Nueva era para China

31 / 10 / 2017 Alfonso S. Palomares
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Xi Jinping se alza con todo el poder tras el XIX Congreso del Partido Comunista chino.

Xi Jinping se dirige a los delegados en el congreso del Partido Comunista chino. Foto: Liu Zhen/Getty

El XIX congreso del Partido Comunista chino que acaba de celebrarse en Pekín ha entregado todos los poderes a Xi Jinping y le ha colmado de alabanzas en un exagerado culto a la personalidad. Es el hombre más poderoso desde los tiempos del Gran Timonel Mao e igual a él en poder dentro del partido. Su pensamiento, han dicho varios oradores, supone una contribución histórica al desarrollo del partido. El socialismo con características chinas entra en una nueva era convirtiendo al país bajo el mandato de Xi Jinping en el gran país socialista moderno. Y el máximo dirigente jura que situará a China erguida entre todas las naciones.

Por su parte, el jefe del Partido Comunista en Pekín, Cai Qi, incondicional hombre de Jinping, proclamó ante los 2.287 delegados que representaban a 90 millones de militantes, los ejes para conseguir el grandioso futuro: “Tenemos que mantener el control social, eliminando todos los factores de desestabilización, controlar la seguridad cibernética y acabar de forma definitiva con los rumores y los matices dañinos”.

Y para acentuar el mensaje Xi Jinping proclamó: “Para robustecer estas ideas cada uno de nosotros debe trabajar intensamente para mantener la autoridad del partido y el sistema socialista chino y oponerse con resolución a toda palabra o acción que trate de destruirlos”.

Líder de la globalización

Para lograr el objetivo de erguir a China sobre todas las naciones de la Tierra, el hábil líder la proyectará como gran potencia en el paisaje internacional, disputándole la primacía a EEUU, a Rusia y a Europa. Con ese fin modernizará el Ejército y apostará por ser el referente mundial de la lucha contra el cambio climático y de la globalización económica, ya que su economía solo puede crecer en un mundo globalizado. Este año crecerá un 7%, una cifra sorprendente. Facilitarán la entrada de capital privado en las grandes empresas públicas, pero siempre bajo directrices estatales, también favorecerán el crecimiento del sector privado. Basarán en el crecimiento económico la lucha contra la pobreza y por la estabilidad social, una apuesta necesaria para mejorar la vida de los campesinos y superar las diferencias que existen con quienes viven en centros urbanos. La recuperación de los científicos que se han marchado al extranjero es uno de los objetivos al que se dedicará mucho dinero, ya que consideran que el futuro del desarrollo integral y sostenido está en la ciencia. En el sueño de Jinping figura el renacimiento de las antiguas rutas de la seda, al tiempo que creará una ciudad de la tecnología y de la ciencia en la región de Xiongan.

Es grande la apertura económica, pero no habrá la menor fisura política. El dogmatismo se mantendrá hermético. En el congreso han abundado los ataques a las democracias occidentales considerándolas proclives a la confrontación y al caos: “No debemos importar unos partidos en quiebra en otros países”.

Para acompañarle en el próximo quinquenio Xi Jinping ha escogido a personas totalmente leales, ha nombrado a cinco para el Comité Permanente de siete, y a 11 para el Buró Político de 25. Todo el poder para Jinping, ese hombre “con avalanchas de carisma” como lo han definir en el congreso.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica