Gente con oficio

03 / 02 / 2012 10:41 Elisa Beni
  • Valoración
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Llega el carro del poder, y te subes, y luego pasa. Una urna apenas entre la maleta grabada de Loewe y la nada. Sic transit gloria mundi. Todos lo saben pero no en todos cursa igual. Y nos hemos acostumbrado tanto al profesional de la política, que medio nos sorprende esta vuelta a la vida civil que algunos emprenden.

Eran gentes con oficio, y también con beneficio, que recobran ahora esa actividad que dejaron en su día, llamados a servir a su país en la cosa pública. No se me rían. Así es la cosa. No es de tan antiguo lo del político profesional. Nace con las democracias modernas, con la nación-Estado, con la conversión de los partidos políticos en empresas, en su acepción de intento o designio de hacer algo, de llegar al poder.

“Hay dos formas: o bien se vive para la política o bien se vive de la política” decía Max Weber, formas que pueden darse simultáneamente pero que no conviven siempre. Los que viven para la política, aunque la dejen, nunca la abandonarán. Seguirán comprometidos con causas, con luchas, con ideales. Los que solo viven de la política, de esos no es preciso predicar demasiado, porque todos sabemos que de ellos pende el mayor desprestigio entre la ciudadanía de una actividad noble que forma parte de la esencia del hombre. Zoom politikom.

Buen ejemplo pues ver a estos, como antes lo hicieron otros del partido rival, volviendo a su vida anterior. Antón Pirulero, cada cual que atienda a su juego. Bien está. Aunque hay casos en los que esto rechina. Piénsenlo. Volver de la política a la judicatura o a la carrera fiscal tiene un alto coste para el sistema. Al tiempo.

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica