Pánico en la ciudad del pecado

06 / 10 / 2017 Luis Calvo [Foto: David Becker/AFP]
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Las Vegas (Estados Unidos).

Foto: David Becker/AFP

Un solo hombre, desquiciado, y una identificación personal. En Estados Unidos no se necesita mucho más para provocar una masacre. Solo con su carné, Stephen Paddock logró llenar el pasado domingo una habitación del hotel Mandala Bay con 23 armas y cientos de balas. Desde allí disparó a miles de personas que asistían a un festival de country a solo unos cientos de metros. Muchos pensaron que eran fuegos artificiales hasta que la música paró y empezaron a oírse los gritos de los heridos. Entonces corrieron. Antes de que llegara la Policía a su habitación Paddok se había suicidado dejando, hasta ahora, 59 muertos a su paso. No necesitó ni siquiera un motivo. Solo un carné.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica