La encrucijada del PSOE

13 / 12 / 2011 11:11 Gregorio Peces-Barba
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

La dirección que salga del congreso de febrero tendrá que administrar los tiempos, ser consciente de su provisionalidad, abrir el debate y hacer posible la apertura a militantes y simpatizantes.

Es indudable que para el Partido Socialista Obrero Español corren malos tiempos después de las dos elecciones autonómicas, municipales y generales perdidas con una gran sangría de votos. Es necesario un gran esfuerzo de reflexión y de imaginación para intentar salir de esta encrucijada de derrotas y de pérdida de adhesión y de confianza de muchos ciudadanos. Desde IU y desde el partido de Rosa Díez ya están pensando cómo se reparten los despojos del socialismo. Es la principal posibilidad para su crecimiento respectivo y, además, gran parte de su razón de ser está en unos sentimientos oscuros que mezclan el rencor y el resentimiento con la envidia ante una izquierda deseable que ellos nunca alcanzarán. Por eso, un ámbito específico que el PSOE deberá proteger y evitar es precisamente el cainismo de sus más cercanos, que quieren heredarlo y sustituirlo. Es cierto que no lo tendrán fácil, porque en la derrota se parte de un número de votos muy próximo a los siete millones, que son el punto de partida para la recuperación.

Para ser optimista, en estos tiempos de oscuridad hay que recordar que los 110 escaños del PSOE en el Congreso de los Diputados representan el doble que los escaños de todos los demás grupos de la oposición, que suman 55. También esa ventaja se refleja en el número de votos populares.

Sin embargo no podemos quedarnos en un análisis satisfecho de una dulce derrota. Hay que entrar en el fondo y en todos los entresijos del problema, con sentido crítico y sin buscar salidas falsas, y tenemos que comprometer en el análisis todo lo mejor y lo más lúcido de nuestra larga historia de servicio a los trabajadores y a los ciudadanos más modestos. Probablemente, como dice con sensatez Tomás Gómez, en un momento u otro será necesario escuchar a los militantes de base, aunque el congreso de febrero marcará pautas que serán válidas, al menos, para el corto plazo.

Pero si no queremos ser como estatuas de sal y pensamos que el congreso, con sus soluciones, nos devolverá al camino y a la grandeza que siempre han caracterizado al PSOE, debemos persistir en la reflexión desde los ámbitos más amplios, que deben alcanzar la consulta directa a los militantes y, por qué no, a los simpatizantes. El secretario general de Madrid tiene razón, y una consulta más amplia es imprescindible. La dirección que salga del congreso de febrero tendrá que administrar los tiempos y ser consciente de su provisionalidad. Además de trabajar en el día a día, la ejecutiva que salga de febrero deberá abrir el debate y hacer posible la apertura a militantes y simpatizantes que diseñen el PSOE del futuro y alumbren nuevas perspectivas de dirigentes que hay entre los 30 y los 40 años, o quizás todavía en las juventudes socialista.

Esta apuesta por el futuro no debe desdeñar las aportaciones de los mayores, ni siquiera de los de mi generación. Está en activo una de nuestras mejores mentes, de las más lúcidas e inteligentes, como Alfonso Guerra, y en estas elecciones he sentido la falta de no acudir a personas con juicio y con experiencia y que tenemos audiencia, no solo en sectores mayores, sino en las generaciones medias y en las más jóvenes. Ha sido un desperdicio inexplicable, porque todos tenemos que hincar el hombro ante una tarea hercúlea y donde nos jugamos mucho. De todas formas, lo que podamos aportar los mayores debe ser con espíritu altruista y a la mayor gloria del tapado que tenemos que descubrir y sus colaboradores. Tengo confianza en que será una operación con éxito y con buenos resultados.

España y los españoles no pueden prescindir del socialismo para progresar en libertad. Todo lo que se ha hecho en ese sentido social y de derechos y libertades se ha producido con gobiernos socialistas. El Gobierno del PP creará grandes frustraciones en esos campos. Por eso es tan importante recuperar el pulso socialista y la ilusión de contribuir al desarrollo de nuestro pueblo. Ningún esfuerzo deberá dejar de ser hecho para alcanzar esos objetivos, y tenemos que contribuir todos a ello, desde la unidad de fines de esta democracia compuesta e indisoluble que es España.

COMENTARIOS

  • Por: EADB 13/12/2011 22:17

    Coloca a la militancia por delante de los ciudadanos y al partido como un fin en sí mismo, y no como un medio. A partir de ahí, todo es humo, incluso cuando se permite citar a Alfonso Guerra, que en este mismo medio escribió un lúcido y oprtuno artículo titulado "Elecciones y razones". Decepcionante, sectario y pretencioso Gregorio PB

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica