Españoles que triunfan en Hollywood

19 / 10 / 2016 Pedro Antonio Navarro
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Los últimos éxitos internacionales de los cineastas españoles no son casuales. Una larga lista de directores, guionistas, acto-res, diseñadores y creadores de todo tipo llevan años trabajando con grandes resultados en la meca del cine

El cine español puja fuerte en el mercado internacional de la industria del cine. El estreno en todo el mundo de la esperadísima última obra de Juan Antonio Bayona (Un monstruo viene a verme) se ha visto recompensado con un rotundo éxito de crítica y altísimas recaudaciones en las salas. No se trata del primer pleno de este brillante director, que ya asombrara con El orfanato o la deslumbrante Lo imposible, y al que Hollywood ya ha llamado para hacerse cargo de la secuela de Guerra Mundial Z.

Pero no es Bayona el único compatriota que se ha movido como pez en el agua por la meca del cine. Muchos otros directores, actores, guionistas, directores de fotografía, operadores de cámara y hasta animadores triunfan, han triunfado o, cuando menos, han desarrollado parte de su trabajo en los estudios más famosos del mundo. Es el caso del director Nacho Vigalondo, con una nominación al Oscar por su cortometraje 7:35 de la mañana, que se estrenaba con Supercrooks, una adaptación de un cómic de Mark Millar, y que también ha rodado en California Open Windows, con Elijah Wood como protagonista. También el sevillano Paco Cabezas rodaba Tokarev, fichado por Nicolas Cage, protagonista y coproductor de la cinta y estrenaba del mismo modo Mr. Right, con Sam Rockwell y Tim Roth, mientras recibe alrededor de ochenta guiones al año de Estados Unidos. Hace un par de años, Jaume Collet-Serra dirigía Sin escalas, con Liam Neeson a la cabeza del reparto, mientras que Juan Carlos Fresnadillo se ponía al frente de la secuela de 28 días después, titulada 28 semanas después. Junto a ellos también han destacado los hermanos Álex y David Pastor con Infectados, su primer trabajo en Hollywood, con la participación de Chris Pane y la televisiva Piper Perabo. Un camino similar al de Luis Berdejo, que con solo tres cortometrajes en su haber rodaba The New Daughter, con Kevin Costner de protagonista. El primer español considerado como una gran estrella por los grandes estudios y con acceso a muchos papeles protagonistas fue Antonio Banderas. Ha tomado parte en grandes cintas como Philadelphia, Entrevista con el vampiro, Evita, y ha llegado a dirigir (Crazy in Alabama). Javier Bardem, por su parte, se estrenaba en Estados Unidos con Antes que anochezca (2000), encarnando a Reinaldo Arenas, un poeta cubano homosexual y disidente, papel por el que recibía una nominación al Oscar. Lo logró en 2007 como mejor actor secundario por su papel de malo malísimo en No es país para viejos.

Penélope Cruz, que ha mantenido romances con estrellas como Tom Cruise, ahora cuenta con tres nominaciones al Oscar y ganó uno por su papel en Vicky Cristina Barcelona. Paz Vega consiguió un papel en la película Spanglish, en 2004, y años después repetía en The Spirit, compartiendo reparto con Eva Mendes, Samuel L. Jackson y Scarlett Johansson. También ha actuado en Triage y Burning Palms.

Jordi Mollá ha tomado parte en filmes estadounidenses interesantes. Llegó a compartir pantalla con Penélope Cruz en Blow, y también ha actuado como secundario en Dos policías rebeldes II y El Álamo. Otro tanto le ha sucedido a un gran actor como Luis Tosar, que aparece en grandes producciones como Corrupción en Miami o Los límites del control.

Junto a ellos, en los últimos tiempos, con mayor o menor éxito, otro buen elenco de intérpretes españoles han trabajado en diversas producciones hollywoodenses. Así han sido los casos de Aitana Sánchez Gijón (Un paseo por las nubes, El maquinista), Elena Anaya (Van Helsing, Dead Fish), Maribel Verdú y Carmen Maura (Tetro, del director Francis Ford Coppola), Unax Ugalde, Elsa Pataki, Santiago Segura, Eduardo Noriega (En el punto de mira, El último desafío), Victoria Abril, Ariadna Gil (Apaloosa), Ivana Baquero, Assumpta Serna (tras su interpretación en Orquídea salvaje acabó teniendo un papel en la serie televisiva Falcon Crest), Óscar Jaenada (Piratas del Caribe 4, La fría luz del día), Daniel Brühl (Malditos Bastardos, Capitán América), Claudia Traisac, Miguel Ángel Muñoz, Álex González (X-Men: primera generación), y hasta la inclasificable Ana Obregón, que apareció junto a Bo Derek en Bolero.

Los precedentes

Pero antes de que esta nueva generación española realizase su trabajo en los míticos estudios de Hollywood, muchos otros nacionales ya los habían pisado y, en diversos casos, hasta se habían instalado en tierras californianas, en las que desarrollaron la mayor parte de su vida profesional.

Para las generaciones un poco más maduras, en el recuerdo quedan otras estrellas hispanas que ya triunfaban al otro lado del charco en las décadas de los años 50 y 60 del siglo XX. Cosechaba éxitos Sara Montiel, o Sarita Montiel, el nombre artístico que la manchega universal utilizó durante su estancia en aquellas latitudes. Su primera película, Veracruz, estrenada en 1954, constituyó todo un éxito. Después solo rodaría dos largometrajes más en Hollywood, donde fue famosa por sus romances y por su matrimonio con el gran director Anthony Mann. Posteriormente Sarita regresaría a España, donde prosiguió su carrera cinematográfica con el estatus de una gran estrella.

Otro gran actor español con proyección internacional que pervive en la memoria de aquellos que superan la treintena fue Fernando Rey. Realizó varias intervenciones en el cine estadounidense, pero su consagración definitiva llegaba en 1971 con su perversa interpretación del malvado en French Connection. Contra el imperio de la droga, donde daba réplica a Gene Hackman, una de las figuras del star system.

Ahora bien, muy pocos de los vivos recordarán a las grandes figuras españolas en Hollywood de un pasado más remoto. Con el final del cine mudo, los estudios californianos comenzaron a cambiar su estrategia comercial. El cine sin palabras conseguía una proyección mundial, pero la llegada del sonoro, antes de la invención del doblaje y de los subtítulos, hizo replantearse el modelo de producción de películas. Los directivos de las grandes compañías decidieron rodar cintas en diversos idiomas para no perder su cuota de mercado en los países de habla no inglesa.

Con esta decisión, un gran número de actores españoles –y también algunos directores y guionistas– desembarcaron en las productoras estadounidenses. Aunque ese no fue el caso del gran Antonio Moreno (1887-1967), actor madrileño que emigró a EEUU muy joven e hizo su primer largometraje en 1913. Considerado un sex-symbol masculino y por quien se acuñó el término de latin lover, se convertía en una gran estrella del cine mudo. Fue partenaire de grandes actrices, como Greta Garbo, Gloria Swanson, Pola Negri, Clara Bow y Marion Davies.

Ya con el sonoro llegaba Conchita Montenegro (1911-2007). Interpretó a la primera Concha Pérez de La mujer y el pelele, personaje que luego llevaría a la pantalla Marlene Dietrich en The Devil is a Woman (1935), de Josef von Sternberg. La Metro Goldwyn Mayer la llevaría a Hollywood en 1930, donde la donostiarra triunfó a lo largo de una extensa filmografía. El mallorquín Fortunio Bonanova (1895-1969), cantante de ópera, tuvo su primera presencia en la pantalla con Don Juan (1924). Estuvo presente en casi sesenta películas, algunas de ellas, auténticas joyas de la historia del cine, como Ciudadano Kane, Sangre y arena, El cisne negro, ¿Por quién doblan las campanas? o Perdición.

El desembarco

Otra gran actriz española, Catalina Bárcena (1891-1978), proveniente del teatro, fue contratada por la Fox en los años 30, en un caso similar al de Rosita Díaz Jimeno (1911-1986), llamada en este caso por la Paramount, donde realizó decenas de películas.

Valentín Parera (1895-1986) sí llegó para las producciones en español exclusivamente, a partir de 1930, al igual que Julio Peña (1912-1972), actor de cine y teatro, que empezó su carrera en 1930 con Doña mentiras y hasta mediados de los años treinta se dedicó a actuar en producciones americanas habladas en español.

Soledad Jiménez (1874-1966) empezó su carrera en Hollywood a finales de los años veinte del pasado siglo, interviniendo en más de 60 películas hasta los primeros años 50. Participó en rodajes de películas tan destacadas como The Cock-Eyed World (1929), dirigida por Raoul Walsh, o Bordertown (1935), protagonizada por la mítica Bette Davis. José López Rubio (1903-1996) fue escritor, director de cine y actor. Su labor como guionista de cine empezó en Hollywood, en 1930, Triunfó. Fue elegido miembro de la Real Academia Española desde 1983, y obtuvo la Medalla de oro a las Bellas Artes en 1995.

Otros oficios cinematográficos

Actualmente triunfan en el cine norteamericano directores de fotografía españoles, como Eduard Grau, escogido por Tom Ford para hacerse cargo de la fotografía de Un hombre soltero (2009), con Colin Firth y Julianne Moore. Ha rodado con Emily Blunt, Kristin Scott Thomas o Margot Robbie; ha realizado la fotografía del videoclip de Lady Gaga Born This Way y se ha hecho cargo de la calidad de imagen de Sufragistas. Pero, sin duda, uno de los más grandes directores de fotografía de Hollywood de todos los tiempos fue el ya desaparecido Néstor Almendros. Era reclamado por los grandes cineastas de la época. Su gran momento llegaba con Días de cielo, dirigida por Terrence Malick, película gracias a la cual alcanzó la fama internacional y ganó un Oscar. Decidió filmar solo durante 20 minutos al día, en la hora crepuscular, lo que dificultó notablemente el rodaje, pero consiguió un resultado mágico. En su carrera consiguió otras nominaciones a la estatuilla por sus trabajos en Kramer contra Kramer, El lago azul y La decisión de Sophie.

También cuenta con representación española el apartado de bandas sonoras. El murciano Roque Baños pone la música en las cintas dirigidas por Spike Lee. Otro tanto le ocurre a Lucas Vidal, un madrileño que está al frente de un estudio en Los Ángeles donde produce siete bandas sonoras al año. Y en Los Ángeles podemos encontrar a Victoria de la Vega, asistente de Hans Zimmer, el factótum de la música para cine en Estados Unidos. Aunque antes que a estos jovenzuelos, Hollywood había dado la bienvenida a otros genios españoles de la música para que ilustrasen muchas de las películas producidas. Así ocurrió con el valenciano José Iturbi. Pianista, compositor, director de orquesta y hasta actor. Llegó contratado por la Metro Goldwyn Mayer, y se interpretaba a sí mismo en los musicales en los que apareció en la década de los 40. Trabajó junto a Frank Sinatra y Gene Kelly, con Xavier Cugat, y en Three Daring Daughters (1948), de Fred M. Wilcox, fue el protagonista de la película junto a la famosa cantante y actriz Jeanette MacDonald.

Caso aparte fue el del ya nombrado Xavier Cugat. Violinista de talento extraordinario, llegó completamente arruinado a Estados Unidos y llegó a formar parte de la aristocracia de Hollywood. Pese a relaciones con la mafia, se hizo un gran nombre. Apadrinó la primera grabación en estudio de Frank Sinatra. Dirigió el primer corto sonoro de la historia, Cugat y sus gigolós, una pequeña pieza que se estrenó en 1928 y en la que está al frente de la orquesta con la que triunfaba entonces en las salas de Los Ángeles. También fue el descubridor de Dean Martin y Jerry Lewis. Cugat vendió 48 millones de discos y apareció en 25 películas.

España y los Oscar

El primer Oscar para un español llegaba en 1969, y no se le adjudicó a ningún actor, director, guionista o director de fotografía, sino a un inventor. Juan de la Cierva y Hoces, sobrino de su homónimo inventor del autogiro, consiguió el Oscar honorífico por su trabajo de investigación en 1969, que le llevó al diseño de un estabilizador óptico, llamado dynalensk, que compensaba el movimiento de la cámara suprimiendo desenfoques y vibraciones. El segundo galardonado también contaba con ilustres antecedentes familiares. Antonio Cánovas del Castillo, sobrino nieto del famoso político del siglo XIX, obtuvo el Oscar al mejor vestuario por su primera participación en el mundo del cine, en la película de 1971 Nicolás y Alejandra. El siguiente llegaría para un director artístico, Gil Parrondo. De hecho, cuenta con dos Oscar, como Pedro Almodóvar, aunque los consiguió antes que el director manchego. En 1970 ganó el Oscar a la mejor dirección artística por la cinta bélica Patton, y en 1971 se hizo con otra estatuilla por Nicolás y Alejandra. Buñuel fue el primer director español que obtuvo reconocimiento internacional. Ganó en 1972 el Oscar a la mejor película extranjera con una cinta francesa: El discreto encanto de la burguesía.

Como ha quedado dicho más arriba el director de fotografía más solicitado por el cine estadounidense, Néstor Almendros, ganó el Oscar a la mejor fotografía en 1978 con Días del cielo de Malick. José Luis Garci fue el primero en conseguir para España el Oscar a la mejor película extranjera con Volver a empezar, en 1982, una hazaña que repetiría Fernando Trueba, en 1992, con Belle Époque. Pedro Almodóvar tiene dos estatuillas, al igual que Gil Parrondo. En 1999 ganó el Oscar a la mejor película extranjera con Todo sobre mi madre, y volvería a conseguirlo en 2002 con Hable con ella, aunque en esta ocasión, en la categoría de mejor guion original. Su última nominación fue en 2006 con Volver.

Alejandro Amenábar, nacido en Santiago de Chile, que estudió Imagen y Sonido en la Universidad Complutense de Madrid, conseguía el Oscar a la mejor película extranjera en 2005 con Mar adentro, el profundo relato de la muerte del tetrapléjico Ramón San Pedro. Javier Bardem se convertía en el primer intérprete español que ha conseguido un premio de la Academia. Se hacía con el Oscar al mejor actor secundario por su papel en la cinta de los hermanos Coen No es país para viejos, en 2007. Por otro lado, la película El laberinto del fauno lograba el Óscar al mejor maquillaje (David Martí y Montse Ribé) y a la mejor dirección artística (Eugenio Caballero y Pilar Revuelta) en la ceremonia de 2008. Un año después, la actriz Penélope Cruz era premiada con el Oscar a la mejor actriz de reparto por su papel en la extraña película Vicky Cristina Barcelona, dirigida por Woody Allen.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

  • Por: Anónimo 06/01/2017 17:24

    http://dutasterideavodartonline.org/ - dutasterideavodartonline.org.ankor <a href="http://online-purchaselevitra.net/">online-purchaselevitra.net.ankor</a> http://20mg-cheapest-pricelevitra.net/

  • Por: Anónimo 05/01/2017 19:05

    http://dutasterideavodartonline.org/ - dutasterideavodartonline.org.ankor <a href="http://online-purchaselevitra.net/">online-purchaselevitra.net.ankor</a> http://20mg-cheapest-pricelevitra.net/

  • Por: Erick Barker 19/10/2016 18:48

    Bueno, los actores triunfan gracias a su belleza física. Los que trabajan detrás de cámaras triunfan gracias a que son buenos en lo que hacen y a que tienen buen gusto, es decir, eligen a personas muy bellas para que trabajen como actores y hacen con ellos buenas películas. Es obvio que estos españoles triunfen en Hollywood.

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica