investigación de la Sociedad Española de Diabetes. Su vocación docente y su pasión por la literatura le han abierto el camino de la divulgación científica, que ha iniciado con el éxito de estos dos libros que explican materias de máximo interés. Tenemos que armonizar nuestra alimentación y nuestra manera de vivir en plena era espacial con los genes que arrastramos desde la Edad de Piedra. Las personas que viven en las sociedades más prósperas tienen costumbres higiénicas, la mayoría de los procesos infecciosos controlados, una alimentación variada, una larga esperanza de vida y, sin embargo, se mueren de cáncer, de trastornos metabólicos como la diabetes y, sobre todo, de enfermedades cardiovasculares que afectan al corazón, a las venas, a las arterias, que provocan ictus cerebrales, infartos de miocardio y cardiopatías coronarias. Estas son las enfermedades de la opulencia, las de los monos obesos, solitarios, incomunicados, sedentarios, sobrealimentados, estresados y aburridos. La obesidad se produce porque la especie humana no sabe adaptarse al desarrollo evolutivo y, como siga por este camino, pronto desaparecerá. Así de concluyente es la teoría de la evolución.

Si hemos sobrevivido a lo largo de millones de años ha sido gracias a la capacidad de adaptación de las hembras de la especie. En este punto reside la novedad. “Los más modernos descubrimientos científicos sobre el origen y la evolución de la especie humana –afirma Campillo– coinciden con el relato bíblico al señalar que fue un hueso el que tuvo la mayor responsabilidad a la hora de convertirnos en lo que hoy somos. Pero la ciencia y la creencia difieren en dos aspectos fundamentales: el tipo de hueso y el sexo del portador de la pieza. Para la Biblia fue la costilla de Adán; para la ciencia, la cadera de Eva”.

La mayoría de los relatos sobre la evolución exaltan la capacidad del macho para adaptarse al medio. El hombre es el que fabrica los utensilios para salir a cazar, mientras la hembra permanece encerrada en la cueva, cuidando a las crías hambrientas hasta la llegada del macho protector. En “La cadera de Eva” la historia se cuenta al revés: “El hombretón llega a la cueva hambriento y cansado, tras dos días de vagar sin haber logrado cazar nada, y tiene que aceptar las bayas e insectos que han recolectado la hembras y las crías”. Es el punto de vista de un fisiólogo, que desarrolla hipótesis interesantes sobre los lazos afectivos, el placer sexual, la homosexualidad, las mujeres estériles, las abuelas... El acierto no sólo consiste en la ingeniosa manera de contar la historia, sino en las cualidades que diferencian a unas especies de otras. Sostiene el doctor Campillo que no es la inteligencia, ni el caminar erguidos, ni la capacidad de utilizar objetos, ni la visión tridimensional en color, lo que distingue a los humanos de las otras especies animales, sino la capacidad de la hembra para adaptar su esqueleto a los cambios evolutivos. Es novedoso y fascinante.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica