Los Franco, paraísos fiscales y grandes negocios

25 / 11 / 2013 11:03 Javier Otero
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Por primera vez sale a la luz una conexión de la familia Franco con uno de los paraísos fiscales: el nieto del dictador se asoció con una empresa radicada en las Islas Vírgenes para vender inmuebles en el este de Europa.

Llamativas aventuras empresariales de la familia Franco, con negocios que se extienden al extranjero y operaciones con sociedades en paraísos fiscales, junto con la discreta retirada a un segundo plano en otras empresas, salen a la luz ahora que se cumplen 38 años de la muerte del dictador.

Francisco Franco Martínez-Bordiú es la persona que lleva el mayor número de empresas de la familia. Este descendiente del general, que se cambió el orden de los apellidos para preservar el de su abuelo, ha tenido cargos en las compañías más importantes del grupo familiar. Entre ellas, Comerzia Soluciones Integrales de Comercio Electrónico está bajo su control absoluto, ya que consta como administrador único. Y es esta empresa en la que deposita sus mayores activos, de unos 20 millones de euros. Esta sociedad, por lo demás, protagonizó una operación que saca a la luz detalles interesantes de los negocios de esta familia.

La empresa de Francisco Franco Martínez-Bordiú, junto con la sociedad Tring Properties, radicada en el Reino Unido, compró a Altadis (la antigua Tabacalera) su filial Tabacmesa en 2007 por 9,5 millones de euros. Tabacmesa se dedicaba mayoritariamente al negocio de las tiendas libres de impuestos en países del este de Europa. Con la entrada de estos países en la Unión Europea, estos negocios empezaron a declinar, pero sus activos inmobiliarios sí que tenían valor.

Conexión con las Islas Vírgenes.

Así que Comerzia y Tring Properties se hicieron con el 100% de las acciones de Tabacmesa. Tring Properties es una empresa radicada en Londres pero que tiene como propietario, a su vez, a Vamfield Alliance, una sociedad radicada en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas. Las empresas que interponen sociedades en paraísos fiscales lo hacen a menudo para ocultar a sus auténticos propietarios. Tring Properties, socio en esta aventura de la empresa de Franco Martínez-Bordiú, Comerzia, vendió en 2008 a esta última el paquete que acababa de comprar meses antes, según dejan constancia en las cuentas anuales de Tabacmesa. De esta manera, Tring Properties, la empresa cuyo propietario es una sociedad radicada en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes, aporta desde Londres casi cuatro millones de euros necesarios para la operación de compra de Tabacmesa. Un año después, el dinero sale de vuelta vía Londres.

En el camino hay que destacar que Comerzia y Tring Properties compraron Tabacmesa en julio de 2007. Al final de ese ejercicio la sociedad que adquirieron obtuvo unos beneficios de unos 5,5 millones de euros, porque la venta de los activos de empresas de Rumanía y otros países del Este en las que participaba le supusieron unos ingresos de unos 6 millones de euros. Unos 3,5 millones se pagaron en dividendo al anterior accionista, una filial de Altadis, y los otros dos millones quedaron de remanente en las cuentas. Ese año Tabacmesa no tenía actividad comercial, solo ingresó los dividendos que le reportaron estas ventas. Al año siguiente, en 2008, obtuvo 2,9 millones por el mismo concepto y los beneficios ascendieron a 2,7 millones de euros. Una rentabilidad alta: un 45% sobre fondos propios.

El asunto fue, además, tormentoso, ya que un socio de Franco Martínez-Bordiú no firmó las cuentas de 2007 y, como atestigua el Boletín Oficial del Registro Mercantil, pidió explicaciones por estas ventas (por ejemplo de las empresas Andradi y Frontera, filiales de Tabacmesa en el Este), que no fueron autorizadas por el consejo de administración de Tabacmesa. Tampoco se informó de las condiciones ni del destino del dinero. Específicamente se pidió cuentas sobre “el dinero que ha sido traído a España”, así como de “todos y cada uno de los importes en dinero efectivo que a fecha actual se encuentran en depósito o inversiones realizadas en el extranjero”.

Además, existían otras discrepancias, entre las que se encontraba el traslado del domicilio social de Tabacmesa al edificio familiar de la familia Franco, en la calle Hermanos Bécquer de Madrid, donde radican otras empresas de los Franco. En la convocatoria a una junta de accionistas se da cuenta de que Franco Martínez-Bordiú ha llevado “la administración y gestión de hecho por cuenta de Tabacmesa, en la sociedad  Andradi Com”, en la que no dejó actuar a su socio. Todo ello llevó a este a no dar su visto bueno a los números de ese año, aunque lo hizo al año siguiente, cuando se reformularon. Estas cuentas, sin embargo, no se depositaron en el registro mercantil hasta el año 2010. Tabacmesa no ha presentado cuentas posteriores al ejercicio 2008.

Francisco Franco Martínez-Bordiú, el nieto del dictador, no ha ocupado nunca puesto en el consejo de administración de Tabacmesa. Sin embargo, su hijo, Francisco Franco Suelves, sí fue administrador de esta sociedad hasta ser nombrado presidente en el año 2010 en sustitución del anterior, José Javier Arenas Miralles, un hombre de confianza de la familia que aparece en otras de las empresas del clan de los Franco.

Dejar el primer plano.

Francisco Franco Martínez-Bordiú, para otros Francis Franco, parece dejar el primer plano de alguna de sus empresas. Era, hasta febrero de este año, consejero de la sociedad Oceans Eleven. La empresa, curiosamente, fue creada en 2002, el año siguiente al estreno de la película del mismo nombre que protagonizaron George Clooney y Brad Pitt, sobre una banda de estafadores que pretenden vaciar la caja fuerte de un casino de Las Vegas. La sociedad fue creada, en principio, por el gestor Luis Miguel Triguero. Muy poco después fue dirigida por la familia Franco, ya que estaba controlada en principio por la sociedad Cauce, adquirida por esta.

En el consejo de Cauce se sentaban Carmen Franco, la hija del dictador, y su vástago, Francis Franco. A Luis Miguel Triguero, por lo demás, se le conoce más porque su nombre aparece en varias empresas protagonistas de la trama Gürtel. Algunas de ellas relacionadas con Jacobo Gordon, amigo de Alejandro Agag, el marido de Ana Aznar. Triguero también vendió otra sociedad a la hija del expresidente del Gobierno, aunque esta sin relación con el caso de corrupción protagonizado por el Partido Popular.

En Oceans Eleven, que según declara se dedica al alquiler de plazas de garaje, Francis Franco ha dejado este año su puesto de consejero. En su lugar, la empresa está ahora dirigida por Francisca Carbonell y Juan Carlos Santos Dutrey. Se trata de dos personas que han aparecido antes en otras empresas relacionadas con la familia Franco.

Otras empresas de la familia.

Este ha sido el último caso en el que el nieto del general da un paso atrás en su presencia en los negocios familiares. También dejó de ser consejero el año pasado en la sociedad Ficeme, donde tenían acciones varias sociedades de la familia, y ha sido sustituido, igualmente, por Francisca Carbonell, Santos Dutrey y el abogado Pedro José Mejías Villatoro, que también está relacionado con otras sociedades de la familia del dictador.

En lo que se refiere a las personas con cargo en las empresas relacionadas con los Franco destaca Francisca Carbonell, que ha sustituido a Francis Franco en dos sociedades. Carbonell está en total en seis sociedades donde aparecen miembros de la familia Franco o que tienen su domicilio social en la casa familiar de la calle Hermanos Bécquer de Madrid. Entre estas sociedades se encuentra la empresa Cauce, matriz a su vez de otras empresas de la familia y donde la matriarca, Carmen Franco Polo, es consejera. Tiempo publicó el pasado mes de mayo que Carbonell fue propietaria de suelo en los terrenos de Alcorcón donde se pretende construir el megaproyecto del casino Eurovegas, del magnate Sheldon Adelson. La recalificación de estos terrenos está relacionada, a su vez, con lo que se conoció como el Tamayazo, la fuga de dos diputados regionales del PSOE (uno de ellos Eduardo Tamayo, que dio nombre al caso) que dio la presidencia de la Comunidad de Madrid a Esperanza Aguirre. Un miembro de los Franco estuvo asociado en un despacho de abogados de José Esteban Verdes, que mantuvo numerosas conversaciones telefónicas con los tránsfugas.

Verdes también participó en la recalificación de una inmensa finca de la familia Franco en Arroyomolinos. Se trata de Valdefuentes, el buque insignia de la fortuna familiar, heredada del dictador, aunque este la puso a nombre de unos testaferros cuando la adquirió. Curiosamente, Franco sí puso a su nombre otras propiedades. Para la promoción de esta finca, los Franco se asociaron con Fidel San Román, un constructor muy bien relacionado e implicado en la operación Malaya de Marbella, seguramente el caso de corrupción urbanística más importante del país. La familia Franco obtuvo por las operaciones realizadas con esta finca unos 23 millones de euros, cuando antes de la recalificación el valor de la misma era de 1,6 millones.

Según los papeles privados del dictador que publicó Tiempo el año pasado, Franco tenía una fortuna de 34 millones de pesetas en 1940 que mantuvo durante años, aunque menguó en unos diez millones en los años cincuenta, coincidiendo con la compra de la finca Valdefuentes, en la que invirtió precisamente diez millones de pesetas.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

  • Por: zahara 03/08/2017 22:40

    Ah que rico es vivir así, del dinero sangriento, en lugar de buscar corruptos en otros países deberían dedicarse a realizar la búsqueda de todo estos activos producto de la sangre del pueblo español y expropiarlo para entregarlos a los ciudadanos españoles en servicios, que bastante sufrió en esa guerra civil y se vieron en la necesidad de salir huyendo a otros países de los cuales denigran ahora. Tremendo “NOBLE” el Español.

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica