Von Neumann y la mosca

16 / 02 / 2012 16:31 Elisa Beni
  • Valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

No habrá célebre matemático dando en dos segundos la respuesta. El dilema de cuántos kilómetros recorrerá la mosca antes de ser aplastada es una incertidumbre que forma parte de nuestro futuro como país.

Las consecuencias de la reforma laboral y el aumento del paro se constituyen en dos trenes que avanzan a velocidad constante y amenazan con aplastar la paz social en un impacto rotundo cuando haya saltado en añicos la esperanza. Muchos ciudadanos acudieron a las urnas pidiendo árnica contra el paro, bastantes de ellos dispuestos a sufrir penitencia para conseguirlo, sobre todo en carne de los privilegiados funcionarios. Llanto y crujir de dientes. Quizá sea necesario, pero todos hemos pasado a ser más contingentes. Hacernos más competitivos lleva aparejada una esquirla de chinificación a la que los españoles no le han visto aún la cara.

Llegará el día en que el votante feliz, y el no votante, sean despedidos con menos indemnización y con el riesgo económico de acudir al juez, y verán cambiado su turno de trabajo, o serán llevados a otro punto geográfico a trabajar y entonces... Entonces saldrá nuestro estigma de católicos -Merkel mediante-, ese que tras la penitencia espera la absolución. Si esta no llega en forma de incremento del empleo, si las cifras empeoran, si las familias sufren en sus carnes más paro, menos salario y menos esperanza, todo ello sin fecha de caducidad, entonces es más que probable que los trenes colisionen y ni los sindicatos tengan control sobre lo que suceda. Así que más nos vale que haya un Von Neumann bajo las faldas de Merkel y en el Consejo de Ministros, para que sepa cuánto tiempo de vuelo le queda a la mosca.

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica