Los cuadros de los que mandan en España

02 / 09 / 2015 Javier Memba
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El hombre se define por los objetos de los que se rodea. Estas son las obras que tiene en su despacho la gente de poder en España. Y hay casi de todo.

Retrato de Carlos III

Recién tomada la cartera, Íñigo Méndez de Vigo, el nuevo titular de Educación, Cultura y Deporte mandó retirar de su despacho un retrato de Unamuno que pintó José Gutiérrez Solana. La decisión ha llamado la atención sobre los tesoros pictóricos que hay en los despachos esenciales. No en vano, el poder tiene uno de sus síntomas más sutiles en estos cuadros que parecen escrutar al visitante en los gabinetes de los gobernanes. Así, a los observadores más atentos, no se les pasó por alto cierto detalle: bajo el mandato de José María Aznar, ornamentaban el palacio de la Moncloa maravillas de la Real Fábrica de Tapices, lienzos llegados de El Prado, mobiliario suntuoso y otras filigranas cedidas temporalmente por Patrimonio Nacional. Fue Ana Botella quien se ocupó personalmente de la decoración. Pero más allá de la presunción de la entonces primera dama, todo ese esplendor de la decoración y el mobiliario aludían a la grandeza de la España de otros tiempos, siempre en el afán de Aznar. Cuando su sucesor ocupó el palacio, todas aquellas maravillas, totalmente ajenas al talante de José Luis Rodríguez Zapatero, volvieron a El Prado y a Patrimonio Nacional. La pintura figurativa dio paso a la abstracta (llegada del Reina Sofía) y las paredes, antes tan recargadas, a cierto minimalismo. Veamos ahora qué es lo que hay en las paredes del poder español de ahora mismo.

CARLOS III CON ARMADURA

Apenas Felipe VI ocupó su despacho, hizo que quitaran un lienzo de Jean Ranc que mostraba al joven infante Felipe de Borbón, futuro Felipe I Parma. El cuadro había presidido la estancia mientras la ocupó su padre. En su lugar, el nuevo rey puso este retrato de Carlos III. A decir de su mentora, la historiadora Carmen Iglesias, es uno de sus predecesores favoritos. Como se puntualizó en su momento, aunque Carlos III fue un monarca absoluto, fiel a ese despotismo ilustrado del que es un claro ejemplo, también puso en marcha reformas sobresalientes. Favoreció la investigación científica, reformó la docencia y convirtió Madrid en una ciudad limpia y moderna. El lienzo fue pintado por uno de los grandes: Antón Raphael Mengs, en 1765.

LOS JUGADORES DE CARTAS

Jugadores de cartas de Soroya F

En realidad, Jesús Posada tiene dos despachos: uno para trabajar como presidente del Congreso cuando no está en el Hemiciclo y otro para recibir a las visitas. En este segundo destaca este lienzo de Joaquín Sorolla, Jugadores de cartas. También hay dos tapices costumbristas inspirados en los cartones del artista flamenco David Teniers. Y no faltan alegorías a la Prudencia, la Fortaleza, la Justicia y la Templanza, que han de ser virtudes inherentes a su cargo.

RETRATO DE UNAMUNO

Retrato de Unamuno de Gutiérrez Solana F

He aquí el lienzo del escándalo, una de las cumbres de José Gutiérrez Solana. El artista pintó al rector de la universidad de Salamanca en 1936. En 1986 la obra fue comprada por el Estado por 20.000.000 de pesetas, cuando iba a ser subastada en la sala madrileña de Sotheby’s. De inmediato pasó a integrar las colecciones del Reina Sofía. Fue trasladada al despacho del titular de Cultura en 2002, bajo el mandato de Pilar del Castillo. Desde entonces había acompañado a todos los titulares del cargo. Apenas se supo de su retirada, todo fueron comentarios suspicaces e ironías acerca del desalojo del retrato del sabio por parte del máximo responsable de la cultura del país. Tanto fue así que, en su primera comparecencia ante la Comisión de Educación del Congreso, Íñigo Méndez de Vigo tuvo que dar explicaciones: “El retrato estaba en un sitio muy oscuro y lo he llevado al despacho de al lado, donde hay otro de Valle-Inclán. Tiene cierta gracia que don Miguel vea a don Ramón. Les miro y me parece que don Miguel sonríe a don Ramón”.

LA ABUELITA DEL ABRAZO

El abrazo de Juan Genovés F

Carmena recuerda tanto que Madrid es la única ciudad que levanta un monumento al abrazo que su nieta le dice que parece “la abuelita del abrazo”. El abrazo (1976), el lienzo de Juan Genovés que inspira la obra a la que se refiere la alcaldesa, fue todo un símbolo de la izquierda en la Transición. Origen de un cartel que colgaba en las paredes de cientos de antifranquistas que abogaban por la reconciliación, también lo hacía en el despacho de la calle de Atocha, nº 55, que cofundó Manuela Carmena. Fue allí donde un grupo de pistoleros de la extrema derecha, el 24 de enero del 77, perpetró una de las matanzas que marcaron la Transición.

EL ATLETA CÓSMICO

El-atleta-cosmico-de-dali-que-_54410525463_54374916805_576_694 F

Encargado por el Comité Olímpico a Dalí con motivo de los Juegos Olímpicos de México en 1968, este óleo es una reinterpretación del Discóbolo de Mirón. La obra entusiasmó al entonces príncipe Juan Carlos nada más verla. Cuando el COE resultó no tener dinero para pagar al artista, su vicepresidente, Anselmo López, decidió comprar el cuadro él y dejarlo en depósito en Patrimonio Nacional. No mucho después, el lienzo colgaba en el despacho de don Juan Carlos. Y allí permaneció, entre los retratos del futuro duque de Parma y Alfonso XIII, hasta que Anselmo López falleció en 2004 y sus herederos lo reclamaron.

RETRATO DE PABLO IGLESIAS

arroyo-ST(pablo.iglesias) (1) F

Esta litografía de Eduardo Arroyo, que José Luis Rodríguez Zapatero puso en su despacho de Ferraz nada más abandonar La Moncloa, también apareció en alguna foto del despacho de Rubalcaba. No obstante, puede que el expresidente sea más afecto al artista. Entre los libros de su gabinete de Moncloa destacaba un catálogo de Arroyo. 

LE GRAND SORCIER

854_20120119_f8102e71-3940_H1_20111129_01733c71jpg_560 F

Menos dado a los cambios estéticos y a la sutilezas artísticas que algunos miembros de su Gobierno, Mariano Rajoy no ha tenido ningún problema en conservar este aguafuerte de Joan Miró, fechado en 1968, que ya colgaba en el segundo despacho que ocupó en La Moncloa Rodríguez Zapatero. Desde entonces, en Presidencia abunda la pintura abstracta. Hasta un total de 117 obras tiene cedidas el Reina Sofía a ese edificio.

APEGO A LA TIERRA

Homenaje de Picasso a Max Jacob y mío a Picasso óleo sobre lienzo F

No sabemos si Ramón Luis Valcárcel, el vicepresidente del Parlamento Europeo, se ha llevado a su oficina en Estrasburgo este bodegón de Ramón Gaya, uno de los grandes artistas murcianos, que decoraba su despacho en la presidencia del Gobierno autónomo. El cuadro destacaba entre otras obras dedicadas a la huerta, pues allí solo tenía cabida el arte que exaltaba la región de Murcia. Homenaje de Picasso a Max Jacob y mío a Picasso, rezaba el título de aquella obra que era, a su vez, un homenaje del presidente a su tierra natal.

EL CANTOR CIEGO

Cantante ciego de Goya F

Una de las colecciones de Goya más importantes del mundo es propiedad del Banco de España. Es más, la colección de arte de esta casa, integrada por obras que van desde el siglo XV hasta nuestros días, daría para llenar un museo, que además prolongaría hasta Cibeles ese eje madrileño que ahora va desde Atocha hasta el Thyssen. En lo que a Goya se refiere, su relación se remonta a sus retratos de Carlos III, fundador del Banco de San Carlos, origen del Banco de España. El pintor de Fuendetodos fue accionista de la casa porque parte de su trabajo se remuneró con acciones. El despacho de Luis M. Linde, actual gobernador de la entidad, está decorado por tres estampas de Goya adquiridas en 1985: Bárbara diversión, Pequeño prisionero y El cantor ciego. Puestos a hablar del despacho del gobernador, también se impone dar noticia de una cuarta obra de arte. Se trata de La virgen de Lirio de Cornelis van Cleve. Fue comprada en 1787 por 7.000 reales de vellón.

EL TÀPIES DE MAS

15047508837_8f55cca860_o F

Convencido de que Tàpies fue el artista “más radicalmente catalán en su pensamiento, su expresión y sus referentes; y al mismo tiempo el más universal por lo conocida que era su obra internacionalmente y por su lenguaje”, nada más lógico que la sala de Gobierno de la Generalitat esté presidida por un Tàpies titulado Les quatre cròniques. Dentro de esta misma tónica, el despacho del presidente está decorado por otro Tàpies, fechado en 1988. Cataluña adelante sería la traducción al español de su leyenda.

FELIPE V

Retrato de Felipe V de Juan García de Miranda F

Las grandes pinacotecas no tienen espacio para exponer todos sus tesoros. Por ello ceden algunas de ellas a las embajadas y los despachos oficiales. En el gabinete del ministro Rafael Catalá cuelga este retrato de Felipe V original de Juan García de Miranda, uno de los grandes del barroco español. Salvo que el ministro también lo haya cambiado últimamente, este lienzo, que decora desde hace décadas el despacho del titular de Justicia, es una de las cesiones más antiguas del Museo del Prado.

UN HALLAZGO

San Gerórino leyenmdo una carta de Georges Latour F

Recién nombrado director del Cervantes, César Antonio Molina se quedó tan impresionado con todas las obras de arte que allí se guardaban que ordenó su inventario. Le llamaba  la atención un lienzo expuesto en el despacho del administrador. Examinado el cuadro por técnicos del Prado, resultó ser San Jerónimo leyendo una carta de Georges de La Tour, uno de los grandes del barroco francés, de quien la pinacoteca madrileña ya guardaba una obra considerable.

UN CLÁSICO

SM_El_Rey_Don_Felipe_VI F

Lo único que permanece es el cambio”, dice el fotógrafo Dany Virgili, autor del retrato oficial del Rey que cuelga en el despacho del ministro de Asuntos Exteriores. Siendo la Corona una institución que representa la continuidad en la Jefatura del Estado, sorprende que alguien que piensa de esa manera haya sido el elegido para llevar a cabo el retrato oficial del Rey. Bien es cierto que a Virgili le avalan los retratos de Mariscal y otros notables de nuestra sociedad. También sorprende que sea esta gran fotografía del monarca la obra que más destaca en el gabinete de José Manuel García Margallo en el Palacio de Santa Cruz. En estos despachos oficiales, lo más frecuente es que el retrato del soberano se encuentre en un pequeño marco.

DOS MUJERES

1225814506_g_0 F

Hay constancia de la pasión que Cristina Cifuentes y su marido sienten por el gran Hergé. Tanto es así que la obra que más destaca en el gabinete de la presidenta de Madrid es un reproducción de una estampa de Tintín y el fiel Milú, que ha pintado el esposo de Cifuentes. Todos se fijaron en el primor con que ella misma se llevó el cuadro cuando abandonó la delegación del Gobierno en la capital. Bien distinto fue el caso de Rita Barberá. En 2008 dio orden de colgar en su despacho una Sagrada Familia de Juan de Juanes –uno de los grandes artistas del Renacimiento valenciano– que procedía del Museo de Historia de la ciudad. Fue otra de las polémicas desatada por la entonces alcaldesa de la capital del Turia. Barberá se defendió aduciendo que dicha pintura pertenece “al entorno municipal”.

UN CAMPEÓN PARA DEPORTE

arroyo1 F

Sorprende ver los vínculos existentes entre la gestión deportiva y el arte que guardan los despachos oficiales. Durante mucho tiempo, el Consejo Superior de Deportes organizó una bienal que, bajo el lema de El deporte en las bellas artes, dio a conocer un buen número de obras inspiradas en estas disciplinas. En su mayoría fueron adquiridas por la organización. Ese fue el caso de este óleo sobre lienzo que, con el título de La fuerza del destino, Eduardo Arroyo –gran amante del boxeo– dedicó al púgil estadounidense Willie Pep, campeón de los pesos pluma en 1946. Hoy destaca entre las obras que decoran el despacho de Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica