Nuevas líneas en el mapa del AVE

19 / 03 / 2010 0:00 JOSÉ MARÍA VALS jmvals.tiempo@grupozeta.es
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Este año se inaugurará la línea de Madrid a Levante. Las obras hacia Galicia y Extremadura siguen su curso y echa a andar la unión de Bilbao con Valencia.

Tan solo fue un lapsus, pero metió el susto en el cuerpo a más de uno. Fue hace poco más de una semana cuando el ministro de Fomento, José Blanco, tras visitar la estación provisional del AVE en Valencia, aseguró que a pesar de los recortes presupuestarios, el corredor de alta velocidad entre Madrid y el Levante sería una realidad “el año próximo”.

Con la que está cayendo en la economía en general y en los presupuestos estatales en particular, el anuncio heló la sangre a muchos de los presentes que se temían lo peor, es decir, un retraso en las obras. Pero no era así. La realidad es que al ministro le pasó lo que a muchos de nosotros cuando en las primeras semanas de año se enfrentan a escribir una fecha y aún dudan de si están en 2009 o 2010. El AVE entre Madrid y Valencia entrará en servicio este mismo año y así lo dejó claro José Blanco pocos segundos después del lapsus.

Este próximo verano comenzarán las pruebas en la línea, que tendrá paradas en Cuenca y Albacete, y que unirá Madrid y Valencia en una hora y treinta y cinco minutos. Pero esta no es la única línea nueva que se introduce en el mapa español del AVE. Es la más próxima en el tiempo, pero probablemente no es la que más sorpresas ha levantado entre los amantes del ferrocarril.

Quizás uno de los corredores más novedosos (ver mapa) es el que unirá el País Vasco con la zona de levante, donde, por cierto, tienen su segunda residencia miles de familias vascas. La línea, bautizada por Fomento como “corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo” reducirá, según los datos manejados por el Ministerio, de nueve horas y media a poco más de tres y media el tiempo de viaje entre Valencia y Bilbao. En estos momentos la Administración ultima los detalles técnicos para iniciar los trámites de construcción de esta infraestructura, cuyas obras serán anunciadas en breve.

Este corredor, por el que clamaban desde hace ya varios años asociaciones de defensa del transporte por ferrocarril, conectará con una línea de tráfico mixto (para pasajeros y mercancías) el Mediterráneo con el Cantábrico a través de Teruel, Zaragoza y el Valle del Ebro, con dos conexiones con el País Vasco y un enlace con Santander vía Bilbao.

Según destaca el Ministerio de Fomento, esta obra es de las que más contribuirán a vertebrar el territorio nacional y es la más larga de las proyectadas hasta ahora que no tienen a Madrid como punto de origen. Es una línea de las denominadas transversales, que unen puntos de gran tránsito de personas y mercancías sin pasar por la capital.

Situación actual

El corredor ya existe ahora, pero está atendido por trenes convencionales y con un trazado de vías y paradas que recorre 740 kilómetros a través de líneas complementarias unas de otras. Para dar servicio de alta velocidad algunos de los tramos tendrán que ser de nueva construcción y en otros se acometerán obras de adaptación.

Según tiene previsto Fomento, los nuevos trazados reducirán los tiempos de viaje a menos de la mitad, con lo que Valencia-Zaragoza se hará en menos de 2 horas; Teruel-Zaragoza en una hora;

Zaragoza-Logroño en menos de una hora; Zaragoza-Bilbao en una hora 45 minutos; Zaragoza-San Sebastián en menos de dos horas y Bilbao-Santander en unos 45 minutos. Para el ministro, según sus propias palabras, este corredor “será una pieza clave para relanzar el transporte de mercancías por ferrocarril, al mejorar la unión de España con Europa y del Cantábrico con el Mediterráneo”.

Pero no sólo el norte y el este están entre las nuevas líneas del mapa. El noroeste, una de las zonas a las que más ha costado históricamente llevar las infraestructuras de transporte, también está esta vez en los planes oficiales. De esta forma, el AVE entre Madrid y Galicia estará en servicio al completo a finales de 2015. Para ese año, ir de Madrid a Galicia se hará en tiempos que oscilarán –según Fomento– entre dos y tres horas, dependiendo de la ciudad gallega elegida como inicio o fin de trayecto.

Este corredor de AVE, previsto en el denominado acuerdo de Obradoiro, que fue suscrito por el Gobierno central y la Xunta de Galicia en julio de 2009, ha sido ratificado recientemente por el ministro de Fomento, quien ha asegurado que los recortes presupuestarios no afectarán a esta nueva línea.

De hecho, el pacto contiene un calendario de puesta en servicio del AVE gallego que se llevará a cabo por tramos. El primero será una realidad a finales de 2011, cuando podrá irse de Orense a Santiago en alta velocidad. Un año después, para 2012, está prevista la inauguración nuevas líneas que unirán ya las principales ciudades gallegas (Vigo, Coruña, Santiago, Orense, Lugo, Pontevedra y Ferrol). Después, para 2015, llegará su unión con el centro peninsular.

Banco de pruebas

Mientras todo esto ocurre, el Ministerio de Fomento ha previsto la puesta en servicio de un nuevo modelo de tren, encargado ya a Talgo y Bombardier, que será capaz de circular entre 180 y 250 kilómetros por hora, por ancho de vía normal o europeo, e incluso por tramos en los que no haya llegado siquiera la electrificación.

Según el Ministerio, se trata de una nueva tecnología, pionera en Europa, que se estrenará en Galicia y después se implantará en otros trayectos que corran la misma suerte que el gallego, es decir, se trata de una solución provisional para acortar sensiblemente los tiempos de viaje en los trechos en obras mientras termina la construcción definitiva.

Adif, el gran protagonista

La puesta en marcha de todos estos planes tiene como protagonista común a una empresa pública, el Administrador de Infraestructuras ferroviarias (Adif), que es quien finalmente canaliza las inversiones y termina explotando la red de ferrocarril. Según explican en esta compañía, algunos de los nuevos tramos de AVE son licitados directamente por el Ministerio de Fomento que, sin embargo, en algún momento de la obra se los traspasa a Adif.

Una de las grandes incógnitas que se han abierto durante las últimas semanas era saber si el recorte presupuestario exigido por Rodríguez Zapatero a todos los ministerios afectaría a Fomento y al calendario de ejecuciones previstas en la alta velocidad ferroviaria. La duda la ha despejado el propio José Blanco, quien a calificado al AVE de “prioridad de prioridades” para su departamento, a pesar del recorte en el gasto.

Tras el Consejo de Ministros que aprobó un recorte adicional de 5.000 millones de euros para el gasto de 2010, los técnicos ya calcularon que un tercio aproximadamente de esa cantidad va a corresponder a Fomento. Sin embargo, el propio ministro ha asegurado que no se escatimarán recursos para los proyectos de expansión de la red ferroviaria y ha añadido que para 2011 y 2012, ejercicios en los que el Estado tendrá que hacer un esfuerzo suplementario de reducción de gastos, el Ministerio prepara ya un plan de colaboración entre el sector público y el privado para mantener el ritmo inversor y el de construcción de nuevas infraestructuras de tren.

De momento, Adif mantiene sus planes de inversión que afectan no sólo a nuevas obras de líneas de ferrocarril, sino al mantenimiento de las existentes y a la transformación de una parte importante de las principales estaciones de la red española.

Cifras billonarias

En cifras concretas, esta empresa pública ha iniciado 2010 con un presupuesto previsto de inversiones de 7.204 millones de euros, o lo que es lo mismo, el equivalente a 1,2 billones de las antiguas pesetas. De esta cantidad, 5.766 millones de euros tienen como objetivo la implantación de nuevas líneas de alta velocidad.

Del resto de las inversiones previstas por Adif destacan los 1.130 millones de euros que irán a parar a actuaciones en la red ferroviaria de titularidad estatal, de los que 351 millones irán directamente a Galicia para garantizar el cumplimiento de los plazos de unión por alta velocidad entre Orense y Santiago.

Para poder llevar a cabo estas cuantiosas inversiones, Adif recibirá este año, si nada cambia en los próximos meses, algo más de 2.100 millones de euros del Estado como transferencia de capital y aportaciones a su patrimonio. El resto lo consigue la propia empresa vía beneficios, subvenciones de la UE y créditos.

COMENTARIOS

  • Por: Manuel Pérez 18/08/2011 0:51

    Ustedes informan que la alta velocidad Ourense-Santiago se estrenará en 2011, la de Vigo-Santiago-Coruña en 2012 y la de Ourense-Lubián en 2015. Si echaran mano de los Presupuestos de 2010 verían que el AVE Vigo-Santiago-Coruña (Sin Lugo ni Ferrol) tienen su final en 2013 y Lubián-Ourense en 2016. Por favor, un poco de seriedad.

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica