La gestación subrogada sale del limbo

15 / 02 / 2017 Antonio Rodríguez
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Los partidos políticos se plantean legalizar esta técnica con la que mil españoles nacen al año en el extranjero. El sitio más garantista es California, pero allí cuesta 120.000 euros.

Matthew Broderick y Jessica Parker (padres de tres hijos). La famosa pareja tuvo un primer hijo por métodos naturales, pero las siguientes gemelas fueron concebidas en una matriz ajena

Fernando lo tiene claro tras haber sido padre de dos hijos –I. de cuatro años y M. de uno– con su marido, Andrés. “Es la mejor decisión que he tomado en mi vida”, asegura a TIEMPO. “Cuando nació mi primera hija sentí que había conseguido lo que había venido a hacer en este mundo: ser padre. Es felicidad pura la que nos dan, como todos los hijos a unos padres”. En 2010 vio en un programa de televisión el caso de un ciudadano español que había logrado ser padre en Estados Unidos mediante gestación subrogada. Los mal llamados vientres de alquiler están prohibidos en España desde 2006, con la ley socialista de reproducción asistida, y solo se conocían los casos de famosos como Sharon Stone o el matrimonio formado por Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick, pero ese año 2010 el Ministerio de Justicia permitió de facto que los españoles pudieran buscar descendencia con esta técnica en el extranjero, al fijar la Dirección General de Registros y Notariados una serie de requisitos para que los consulados pudieran inscribir a los niños nacidos por gestación subrogada.

Los requisitos más importantes eran –y son a día de hoy– que la técnica se lleve a cabo en un país donde esté regulada, que uno de los padres sea español y que exista una resolución judicial dictada por un tribunal competente en el que se determine la filiación del recién nacido. Este último trámite solo lo cumple Estados Unidos en la actualidad, de manera que aquellos países que permiten a los extranjeros ser padres por maternidad de sustitución –Canadá, Reino Unido, Grecia, México (solo en el Estado de Jalisco), Ucrania y Rusia– o donde existe un vacío legal –no se acepta pero tampoco se prohíbe, caso de Tailandia o Kazajistán–, al final resulta que los padres se encuentran con que el consulado inscribe en el registro como madre legal a la persona que ha dado a luz, y no a la que en realidad es la madre biológica.

Este hecho obliga a esta última a iniciar los trámites de adopción del niño cuando llega a España, un proceso que se suele dilatar varios meses y que, en ocasiones, complica la vida de los padres. Por ejemplo, se han dado casos de guarderías que han pedido la autorización de la gestante para aceptar al bebé. También de jueces que han exigido la presencia física de la misma antes de dar luz verde a la adopción que reclama la madre española. De ahí que la opción de Estados Unidos sea la más demandada, pese a que la factura puede llegar hasta los 120.000 euros.

California lleva más de 40 años con una ley pionera que es la más garantista. Allí se necesita un abogado, una agencia de donantes, una de gestantes y una clínica de fertilidad, que en el caso de Fernando y Andrés fue la encargada de coordinar a la donante y a la gestante, ya que había que esperar a que ambas coincidieran en el ciclo menstrual para que, una vez el embrión quedase fecundado, se pudiera llevar a cabo la inseminación en la gestante de forma inmediata. En este sentido, la gestación subrogada está muy pautada en dicho Estado.

Así, los futuros padres se pueden entrevistar con potenciales donantes y gestantes, y estas últimas eligen a su vez a qué familia quieren ayudar a tener un hijo. Asimismo, las gestantes tienen que haber sido madres antes de participar en este proceso y si han sufrido embarazos o partos complicados es posible que el médico de la clínica de fertilidad no las considere aptas para estos procesos. Las gestantes deben aportar un historial médico y firmar los documentos formales de paternidad fruto de la fertilización a la que se va a someter de forma voluntaria. Si la gestante está casada, su marido también tiene que dar su consentimiento. Una vez que ha nacido el bebé, y con la sentencia de conformidad en la mano, los futuros padres acuden al hospital para que preparen el certificado de nacimiento, paso previo a la inscripción del niño en el consulado como ciudadano español.

No hay palabras para describir la gratitud y emoción de poder haber sido padres por gestación subrogada en dos procesos distintos. Intentamos primero una adopción internacional pero era un proceso largo, tedioso, incómodo, con pocas facilidades”, relata Fernando. Todo el proceso previo al nacimiento de un bebé por gestación de sustitución puede durar una media de dos o tres años si los padres van por la vía de Estados Unidos, mientras que la adopción internacional puede conllevar el triple de tiempo en el mejor de los casos. Para Fernando y Andrés, el nacimiento de su segundo hijo se redujo a un año, pues pudieron prescindir de las agencias de intermediación y ya tenían congelados los embriones del primer proceso de fecundación en la clínica de fertilidad de California. Gracias a ello, pudieron reducir en un 40% la factura final.

Otro aspecto que se cuida en Estados Unidos es la atención psicológica de la gestante, quien tiene derecho a un mínimo de tres meses de seguimiento tras el parto, entre otras cosas. Por ejemplo, la comunicación entre los futuros padres con las gestantes y donantes es totalmente abierto al deseo de las partes, aunque el último supuesto sea menos frecuente. “La comunicación es decisión de cada uno, aunque en nuestro caso es algo muy natural. Hacia las gestantes estaremos eternamente agradecidos, son muy importantes para nosotros”, subraya Fernando antes de recordar que su primera hija vivió por Skype la mayor parte del embarazo de su hermano. Además, insiste en que es muy importante que se abra el debate en España ante una realidad social que está ya en la calle.

Entre 800 y 1.000 niños españoles nacen al año en el extranjero gracias al boom de la gestación subrogada, según los datos de la Asociación Son Nuestros Hijos, que dirige el ginecólogo Pedro Fuentes, quien participó esta semana en un acto con Ciudadanos en el que el partido naranja se comprometió a negociar una ley sobre esta técnica con el resto de partidos. Albert Rivera es más partidario de una legislación como la de Canadá, que se basa en el altruismo pleno de la gestante. No será un camino de rosas en el Congreso de los Diputados, porque la gestación subrogada provoca división en todas las formaciones –a excepción de Ciudadanos–, llegándose al insólito punto de que una parte del PP, la más conservadora y afín a los postulados de la Iglesia católica, coincide en su rechazo a los vientres de alquiler con el ala más feminista del PSOE y Podemos, que están secundadas por asociaciones como No Somos Vasijas, que defiende que las mujeres “no se pueden alquilar o vender de manera total”.

La discusión dentro de las filas populares se debe al congreso nacional de este fin de semana, al que han llegado una serie de enmiendas a la ponencia social que pilota Javier Maroto, quien se mostró a favor de una regulación al respecto para que muchas parejas con problemas de fertilidad no viajen al extranjero en busca de esta vía. Le siguieron en apoyos otros primeros espadas del ala liberal como Cristina Cifuentes, Esperanza Aguirre, José Antonio Monago o Alberto Núñez Feijóo. Por contra, la exdiputada y exportavoz de Asuntos Sociales del Partido Popular, Lourdes Méndez, presentó una enmienda en contra de esta práctica con el argumento de que supone “una nueva forma de explotación que atenta contra la dignidad de la madre”.

En las filas socialistas, la portavoz de Igualdad en el Congreso, Ángeles Álvarez, fue inflexible al respecto: “Estoy en contra de cualquier práctica que vulnere los derechos de las mujeres. Y esto los vulnera”. Mientras, la secretaria de Análisis Político de Podemos, Carolina Bescansa, consideró que la maternidad subrogada atenta “contra la concepción de la libertad de las mujeres”, si bien matizó que la postura de la formación morada sobre este asunto está en “proceso de construcción”.

Para Aurora González, presidenta de la Asociación por la Gestación Subrogada en España, la tendencia dentro del PP y Ciudadanos es decantarse por el apoyo, mientras que en la izquierda “aún falta debate”, aunque las posiciones no son monolíticas. “Cuando hay un tema que causa dos puntos de vista tan dispares hay que buscar un punto de encuentro”, recomienda González, para quien la solución pasa por una regulación “garantista y muy respetuosa con los derechos de todos, en especial con el de las madres gestantes” que no tiene por qué seguir el modelo californiano a pies juntillas. En su opinión, hay que defender la “autonomía” de la gestante durante todo el proceso de concepción y, sobre todo, tiene que ser una persona con una situación “socioeconómica estable” para que su motivación no sea mercantilista. En este sentido, se sugiere una “compensación” económica como la que tienen las mujeres que donan óvulos (de 1.500 a 2.000 euros por 15 días de tratamiento), los hombres que hacen lo propio con el esperma (unos 600 euros), o las personas que se ofrecen para consumir medicamentos en fase experimental.

En California, las gestantes reciben alrededor de 2.800 euros por cada uno de los nueve meses de embarazo. La Asociación por la Gestación Subrogada en España también ve esencial que la gestante haya sido madre previamente, no solo para que la mujer que va a dar a luz sepa cómo es un embarazo y el posterior parto, sino para que el equipo médico sepa cómo responde su cuerpo a un proceso fisiológico como es la gestación.

Entre las agencias intermediarias, una de las más conocidas es Gestación Sustituta, con diez años de experiencia y un asesoramiento en exclusiva para las familias que quieren tener hijos en Estados Unidos. Sara Altamirano, una de las asesoras legales de este despacho que inicialmente se llamó Vientre de Alquiler España (VAE) hasta que el término vientre de alquiler quedó estigmatizado, insiste en que las defensoras de la maternidad subrogada en España no quieren implantar el modelo de Ucrania, Rusia o India, sino el de EEUU. “Pedimos que la gestación subrogada sea altruista, pero no gravosa. Faltaría más que pidiera a una señora que me va a dar lo más grande de mi vida, que se pagase todo durante el embarazo. Es absurdo”, asevera Altamirano, antes de lamentar que un sector del feminismo ponga el grito al cielo con los vientres de alquiler por el aspecto económico y se llegue a “equiparar” a las gestantes con las prostitutas.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

  • Por: Anónimo 15/02/2017 19:25

    Hacen falta niños españoles en España. Si una pareja heterosexual o una mujer sola no pueden gestar niños por un problema médico (útero extirpado, quimioterapia, u otro problema de salud que lo impida), o una pareja de dos hombres o un hombre solo desean formar una família (no pueden al no tener útero lógicamente), no entiendo por qué hay que ponerles trabas. Si matar un feto viable al que le late el corazón es legal en España si a la madre no le viene bien parirlo, no se por qué permitir que una mujer ayude voluntariamente a formar una família a quien no puede hacerlo (poniendo las debidas condiciones y exigencias como en estados unidos de américa), debe prohibirse. ¿Alguien cree que habrá un niño más deseado y querido por sus padres que el fruto de esa gestación subrogada? Nadie prohibe a un maltratador, a una toxicómana, o a un asesino terrorista, el tener hijos. Hay mujeres que maltratan a sus hijos, y siguen quedándose embarazadas y acumulando niños. La administración se limita a ir quitàndoselos conforme van llegando al hospital con palizas, quemaduras de cigarrillos, intoxicaciones etc. Pero se les permite seguir teniendo más y más. Y a éstas personas que estan dispuestas a hipotecarse de por vida y viajar muy lejos para ser padres, no se les puede ayudar. Si hay justicia en España que baje Dios y lo vea.

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica