La estrategia desislamizadora

05 / 01 / 2018 Nicolas Pelham
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Ola de secularización sobre los países árabes.

¿Conduces tú o conduzco yo?

Atención a los signos crecientes de retroceso del islamismo en Oriente Próximo en 2018. Habrá más personas en la región que redescubrirán lo que significa ser cosmopolita.

Una nueva generación desencantada con los movimientos religiosos desafiará su premisa de que el islam es la solución. En las elecciones de Irak, los partidos laicos aumentarán sus apoyos. Y convencidas de que el autodenominado Estado Islámico no volverá, las mujeres de Mosul se quitarán elkhimar, una prenda que cubre por completo el rostro, y volverán a las universidades, como las niñas a las escuelas.

Los clérigos egipcios se quejarán de la disminución de las congregaciones. Los dos emblemas del islam (la barba y el velo) tendrán menos presencia, y cada vez más cafés de El Cairo servirán alcohol.

La táctica del sultán

Debido al declive de la sharia, las mujeres tunecinas con maridos cristianos que viven en Europa podrán volver a casa gracias a una nueva ley que permite que se casen con hombres no musulmanes. Incluso Arabia Saudí está levantando la mano y permitirá que las mujeres conduzcan y vayan en bicicleta.

Los líderes de Egipto, Arabia Saudí y Emiratos tratarán de utilizar este sentimiento popular en contra de sus enemigos islamistas. Como los sultanes otomanos en el siglo XIX, los déspotas actuales de Oriente Próximo se subirán a esta ola de modernización para laminar a las instituciones religiosas y aumentar su propio poder.

Como parte de este proceso las autoridades reducirán la presencia de la religión en los espacios públicos. Por miedo a ser sacados para interrogarles en los controles, los hombres practicantes se afeitarán la barba y las mujeres renunciarán a los niqabs que les cubren la cara. Las autoridades usarán los medios públicos y los currículos escolares para promover las costumbres laicas, mientras que las minorías darán la bienvenida a que se alivie la presión islamista.

Los sociólogos informarán de que en algunas ciudades el sexo prematrimonial ya es la norma. Y las tasas de divorcio aumentarán, especialmente entre los cristianos de Egipto.

Las personas mayores censurarán este declive de valores, pero las autoridades destacarán los beneficios para el orden social de que haya salidas para la frustración sexual. Y es que el paro y la subida de los precios han puesto el matrimonio fuera del alcance de muchos jóvenes árabes. Los grupos proderechos civiles seguirán condenando la represión que se ejerce fuera de los márgenes del Estado, pero también saludarán el aumento del individualismo y de las libertades personales.

Nicolas Pelham: corresponsal en Oriente Próximo de The Economist

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica