Letrados a dedo en el Constitucional

08 / 10 / 2012 11:16 Clara Pinar
  • Valoración
  • Actualmente 2 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 2 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

El Constitucional, el Supremo y el CGPJ asientan su trabajo en la labor de 185 expertos, muchos de los cuales no son jueces o fiscales ni son seleccionados por oposición.

En la trastienda de la nobleza de las instituciones judiciales escasean los jueces y son numerosos los puestos de confianza. El cuerpo técnico, los letrados, que asisten en sus funciones a los magistrados del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo y a los vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), está formado en muchos casos por expertos jurídicos como catedráticos de universidad o abogados, sobre cuyos informes y opiniones descansan decisiones judiciales y que no son exactamente letrados de carrera. Por el contrario, y según el tribunal del que se trate, existen muchos de estos expertos que llegan como personal de confianza de un determinado magistrado. Fuentes del Constitucional consideran normal que los magistrados quieran rodearse de personas cuya valía conocen de otros ámbitos -especialmente de la universidad- por medio, además, de un sistema de elección que favorece la discrecionalidad en la contratación que la ley reconoce a los magistrados. Son ellos mismos quienes, en el caso del Constitucional, pueden proponer una determinada candidatura al Pleno del que forman parte, o, en el caso del CGPJ, elaborar la terna sobre la que posteriormente se pronunciará el Pleno de este órgano.

Los magistrados y vocales apoyan su trabajo en los informes y opiniones que emite el cuerpo de letrados de cada institución -100 para cinco vocales del CGPJ, 40 para 12 magistrados en el Constitucional y 35 para los 80 magistrados del Supremo- que, con un sueldo equiparado al de un magistrado -47.494 euros brutos anuales, según un informe de la Comisión Europea para la Eficacia de la Justicia- son clave para la organización de los trabajos de tribunales como el Constitucional, donde cada año entran alrededor de 9.000 nuevos casos.

Sin embargo, no todos son iguales en cuanto a su carrera profesional y, sobre todo, por la forma en la que terminan convirtiéndose en elemento indispensable. Así, mientras que los 100 letrados que asisten los trabajos de los 20 vocales del CGPJ lo son de carrera, los 80 magistrados del Tribunal Supremo -entre ellos el presidente y los presidentes de las cinco salas- tienen cierta “discrecionalidad” a la hora de elegir a parte de los 35 letrados que trabajan con ellos. Fuentes judiciales indican que no todos están adscritos por oposición al Supremo, sino que hay otros que han accedido a él por un concurso de méritos y mediante decisión del Pleno del Supremo.

“Personal de confianza”.

Donde más capacidad de selección tienen los magistrados es en el Tribunal Constitucional, donde la ley les permite designar letrados “libremente en régimen de adscripción temporal” entre funcionarios abogados, profesores de universidad, magistrados o fiscales. Según la Memoria de 2011, a día de hoy la mayoría de letrados del Constitucional son “coyunturales” o “personal de confianza”, tal y como se refiere a ellos una fuente del tribunal. Son elegidos por el Pleno “a petición” de un magistrado en particular y, como ocurre para los otros letrados en los demás tribunales, su trabajo es examinado cada tres años por el Pleno -pasado “por la ITV”-. No es nada habitual que ninguno pierda su puesto de forma involuntaria. Igualmente, también es frecuente que no agoten los nueve años de mandato, puesto que lo normal es que antes sean llamados a otro destino más relacionado con su perfil -bien a una universidad en el caso de los catedráticos bien a un juzgado, en el caso de secretarios judiciales o jueces-.

El trabajo en el Constitucional de estos expertos, que no tienen por qué ser jueces, es especialmente importante y con implicaciones importantes en los fallos judiciales, puesto que son clave para aligerar el trabajo de un tribunal en el que entran todos los años alrededor de 9.000 nuevos casos. La secretaría general se encarga de repartirlos en dos sentidos: por un lado, se encarga de asignar un ponente del asunto entre los distintos magistrados, pero previamente asigna el tema entre los letrados, que son los encargados de informar detalladamente sobre el caso al magistrado para que este decida si lo admite o no o si lo transfiere a otro compañero.

La norma general es que todos los letrados, de carrera o temporales, son elegidos por un periodo que va desde los 10 años del CGPJ a los 9 del Constitucional, a lo largo de los cuales pasan por evaluaciones cada tres años. En el Constitucional se considera normal que con la llegada de los nuevos magistrados estos lleven consigo a personal de confianza, que, tal y como ocurre en la actualidad, proviene muy a menudo de la universidad, puesto que son profesores y catedráticos. La norma, en todo caso, es que tienen que ser funcionarios.

“Letrados personales”.

Un exvocal del CGPJ explica a Tiempo que en el caso del órgano de gobierno de los jueces, el acceso de los letrados se produce siguiendo el mismo método que en cualquier otro nombramiento: se abre una convocatoria a la que puede concurrir todo aquel que cumpla los requisitos y de ahí se selecciona una terna que se eleva al Pleno -a los 20 vocales- que a la postre son los encargados de decidir qué centenar de personas se convertirá en letrado del Consejo. A pesar de que son los mismos vocales quienes seleccionan a los letrados, este exvocal niega que el proceso en este órgano tenga las dosis de discrecionalidad -de elección personal- que existen en el Constitucional, con sus “letrados personales”. Ocurre los mismo en el Supremo, donde se destaca que ni siquiera hay un letrado por cada uno de sus 80 magistrados. Todos ellos trabajan para las distintas salas, sin adscripción a ninguna persona en particular.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica