El PSOE enfanga su precampaña

21 / 04 / 2017 Luis Calvo
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

La carrera por el liderazgo socialista ha comenzado con el cruce de reproches y acusaciones entre Pedro Sánchez y sus dos rivales, Patxi López y Susana Díaz. El exsecretario se reivindica como único garante de la izquierda.

Para Pedro Sánchez y su equipo solo existen dos opciones: o gana él, el garante de las izquierdas, del PSOE del siglo XXI y único capaz de ganar las elecciones al PP, o el futuro del PSOE será hundirse hasta la tercera fuerza, quién sabe si más allá. El arranque de su precampaña como candidato oficial ha dejado claro que los sanchistas no pretenden hacer prisioneros. Ven el PSOE en dos colores: nosotros frente al resto, los del PSOE caduco, aquel que dejó gobernar al PP. Da igual que dentro del resto esté Patxi López, el mismo al que el propio Pedro Sánchez propuso hace poco más de un año como presidente del Congreso y que le acompañó hasta el último día como miembro fiel de su Ejecutiva.

Miembros de las otras dos candidaturas, e incluso algunos socialistas ajenos a cualquier aspirante, están convencidos de que el tono se recrudecerá en las próximas semanas. Creen que la estrategia de Sánchez pasa por tensar el partido lo máximo posible cuestionando cualquier decisión de la gestora, sea sobre el censo, las condiciones del debate o la campaña. La intención, aseguran, es presentarle como víctima del aparato, controlado por sus rivales, y de paso empujar a López hacia Susana Díaz para, si quita votos a alguien, que sea a la presidenta andaluza.

Los ataques contra el exlendakari no solo provienen de Sánchez. Desde su equipo se ha tratado de ningunear la candidatura de López, pensada como vía alternativa al duro enfrentamiento entre Sánchez y Susana Díaz. En opinión de los colaboradores del madrileño, la unidad que propone el expresidente del Congreso, el “llevarnos bien”, no es un proyecto político. La carga era de fondo y es el argumento que marcará el discurso de la campaña sanchista: hay tres candidatos, pero solo dos proyectos, dos modelos de partido sobre la mesa, el suyo y el de Susana Díaz.

Por supuesto, la respuesta del exlendakari y su equipo no tardó en llegar y certificó la ruptura total entre su candidatura y la del que fuera su secretario general. Patxi López pidió “un poquito de humildad” a quien se ha erigido por su propia cuenta en “repartidor de proyectos” y candidato de la militancia. “¿Los demás [candidatos] no somos de los militantes, de izquierdas o del siglo XXI?”, cuestionó en un llamamiento para alejarse del “barro” donde cada vez más se sitúa el debate de las primarias.

Susana: “Gané y bien”

Tampoco se quedó callado el equipo que rodea a la presidenta andaluza, Susana Díaz, casi divertido por la idea de que Sánchez es el único con posibilidades de vencer al PP. Recordaban que Sánchez ha contado cada uno de los procesos electorales de su mandato como derrotas sin paliativos, cada una mayor que la anterior. No solo aquellos dos en los que se presentaba personalmente, los dos peores resultados históricos del PSOE. También en las municipales y autonómicas de 2014 o en las gallegas y vascas de 2016. Dos años y medio al frente del PSOE, cuatro fracasos en las urnas. En ese periodo, argumentan, solo hubo una victoria, la de Susana Díaz en Andalucía, que arrebató al PP y recuperó la posición de primera fuerza. La propia presidenta se encargó esta semana de responder escuetamente a Sánchez: “La única vez que fui candidata, gané y bien”.

El censo y los avales

En la misma semana de arranque del proceso, sin que haya comenzado siquiera la recogida de avales, el cruce de acusaciones augura una carrera electoral caliente, sin piedad entre candidatos. Aunque la campaña propiamente no ha comenzado, los aspirantes multiplican sus actos y es raro el día que el intercambio de reproches no copa algún titular. Será un mes de polémicas constantes marcadas por tres fechas. La primera tendrá que ver con el censo, aún provisional a falta de incluir las últimas altas y que independientemente de cómo termine, en Ferraz creen que Sánchez utilizará para abrir una nueva batalla.

La segunda, con la presentación de avales, que Susana Díaz quiere convertir en una previa de las primarias. Aunque según los datos provisionales, del censo (187.630 militantes) el número necesario para proclamarse candidato será de 9.368, nadie duda que la presidenta andaluza lo convertirá en una muestra de fuerza. Sirven de ejemplo las primarias andaluzas de 2013, cuando eran necesarios 6.860 y Díaz presentó cerca de 22.000, asfixiando a los otros aspirantes. Los equipos de López y Sánchez, sin embargo, quitan peso a la carrera de avales y emplazan para el día de la votación. Pese a que se llegó a aventurar que una tercera posición en la recogida de avales haría retirarse a López, desde su candidatura sostienen una y otra vez que habrá una papeleta con su nombre en la votación final.

Por último, ya en plena campaña, probablemente en una fecha intermedia entre el 9 y el 20 de mayo, se celebrará el único debate al que han accedido los tres candidatos (el equipo de López pide más). Todos creen que el cara a cara entre candidatos puede ser determinante para mover los votos de aquellos que aún no han decidido su candidato. Ese día se volverá a ver una ruptura que, pase lo que pase en las urnas, será difícil de sanar.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica