La cara más negra de Colombia

26 / 11 / 2012 11:27 Millán I. Berzosa (Bogotá)
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El país ha avanzado mucho en la lucha contra el crimen, pero siguen existiendo reductos como Ciudad Bolívar, donde los homicidios están a la orden del día.

Cambio. ‘El Mosco’ se ha convertido en un ‘man bien’: padre de familia y trabajador, en Ciudad Bolívar.

Bienvenidos a Ciudad Bolívar, Bogotá. En pleno corazón de Colombia. Una ciudad dentro de otra, donde la vida y la esperanza se abren paso entre los homicidios violentos como el que protagonizó el Mosco hace 22 años, cuando apenas tenía 13. Nos disponemos a pasar el día con él, su familia y sus vecinos para conocer de primera mano su realidad, en una nación donde se habla de reducción en la cifra de homicidios, como si las personas no contaran, como si los muertos no se sumaran siempre. Y se habla de “tasas”. En Colombia salen a 40 homicidios al día, 38,8 por cada 100.000 habitantes, según cifras de la Organización de Estados Americanos (OEA). Es el doble de la media del continente, 10 veces superior a la tasa de EEUU y hasta 40 veces mayor que en países europeos como España. El Gobierno de Juan Manuel Santos dice estar preocupado por esta otra violencia, endémica, y ha asegurado que su objetivo es rebajarla a niveles de un dígito.

Colombia es un país de duros contrastes, donde la pobreza extrema es muchas veces causa directa de la violencia. Y que afronta el reto de definir qué tipo de sociedad quiere ser, desde la posición 150º en la clasificación de países que hace la ONU en función de la distribución de la riqueza, mientras se consolidan auténticas ciudades sin ley. Es el caso de Ciudad Bolívar. Aquí más de la mitad de los inmuebles alberga a una población que vive en situación de extrema pobreza y necesidad, lo que llaman estrato 1. Y el 40% entran en el estrato 2, de clase baja, como en el barrio de Sauces, donde llegamos.

Desde aquí se ve Cazucá, una de las zonas más deprimidas, donde han recalado todo tipo de refugiados. La estampa evoca sus orígenes, en un país con 3,8 millones de desplazados por la violencia –guerrilla, paramilitares, crimen organizado... y Ejército, forzando la huida de numerosos civiles, que no aguantan el fuego cruzado-. Son 100.000 desplazados en Ciudad Bolívar, uno de cada siete.

Más información en la revista de papel y en Kiosko y más

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica