Hacienda le pita penalti al fútbol

27 / 06 / 2017 Javier Otero
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Cristiano Ronaldo declarará ante el juez a finales de julio y la fiscalía denuncia a Mourinho. Los impuestos traen de cabeza al fútbol.

Leo Messi. Foto: Albert Bertran, Atlántico Press y César Manso/AFP

El continuo goteo de casos en los que futbolistas de máximo nivel se ven en apuros judiciales por sus problemas con Hacienda ha alcanzado uno de sus hitos con la adición de los casos de Cristiano Ronaldo y el exentrenador del Real Madrid José Mourinho. El delantero del Real Madrid ha anunciado su decisión de pagar los 14,7 millones de euros que le reclama la Agencia Tributaria como muestra de buena voluntad, aunque sigue manteniendo su inocencia. Ya antes han tenido problemas grandes astros como Leo Messi, en este caso del Barcelona. Las estructuras de sociedades en paraísos fiscales para buscar los resquicios para minimizar la parte de los multimillonarios fichajes de los jugadores que se queda Hacienda es la fuente de los problemas.

Los últimos casos afectan al agente más importante del mundo del fútbol, el portugués Jorge Mendes, que intermedia en los fichajes y crea los instrumentos fiscales de los que se sirven jugadores y entrenadores. Antes de Ronaldo y Mourinho se han visto implicados en investigaciones Radamel Falcao, Fabio Coentrao, Pepe o Ángel Di María. Este último ha llegado a un pacto con la fiscalía por el que acepta el pago de dos millones de euros de multa y un año de cárcel, con lo que evitará previsiblemente el ingreso en prisión al no contar con antecedentes. El fichaje de Neymar, compañero de Messi en las filas culés, ha contado con un tortuoso camino judicial en el que el Barça ha sido condenado a pagar una multa de 5,5 millones de euros por dos delitos fiscales por su fichaje, además de ser acusado de corrupción en los negocios por esta misma operación.

La denuncia contra el exentrenador del Real Madrid y la noticia de que Cristiano Ronaldo tendría que declarar el próximo 31 de julio se conocieron prácticamente a la vez. Sobre Cristiano Ronaldo pesa un presunto fraude de 14,7 millones de euros al ocultar parte de sus derechos de imagen. El propio Mendes tendrá que declarar el 27 de junio como investigado en el caso de Falcao. El más importante de los agentes futbolísticos mundiales está en el punto de mira de la Justicia española. El Tribunal Supremo señaló, en la sentencia del caso Messi, que era difícil de comprender que no se hubiera investigado el papel de los asesores fiscales de los jugadores.

Los técnicos de Hacienda, asociados en Gestha, contemplan varios escenarios penales para Cristiano Ronaldo, desde la entrada en prisión a no hacerlo en el caso de que colaborara de forma extraordinaria, reconociera los delitos y pagara las multas acordadas. Este es el que señalan en el entorno del futbolista. Las multas mínimas establecidas alcanzan los 28 millones de euros.

La práctica principal por la que la Agencia Tributaria les pone en su punto de mira son los entramados empresariales a través de los que los futbolistas canalizan la mayor parte de sus ingresos. Con estas estructuras ingresan gran parte de ellos considerados como derechos de imagen. Así se beneficiaron durante años de la conocida como Ley Beckham, una norma que regulaba el tratamiento fiscal de los directivos extranjeros que venían a trabajar a España. El primer fichaje que se acogió a esta regulación fue David Beckham, cuando aterrizó en el Real Madrid.

Con esta normativa, los futbolistas solo tributan a un tipo del 24% de sus ingresos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, cuando en una situación normal, sus millonarias retribuciones harían que pagaran el doble. El 24% es igual a lo que tributan por IRPF los que tienen unos ingresos brutos en torno a los 55.000 euros anuales.

Ahora, el problema que tiene, por ejemplo, Cristiano Ronaldo, es que con la Ley Beckham los futbolistas se escudaron ante Hacienda con el argumento de que el gran caudal de ingresos que obtienen por derechos de imagen lo obtienen por contratos en el extranjero. Ahí vienen las discrepancias en la interpretación. Si no fuera por la Ley Beckham, Hacienda podría haber cobrado impuestos por todas las rentas que obtuvieran los futbolistas por la firma de cualquier contrato de imagen o patrocinio, o por cualquier inversión en cualquier otro país.

Durante la inspección de Hacienda, el delantero del Real Madrid presentó el famoso modelo 720 por el que se declaran los bienes en el extranjero. Están valorados en 203 millones de euros. Por ellos tendrá que presentar la declaración sobre el Impuesto de Patrimonio, pero debido a su residencia en Madrid, donde el tributo está bonificado al 100%, no tendrá que pagar nada. 

Reducción de condena

Los técnicos de Hacienda señalan que en estos grandes fraudes de deportistas o artistas la investigación tarda demasiado pero, sobre todo, se limita a solo un impuesto en un máximo de tres años (a diferencia de otras personas anónimas), con lo que si satisfacen la deuda y reconocen los hechos dentro del plazo de dos meses de la citación como imputados, ven reducida su condena de prisión por debajo de 24 meses, que conlleva que no entren en prisión al no tener antecedentes penales. Esta vía de escape, según estos técnicos, hace que quien pretende defraudar no se vea disuadido de hacerlo, ya que siempre puede salvarse en el último momento.

La planificación fiscal de Cristiano Ronaldo la realiza la empresa Gestifute, del poderoso agente Jorge Mendes, que es la que representa a mayor número de grandes jugadores de fútbol. El problema está en los contratos de imagen que incluyen España. En ese caso hay que adjudicar una parte de su rendimiento a la declaración de la renta española. La discrepancia está en qué cantidad hay que declarar en España. El despacho del agente Jorge Mendes se queja de que no existen criterios para este cálculo en la norma, ni hay jurisprudencia. Por eso, los asesores fiscales decidieron un método que había utilizado Cristiano Ronaldo en su etapa como jugador en la liga inglesa y aceptado por las autoridades tributarias de ese país. Así, consideraron que el 20% de los ingresos de los contratos que incluyen España los debía declarar en el país en el que residía.

zumaamericasseventeen687188-F

 Jorge Mendes. Fotos: Albert Bertran, Atlántico Press y César Manso/AFP

El despacho de Mendes desvela que eligieron ese porcentaje a pesar de que dos informes encargados a especialistas españoles calculaban que el impacto en España de esos contratos de imagen se encontraría realmente entre el 6,1% y el 8,53%. El ejemplo más claro que se puede usar es el de los patrocinios. En el de Nike, esta marca invirtió en España con la imagen de Cristiano Ronaldo 143 millones de euros, frente a los 2.051 millones de euros en el resto del mundo. La inversión en España supone el 6,6% del total de esta marca. Existen otros métodos de cálculo, como el que extrae las audiencias del Real Madrid en España y el resto del mundo, o incluso los seguidores en Facebook o los tuits sobre Cristiano Ronaldo.

Gestifute, la empresa del intermediario Jorge Mendes, cree que Hacienda ha utilizado, sin embargo, otros criterios, como el hecho de dónde se graban los anuncios publicitarios o dónde se juegan los partidos relacionados con la cesión de imagen.  Con eso, el porcentaje pasaría del 20% que ha aplicado Gestifute al 50%. La Agencia Tributaria considera que hay otros 32 millones de euros que obtuvo realmente dentro de España, por lo que le reclama 8 millones referidos a las cuotas de 2011 a 2013, según la denuncia de la fiscalía. Los representantes del jugador se quejan de que se trataría de una mera discrepancia que se debe decidir en el terreno meramente administrativo, y que no tiene relevancia penal.

Además, según la tesis de Hacienda, el jugador habría realizado otra maniobra, con el pago en un solo año, en 2014, de los ingresos recibidos por la empresa Tollin, la que cobra los derechos de imagen, por un total de 11,5 millones de euros, por los que pagó una cuota de 2,8 millones. Se trataba de las cantidades recibidas por los derechos de imagen en 2014 obtenidas por Tollin, la empresa radicada en las Islas Vírgenes, de 2009 a 2014, y las que obtuvo directamente el jugador, y no su empresa, por los derechos de 2015 a 2020. La Agencia Tributaria cree que debería haberla pagado cada año a los que se refería el contrato. Gestifute replica que no se trata de una maniobra de elusión fiscal, y que, en cualquier caso, si se siguiera el criterio de la Agencia Tributaria, el fisco español hubiera ingresado menos, incluso si se le sumaran intereses de demora. La Agencia Tributaria no lo ve así y cree que las sociedades como Tollin, de Cristiano Ronaldo, radicada en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes, son una mera artimaña (no tienen actividad alguna) para ocultar la cantidad exacta de los ingresos por derechos de imagen. El pasado mes de mayo el Tribunal Supremo confirmó la condena a 21 meses de prisión y multa de dos millones de euros a Leo Messi por tres delitos contra la Hacienda Pública por los que defraudó 4,1 millones de euros por la explotación de sus derechos de imagen, que ocultó a través de una red de sociedades en el extranjero, gracias a las que evitó pagar a Hacienda por los contratos de imagen que se realizaron.

Cristiano Ronaldo ingresó en concepto de derechos de imagen que incluyen el territorio español un total de 62,3 millones de euros entre 2009 y 2014. El más importante de ellos es el de Nike, que alcanza prácticamente los 18 millones de euros en ese periodo.

38873431_60-F

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante una comparecencia en el Senado. Foto: José Luis Roca

Primeros casos

En los primeros casos en los que se descubrieron estos procedimientos salieron a la luz diferentes modos de sobrepasar el 15% del límite sobre los ingresos totales que pueden ser declarados como derechos de imagen. Se trataba de pagos a empresas en el extranjero por parte de los clubes de fútbol, como le ocurrió al Atlético de Madrid. 

Los agentes de Gestifute han señalado que, por su parte, Mourinho pagó más de 26 millones de euros en impuestos, con un tipo medio superior al 41% y firmó actas de conformidad con Hacienda en 2015 relativas a los ejercicios 2011 y 2013 y acta con acuerdo sobre el ejercicio 2013, para ello han distribuido los certificados de Hacienda en los que se señala que está al corriente de sus obligaciones tributarias. El entrenador tuvo que pagar 1,1 millones de euros adicionales a Hacienda. La Fiscalía de Madrid, sin embargo, ha presentado una denuncia ante los juzgados por presuntos delitos contra la Hacienda Pública por valor de 3,3 millones de euros.

Una vez que las investigaciones de Hacienda llegan a puerto y, con la ley desmontada por cambios legales posteriores, Cristiano Ronaldo presentará este año por primera vez una declaración de la renta 2016 más cercana al común de los mortales, el IRPF en lugar de el Impuesto sobre la Renta de los No Residentes (IRNR). Cercana si no se tiene en cuenta su nivel de ingresos, claro.

GettyImages-161629728-F

Mourinho. Foto: Albert Bertran, Atlántico Press y César Manso/AFP

Ronaldo y Mourinho, ante Hacienda 

El futbolista Cristiano Ronaldo y el entrenador José Mourinho han hecho públicos documentos como los certificados de estar al corriente de sus obligaciones fiscales o la declaración del primero sobre bienes en el extranjero. 

Certificado-Hacienda-Cristiano-Ronaldo-F
Certificado-Hacienda-Mourinho-F
Declaración-Cristiano-Ronaldo-F
Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica