Paula y David deciden esta semana si rompen

09 / 05 / 2017 Jesús Mariñas
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

La pareja ha tenido casi dos meses de pausa, reflexión y actitud meditadora. Se han dado de plazo hasta la primera comunión de su única hija, Daniella, para decidir si vuelven o rompen definitivamente.

Rezan y hacen votos para que tras la primera comunión de su hija Daniella se reconcilien Paula Echevarría y David Bustamante. Han tenido casi dos meses de pausa, reflexión y actitud meditadora sobre si les conviene olvidar el enfado y volvamos al amor, como en la canción, o romper definitivamente su amor de ya doce años aprovechándose uno del otro. Doblemente beneficiados, aunque al empezar él era más estrella, ahora declinante, y la guapa asturiana culebreaba por hacerse un nombre como actriz. Durante su larga convivencia hubo de todo porque David se resistía a dejar francachelas nocturnas, amiguetes y arraigadas aficiones. Un jaranero de la cabeza a los pies acostumbrado a desapariciones nocturnas sin previo aviso. Duraban varios días y casi emitían anuncios de “se busca” aunque sabían dónde encontrarlo. Generaba ansiedad y hasta miedos que impedían y torpedeaban la tranquilidad doméstica. La comunión de su niña será punto final o de partida. Daniella lució un trajecito de Rosa Clará recordando el casamentero de su madre.

Verlas blancas y radiantes, al menos de apariencia, toca mis fibras más sensibles y ya no digamos las múltiples propuestas del Bridal barcelonés, donde Rosa Clará inaugura marcando tendencias elegantes. 

Moda para novias

Desaparece el antaño velo en tul ilusión creador de magia irreal en la contrayente que a veces hasta se velaba el rostro como en Marruecos o la India, toca esforzarse para que la espectacularidad se condense en el traje línea sirena muy ajustada y no sé si cómoda como lo prodigado por Clará, que llegaba de vestir a Laura Pastrana, hija del expresidente de Colombia, muy fan de sus propuestas que siempre le encarga los ajuares casamenteros a la antigua usanza.

Acaso Esther Doña aprovechó para elegir lo que algún día quizá no tan próximo comparta con el marqués de Griñón, especie de casero Enrique VIII o blando Barba Azul por su apego matrimonial. No aprende, juntos se rindieron viendo el resplandor marital de Fonsi Nieto, casado el día uno en segunda tentativa tras la fallida con Alba Carrillo. Ahora ella intenta deshacerse de quien la parió considerándose coartada compitiendo en Supervivientes. Se aguantan a ratos y Lucía podría estar entre las próximas expulsadas mientras Bigote se acomoda entre censuras a su pasividad y Gloria Camila sube el estrellato sin pelos en la lengua. Impacta con su madurez sensata con solo 21 añitos. Despotrica, ataca, descalifica sin pararse en barras y me llamó “sinvergüenza”, qué diría si me conociera. Sin repasar su entorno familiar, que no solo afecta a su hermano, el irrecuperable Josefer al que por fin parece que la Justicia recluirá en un centro especializado. En España, de Norte a Sur, lo trataron hasta en cinco tras ser expulsado de colegio-cuartel miamero al que Rocío –entonces vivía y sufrió, fue muy generosa– y Ortega lo enviaron confiando que curado volvería. Pepito, el Marismeño, experto en esos tratamientos, se dio por vencido a los quince días. “Es imposible, no quiere curarse”, repetía igual que en Barcelona Carlos Falcó ponía ritmo de bolero con un evasivo quizá, quizá. Esther vistió recamada túnica grisácea bordada en flores acaso ir ganando terreno a lo que pueda ser o no. Aunque Griñón, 80 que no aparenta, quizá no sienta ardores juveniles que primero lo enlazaron con la dominante Jeannine Giraud, que luego se lió con el presi merengue Ramón Mendoza.

Resistieron veinte años sin casarse y en una de esas se lo robó Nati Abascal, que nada le sacó porque era muy tacaño el que llamaban “zorro del pelo blanco”. Le costó superar el traspiés y no volvió a enredos duraderos. Como si Mendoza la dejase sin alma.

Los amores del marqués

La joyera fue madre de sus dos hijos Manuel y Sandra volcados en la familiar producción olivarera. Luego fue el exotismo de la Preysler, que reconocía aburrirse a su lado, ella tampoco es de echar cohetes. Tuvieron a Tamarita tan de finos modales que cautivan a la prensa. Incluso amadrina nuestra peña periodística, que agrupa lo mejor de cada medio. Roba el corazón aunque no arrebatase el de Kike Solís, el pequeño de esa gran señora llamada Carmen Tello. Más tarde fue el turno de la entonces presunta rompematrimonios –lo hizo con Alberto Cortina– Marta Chávarri, que jugaba con Ricky Trujillo, el superpotente. El marqués encontró luego a Fátima de la Cierva cual oasis reparador. Nacieron dos hijos y lleva dos años prendado de Esther, que bizqueó ante el alarde de tul multicapas del traje más principesco.

Rosa los diseña todo sin espalda y solo modifica redondeando o triangulando hasta la mismísima rabadilla. Imagino al padre contrayente ante semejante alarde y desnudez ya sin el auxilio de un velo, corto o de colas, revestidor.

Pero las dos parejas no fueron lo único vip. Hubo dos presencias, más jaleadora la segunda que la primera. Conformada por las esposas de los ídolos blaugrana, son otro atractivo que no tuvo Pronovias con la sosería de Ana Boyer, que tampoco tiene planes de boda con Fernando Verdasco. No pasan de mirar, cobrar y admirar sin cruzar la línea roja, no vaya a ser. Alboroza verlas sentarse altivas, enseñoreadas y juntas en vistoso pelotón casi dándole al ‚¡Ala, Barça!, venga a reír y tomar apuntes para futuras recomendaciones. Compone lo más vip estas caras bonitas del Barça. Con ellas no hay derrota que dure, fieles al shopping en Diagonal que con Paseo de Gracia ya es la ruta de las grandes firmas. Donde pintaba y tenía estudio Ramón Casas, perfectamente conservado, donde ahora hay un Zara.

Es magnífica su expo madrileña en Mapfre antológica con cuadros nunca visto tan noucentistas como la de picassianos retratos inéditos que puede verse en el siempre atestado museo de su nombre en la medieval calle Montcada. París lo copió eligiendo un escenario parecido en el bohemio Le Marais Y todo as 

Las chicas del Barça

La mayoría de las futboleras se inclinó por faldas voluminosas bajo escotes ribeteados con cenefa plata vieja, nunca vistos en un templo, claro que también pueden casarse civilmente, aunque sería con trajes excesivos. Capitanea Antonella Roccuzzo de Messi.

Es nueva lideresa ahora que Esperanza Aguirre lo dejó sin que los suyos la lloren. Más bien entonan el mea culpa, algo habrán hecho para un portazo obligado. La italiana muy reinona estuvo rodeada cual corte de físico bisado tanto por una pectoralmente exuberante Romarey Ventura de Alba, Nuria Cunillera de Xavi, con excesiva falda de lamé, mientras de pelo igualmente clónico destacó Melissa Jiménez de Bartra. Fueron jaleador y perseguido contrapunto a la elegancia del marqués, solo rota porque ella rompió espontánea, cálida y sentida poniéndole la mano cariñosa sobre el muslo de unas piernas cruzadas a la perfección.

Variaron modales y formas, pasó el apolillamiento, qué pensaría su exquisita y protocolaria madre marquesa de Montellano. Era de lo que no queda.

Y como de amor se trata, nada como la ligera comedia que estrenó Lolita, que ahora rejuvenece anunciándose Lolita Flores como hizo al empezar, emparejada pero no amparada por Luis Mottola. Lo que en Francia se llama teatro de boulevard, simple entretenimiento que le permite prodigar gancho, simpatía y naturalidad. Quizá un desahogo tras el patetismo de La plaza del diamante. Encanta, hasta canta y hace sonreir en Prefiero que seamos amigos, quid del asunto con final rosa. Aplaudió María Galiana desde su grandeza. Y Magüi Mira con la suya volcada en la dirección, ahora con Lola Herrera abarrotando en gira. La nota familiar fueron la riente y televisiva Elena Furiase y su barbudo hermano, futuro gran galán muy melenudo. Ante Amparo Pamplona huyendo de fotos, Rosa Valenty presumió del hijo famoso en Costa Rica como galán. Anunciaba que girará Un chico de revista tras el éxito madrileño de tres meses. Volverán tras compromisos con Valencia, Sevilla, Barcelona y los teatros de lo que antes llamaban “hacer el Norte”. Sender reapareció animando a Valentín Paredes que llora a Trialasos como todos. Triunfa su película y lo ven para Goya, comentaron a Charo Reina unida al Cofiño eliminador de su moñazo de folclórica clásica. Encaja con su nuevo disco. Piden que María Vidal cante más en la antología revistera tan éxito de Eduardo Morlans. Miriam Díaz-Aroca vistió hippy, nunca es tarde y consolaban a Emma Ozores por el traidor juego de Irma Soriano en el concurso.

“Yo no lo veía, así es la gente”, me dijo sin perder la sonrisa. Notó lo retrasada y rellena de cara que llegó Lidia Bosch. Empecé con boda y remato con romántico idilio. Mayo produce tales trastornos y miopía porque todo parece color de rosa.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica