Shulz, Merkel y la UE

05 / 12 / 2017 Alfonso S. Palomares
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El socialdemócrata negocia un acuerdo de Gobierno con la canciller por el bien de la Unión.

Angela Merkel y Martin Shulz en una sesión del Bundestag, el Parlamento alemán. Foto: Michele Tantussi/Getty

La misma noche en que se hicieron públicos los resultados de las elecciones alemanas, el candidato socialdemócrata, Martin Schulz, rechazó con  un no rotundo la posibilidad de sentarse con Angela Merkel para negociar la reedición de un Gobierno de coalición. Era un no sólido sin alternativas, según dijo. Los resultados electorales habían supuesto un serio correctivo para Schulz y todos los analistas coincidían en que los resultados eran consecuencia del Gobierno de coalición. La señora Merkel fue proclamada ganadora, y en efecto, lo fue con más de doce puntos de diferencia sobre sus seguidores socialdemócratas. Pero en la proclamada victoria había un espejismo, un oasis sin agua, pues había bajado nueve puntos en relación con los comicios de hace cuatro años.

Algunos le vaticinamos un dramático calvario para poner en marcha un Gobierno mayoritario, era lo que había. Solo tenía dos posibilidades de lograrlo, repetir la gran coalición o acudir a la conocida como fórmula jamaicana, es decir, articular una alianza de los conservadores con los verdes y los liberales. Los colores de las banderas de los tres partidos son los mismos que los de la bandera de Jamaica. Se sospechaba una negociación difícil: mezclar liberales y verdes equivale a disolver aceite en agua. Al cabo de más de un mes de negociaciones, la señora Merkel bajó los brazos y se declaró incapaz. La crisis estalló en sus dimensiones reales y la alarma se extendió por toda la Unión Europea, que vive una de las crisis más visibles y necesita de un Gobierno fuerte en Alemania con Angela Merkel al frente.

Valores superiores

Si no logra formar Gobierno hay que ir a unas nuevas elecciones, una opción que no le gusta un pelo a Merkel y tampoco al presidente alemán, el socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier. La posibilidad de un Gobierno en minoría la rechaza por frágil y no son momentos para la fragilidad. El presidente Steinmeier decidió bajar a la arena política: llamó a su correligionario Schulz y le pidió que negociara con otros partidos, porque están en juego los intereses de Alemania y de Europa. Son valores superiores que hay que poner por encima de las estrategias partidistas. Y Schulz, apoyado por la Ejecutiva de su partido, aceptó la dramática petición del presidente.

La Unión Europea necesita la experiencia de Angela Merkel para los múltiples desafíos que tiene ante sí en un mundo tan convulso como el que estamos viviendo. La crisis del brexit sigue abierta y sus consecuencias tardarán tiempo en cerrarse. Donald Trump anda a su bola y cada día está más lejos de conjugar los intereses de Estados Unidos con los de Europa. Vladimir Putin, en su ambición expansiva de nostalgias imperiales, trata de desgastar a la Unión con las estrategias de ciberguerra y fake news para resucitar los devastadores nacionalismos. Por otra parte, también está la amenaza de la extrema derecha, con la irrupción del partido Alternativa para Alemania, que desprende un fuerte aroma nazi. Esta coyuntura puede contribuir a que los dos grandes partidos puedan llegar a un acuerdo. Va a ser muy difícil y largo, necesitarán paciencia y habilidad para conseguir que la acción de Gobierno beneficie a ambos y no solo a los democristianos de Merkel. Se les pide lo imposible.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica