¡Vuelve, Vasarely!

02 / 11 / 2011 10:42 Ignacio Vidal- Folch
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Me encanta el arte óptico, op art o arte cinético: fue la última o penúltima corriente de artistas que en los años sesenta, mediante obras en movimiento y distorsionadoras del correcto funcionamiento de los sentidos, se proponían a cambiar nuestra percepción del mundo.

A pesar de tan alta ambición los artistas cinéticos estaban dotados de un gran sentido del humor. Como es sabido, el pionero y abanderado del arte óptico fue el húngaro Vasarely, que tuvo el acierto de ligar con Dense René, una joven parisiense dueña de una pequeña galería desde la que lanzó al mundo la buena nueva del arte cinético.

En una exposición del húngaro en su país, en 1969, el artista János Major se paseaba con un cartel: “Vasarely go home”.

Me encanta el arte óptico, op art o arte cinético: fue la última o penúltima corriente de artistas que en los años sesenta, mediante obras en movimiento y distorsionadoras del correcto funcionamiento de los sentidos, se proponían a cambiar nuestra percepción del mundo. A pesar de tan alta ambición los artistas cinéticos estaban dotados de un gran sentido del humor. Como es sabido, el pionero y abanderado del arte óptico fue el húngaro Vasarely, que tuvo el acierto de ligar con Dense René, una joven parisiense dueña de una pequeña galería desde la que lanzó al mundo la buena nueva del arte cinético.

No obstante mi debilidad por Vasarely, una de las piezas de arte contemporáneo más fascinantes que he visto este año ha sido la de Andreas Fogarasi titulada Vasarely go home. El que vaya a Madrid, o el que viva en la capital, no puede perderse la contemplación de esta pieza: se divertirá y aprenderá un montón, y todavía sacará otros beneficios. La pieza se compone de dos partes: en una salita se exponen las fotografías de la inauguración de la primera retrospectiva de Vasarely en Budapest, en 1969: en esas fotos en blanco y negro vemos a la intelectualidad y gente guapa del momento, observando los lienzos ópticos –y mareantes, hay que reconocerlo– de Vasarely. Era un acontecimiento, era la primera vez que en Hungría se podía ver una gran exposición de arte abstracto, y encima realizado por un artista expatriado en París y reconocido en el mundo capitalista. En la salita contigua se puede ver un vídeo con las declaraciones de varios artistas y críticos húngaros que recuerdan aquella inauguración.

Pero lo que comentan no es solo la expo en sí y su significado transgresor o recuperado, sino, sobre todo, la acción minúscula, clandestina, apenas perceptible, de un joven artista llamado János Major, que se paseaba entre los invitados mostrando, no a todos, solo a los de más confianza, una pequeña pancarta que llevaba oculta en el bolsillo y en la que decía: “Vasarely, go home!”. Quienes la veían se tronchaban de risa. Los críticos y artistas recuerdan que la retrospectiva Vasarely, que el régimen de János Kádár concibió para darse una imagen aperturista, fue una magnífica novedad y al mismo tiempo irritó a toda la comunidad artística nacional: los artistas oficiales no tragaban aquel arte capitalista; y los artistas disidentes se indignaban de que Vasarely, ya triunfador en el extranjero, fuera acogido y celebrado por la Autoridad que a ellos les negaba el pan y la sal. Major era uno de estos. De ahí su pancartita con el lema Vasarely go home. Pero lo mejor de todo es que en ninguna de las fotos se le ve. De aquella performance no ha quedado más huella que el recuerdo en la memoria de quienes asistieron a ella. Que ahora Fogarasi con esos recuerdos haya sido capaz de montar una pieza tan evocadora e instructiva es a mi entender admirable. Casi tanto como sorprenderse observando las fotos de aquella inauguración del 18 de octubre de 1969, buscando al invisible Major entre aquellos señores y señoras tan distinguidos, y sospechando que quizá alguien nos mira a nosotros también, a nosotros mirando a esos que miran... ¡Qué vértigo más op art!

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica