Un buen rap-a-polvo

19 / 01 / 2018 Sizwe Mpofu-Walsh (Johannesburgo, Sudáfrica)
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El lamento de un joven sudafricano.

Viendo cómo se desvanecen los sueños

Sudáfrica es un país de paradojas, donde las promesas y las esperanzas conviven con el desánimo y la decepción. Nadie siente estas contradicciones más profundamente que la juventud sudafricana. En su infancia, les vendimos el sueño del paraíso post apartheid, pero, a medida que se han hecho mayores, vemos cómo ese sueño se desvanece. Esta sensación brota en mis conversaciones con jóvenes sudafricanos de todo el país, desde Kimberley a Nelson Mandela Bay y desde Khayelitsha a Soweto.

A menudo, estas conversaciones (convertidas en libro y álbum de rap) convergen en el asunto de la corrupción. La imprudencia del presidente Jacob Zuma y su ruinoso mandato han despojado a las instituciones sudafricanas de su inocencia, y a los sudafricanos, de su ingenuidad. Cuando la Era Zuma termine, la cuestión será si las instituciones sudafricanas pueden recuperarse. La negatividad viene acompañada de resignación nihilista de todos con quienes he hablado. El fraude político no es el único problema. La grotesca desigualdad de Sudáfrica (la más alta del mundo) es otro de los temas preferidos de discusión. Estas conversaciones giran en torno al papel que la raza juega todavía en el reparto de oportunidades, a la lucha por la libre educación y a la reforma agraria.

En 2018, el principal desafío de Sudáfrica será diseñar una ambiciosa estrategia de crecimiento y redistribución, al tiempo que evita una caída en el autoritarismo. El tiempo se agota para ambos frentes.

Digo en mi álbum de rap que “la desigualdad, la pobreza y la angustia me han hecho pensar si hemos derrotado al apartheid”. Al principio, el hip-hop me parecía un extraño espejo para las paradojas sudafricanas, pero fue a través del rap que obtuve una visión única de las ironías de mi país: una vibrante cultura de libre expresión y debate y una celebración de opulencia ilusoria en una sociedad que desafía la ley de gravedad económica. A través del rap podemos ver la realidad de dos caras de Sudáfrica al descubierto: una briosa libertad al lado de una aplastante injusticia.

A simple vista, 2018 será un año convulso tras la conferencia del CNA, pero los problemas a los que se enfrenta la juventud de Sudáfrica seguirán siendo los mismos.

Sizwe Mpofu-Walsh: embajador de One Young World y autor del disco de rap y libro Democracia y engaño: diez mitos sobre la política en Sudáfrica (“Democracy and Delusion: 10 Myths in South African Politics”, Tafelberg, 2018)

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica