Concha y Ágatha, dos maneras

05 / 12 / 2017 Irene Portero
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El Club de las 25 es una cosa muy chula que se inventó antes de que yo naciera. Lo forman 25 mujeres feministas, pero de las de verdad; no como mi prima Irene, que a esa no la dejan pasar en ninguna parte. Tienen sus cosas, eso sí: dicen comandanta y no comandante, pero a una enferma no le llaman pacienta sino paciente (cosa que también vale para las ovejas en un prado, digo yo, ¿no?), y a una engañabobos no le dicen videnta sino vidente, y tal. Si el lenguaje inclusivo consiste en despachurrar el castellano, pues hija, pues no. Pero son muy buena gente y dan unos premios anuales muy interesantes. Este año las premiadas fueron dos: Concha Velasco y la Gallina Caponata. Perdón: Ágatha Ruiz de la Prada, me confundí al ver las fotos. Si lo que te pones es el espejo del alma, ambas son dos forma de ver la vida, aunque hayan compartido experiencias como el despendole de sus respectivos ex. Concha, que estuvo en la fiesta con don Francisco de Goya (perdón otra vez, era Antonio Resines, me volví a confundir), es una señora. La otra, pues es... otra señora. Hubo mucha gente interesante: la tercipelosa Gemma Nierga, Gemma Cuervo y su hija Cayetana, Leticia Dolera (¡dónde no aparecerá Leticia Dolera! ¡Dónde!) e Iñaki Gabilondo, que es veinte veces más feminista que la papagaya de mi prima. Así que, veinticincas, ¡a seguir!

Contra lo que pudieran pensar, el CSI3 no es una serie de televisión sino una cosa de caballos. Se ha celebrado en Madrid la Horse Week, que es una competición en la que los mejores caballos del mundo hacen cosas que no podrían hacer, me imagino, los caballos normales; lo mismo le pasa a la gente, si se fijan. Hubo mucha gente y esta vez sin pintas raras, que empieza a hacer un frío pelón. Vi al jinete Sergio Álvarez Moya con Nina Ulenberg, y ninguno perdía detalle. Vi a Vicky Martín Berrocal con su hija Alba. Y no vi mucho más porque...

Nati, de boda

...porque me tenía que tomar la medicación después de ver lo que se puso Nati Abascal para ir  a la boda de su sobrina Casilda Medina Conradi, que se casó en Sevilla con su Ignacio de Loyola. Nati, mi vida: te dejaron entrar porque eras tía de la novia. Que si no, de qué. Me pongo yo eso para una boda y llaman a seguridad. La prensa que te quiere ha hablado de tu “increíble estilismo”, lo cual quiere decir que asustabas a los niños así como ibas, disfrazada de tarasca. Otra cosa fue, por ejemplo, la elegancia de Laura Vecino, si no le miras el sombrerete. O la novia, que iba magnífica del brazo de tu hijo Rafael, tan guapo. O tu otro hijo Luis, otro tipazo. Pero tú, Nati, cariño, ya no tienes edad, dignidad ni gobierno para ir a una boda vestida de carta de la baraja. 

DL_u389746_006-F

Ascensión Mendieta y Baltasar Garzón

DL_u389746_009-F

Ágatha Ruiz de la Prada

DL_u389746_020-F

Gemma Nierga

DL_u389746_026-F

Iñaki Gabilondo

DL_u389746_049-F

Antonio Resines y Concha Velasco

DL_u389746_008-F

Gema Cuervo y Cayetana Guillén Cuervo

DL_u389746_028-F

Leticia Dolera

DL_u389665_011-F

Sergio Álvarez Moya y Nina Ulenberg

DL_u389654_024-F

Vicky Martín Berrocal con su hija Alba y una amiga

DL_u389640_029-F

Nati Abascal

DL_u389640_008-F

Laura Vecino

DL_u389640_010-F

Luis Medina

DL_u389640_014-F

Rafael Medina y Casilda Medina

FOTOS: GTRES

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica