Polonia, la hereje de la UE

19 / 09 / 2017 Alfonso S. Palomares
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Con su reforma de la Justicia, el país se autoexcluye de los valores que inspiran la Unión.

Manifestación contra la reforma del sistema judicial en Varsovia. Foto: KACPER PEMPEL/Reuters

A lo largo de los últimos meses el Gobierno polaco está tomando decisiones con un intenso perfume autoritario y antidemocrático que la alejan del espíritu de la Unión Europea. El partido Ley y Justicia (PiS, por sus siglas en polaco) se está situando con determinación fanática en los postulados de la extrema derecha. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que fue siete años primer ministro de Polonia, ha denunciado la deriva del actual Gobierno que le conduce a romper los valores esenciales del alma de Europa, tanto que algunos analistas ya hablan del Polexit, ya que piden que si Varsovia persiste en sus dogmatismos lo mejor sería invitarla a salir de la Unión.

Ultracatólicos

A estos Estados excomunistas parece que les cuesta mucho adaptarse e integrarse en los valores de la libertad y la solidaridad. El PiS fue fundado por los hermanos gemelos Kazynski, de los cuales vive Jaroslaw, que ejerce como patrón absoluto de la formación a pesar de que la primera ministra es Beata Szydlo. Su ideología es ultracatólica y ultraconservadora. Son militantes activos contra la acogida de refugiados, ponen toda clase de vallas y normas para detenerlos y se niegan a aceptar ninguna cuota, aunque sea obligatoria y temporal. Desde Bruselas y Estrasburgo les han recordado que la participación en la relocalización es un compromiso moral que se deriva de una obligación jurídica. La cooperación solidaria es una de las notas esenciales de la UE. El presidente francés, Emmanuel Macron, le ha dicho al Gobierno polaco que su actitud es incompatible con los valores europeos: “Un país que decide ir en contra de los intereses europeos sobre numerosos temas es un Estado que decide aislarse”.

Sin embargo lo que ha provocado la ira de los dirigentes de la UE ha sido la reforma de la Justicia. El pasado julio, el Gobierno polaco aprobó un paquete de leyes en el Parlamento por las cuales todo el aparato judicial pasaba a depender del Ejecutivo, una de esas leyes le daba la facultad de designar y destituir al presidente del Tribunal Supremo cuando le viniera en gana sin dar explicaciones.

Demasiado. La sociedad civil polaca se movilizó con numerosas manifestaciones y el presidente Andrej Duda, a pesar de ser militante del PiS se negó a firmarla. Tanto desde Bruselas como la oposición polaca les advirtieron que en la Constitución del país y en la tradición jurídica polaca el ministro de Justicia nunca tuvo control sobre el Tribunal Supremo. Entre las razones que llevaron al presidente Duda a ese acto de rebeldía cita a importantes personalidades polacas, excombatientes por la libertad, que le dijeron que no querían volver a vivir en un país donde la Justicia dependiera del Gobierno, como sucedía durante el régimen comunista. En esta lucha reaccionaria también han mutilado la libertad de prensa persiguiendo a periodistas y medios.

De Bruselas les llegan recados de que podían suspender el voto de Polonia en el seno comunitario y retirarle fondos estructurales y de inversión. Palabras mayores. Veremos qué pasa.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica