Los Presupuestos, primera asignatura

05 / 01 / 2018 Luis Calvo
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Bruselas presiona por el déficit.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro

Cuando el pasado 1 de octubre estalló definitivamente la crisis institucional en Cataluña, el país entero se detuvo y buena parte de los temas pendientes se aparcaron hasta que las urnas hablasen. El más relevante de ellos, sin duda, los Presupuestos Generales de 2018. Las cargas policiales primero, pero fundamentalmente la aplicación del artículo 155 alejaron al PNV, socio fundamental del Gobierno para aprobar las anteriores cuentas, de la mesa de negociación presupuestaria. Sin ellos el Gobierno asumió que no sería posible repetir la mayoría que consiguió alumbrar las cuentas de 2017 y decidió prorrogar temporalmente los Presupuestos. Con todo lo que ello implica. No solo no se han podido actualizar para este año las partidas sociales, de educación o gastos corrientes. Tampoco el objetivo de déficit, permanentemente bajo la lupa de Bruselas. Hasta que se aprueben las nuevas cuentas, que reflejaban un objetivo del 2,2%, la cifra oficial será la misma que la prevista para el pasado año, un 3,1%. Eso supone superar ligeramente, al menos por el momento, el sagrado 3% que Bruselas marca como déficit excesivo y por mucho la cifra esperada para este año.

Sin embargo, la situación no parece que vaya a mantenerse en el tiempo. El Gobierno prevé que una vez alcanzada la normalidad dentro de Cataluña sea más fácil atraer al PNV a la negociación. Y no contempla que esta sea larga. La intención es contar con el nuevo presupuesto a finales de enero o principios de febrero. Junto a los nacionalistas vascos, el Ejecutivo espera cerrar con el voto favorable de Ciudadanos y Coalición Canaria. Al igual que en 2017, completaría la mayoría el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, que se presentó en coalición con el PSOE y se sienta dentro de su grupo parlamentario. No parece probable que ningún otro grupo se siente a negociar con el PP, por lo que la posición de todos los socios potenciales es de extrema fortaleza. Tanto Ciudadanos como los dos diputados canarios parecen dispuestos a pactar a cambio de concesiones, pero todos saben que sin los vascos no puede haber acuerdo. No parece que eso preocupe en exceso al Gobierno. Quizá el síntoma más claro de un futuro acuerdo al respecto sea la aprobación hace solo unas semanas de la actualización del Cupo vasco, un trámite fundamental para el Gobierno autonómico.

Si el acuerdo llega con rapidez y hay nuevos Presupuestos a principios de año, el Ejecutivo podría corregir la desviación del déficit hasta los criterios europeos. La Comisión, de hecho, cree que eso es lo que ocurrirá. Sus previsiones para España en 2018 son del 2,4%, solo dos décimas por encima de la senda marcada. Para 2019 bajaría hasta el 1,7%. La buena evolución deja a España entre los países cumplidores y aleja el fantasma de una nueva multa europea, incluso si se superan ligeramente las cifras marcadas. La propia Unión Europea ha reconocido en ocasiones el esfuerzo español por controlar el déficit. No hay que olvidar que en 2012 la cifra era del 10,47%.

Luis Calvo:redactor de Tiempo

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica