Títulos con rima

28 / 05 / 2010 0:00 Alfonso Ussía
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El sur y el centro son más respetuosos y menos susceptibles con los títulos. En el norte la cosa cambia. El País Vasco, a pesar de su situación confusa, los admite con naturalidad.

23/04/10

SE DICE-POR ALGUNOS- QUE LOS TÍTULOS NOBILIARIOS sirven para reservar mesas en los restaurantes y habitaciones en los grandes hoteles. No es cierto, por cuanto todo el mundo se los inventaría para conseguir sus propósitos. En el caso que nos ocupa, el beneficio se convirtió en perjuicio, y no sirvió para nada el histórico y conocido condado.

El sur y el centro son más respetuosos y menos susceptibles con los títulos. En el norte, la cosa cambia. El País Vasco, a pesar de su situación confusa, los admite con naturalidad. No en vano, San Sebastián y Bilbao, fundamentalmente, están familiarizados con ellos. San Sebastián, desde que la reina María Cristina la hiciera corte veraniega, creció y se embelleció gracias a la nobleza madrileña. Muchas de las villas de Igueldo y de Ondarreta llevan el nombre de quienes las construyeron. Allí en Ondarreta, mi abuelo materno, don Pedro Muñoz-Seca, no pudo culminar su sueño. Lo fusilaron en Paracuellos del Jarama cuando casi todo estaba dispuesto. La villa –toki en vascuence- que más le gustaba se llamaba Txokomaitea, y quiso comprarla y cambiar su nombre. Estaba flanqueada por otras dos que se llamaban “toki tal” y “toki cual” -no recuerdo sus nombres-, y mi abuelo quería bautizar a la suya con el nombre de Toki el timbre. No le dejaron culminar la broma.

Pero en Cantabria son más ariscos con los títulos. Su uso, si no hay confianza, puede considerarse fatuo y prepotente. El montañés es muy suyo, y bastante susceptible. Más en la provincia que en la capital, Santander, que también por tradición los asume con la mayor naturalidad.

Y es que hay títulos con rima fácil. En Treceño, lugar de Valdáliga, municipio inmediato a Comillas, Ruiloba, Cabezón de la Sal y Herrerías, hay un restaurante llamado El casino, famoso por sus buenas chuletas. Sus dueños son montañeses puros, buenos amigos de los suyos y poco dados a las peculiaridades del protocolo. En las noches de agosto, sus mesas están todas ocupadas. Así que una tarde se recibió una llamada para reservar una mesa. Milagrosamente quedaba una libre. “¿A nombre de quién la reservo?”; el reservante, que lo era, dio su título como referencia: “A nombre del conde de Romanones”. “¡Pues tócame los cojones!”, respondió la propietaria. Y el conde se quedó sin cenar. Por el título con rima.

COMENTARIOS

  • Por: jose alan 14/05/2013 0:02

    No dicen que es el titulo de rima son idiotas xd

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica