Pablo Llarena

16 / 11 / 2017 Antonio Rodríguez [Ilustración: Luis Grañena]
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Magistrado del Tribunal Supremo

Un juez curtido en Cataluña para investigar el procés 

Ilustración: Luis Grañena

De Terra Mítica al procés. Pablo Llarena Conde (Burgos, 1963) es desde enero de 2016 uno de los jueces de la Sala Segunda del Tribunal Supremo y en las últimas semanas estaba inmerso en el recurso de casación sobre la estafa de facturas falsas en el parque temático de Terra Mítica, hasta que el 24 de octubre le cayó en sus manos la instrucción de la primera causa contra aforados catalanes por rebelión y sedición. El magistrado tomó declaración esta semana a Carme Forcadell y otros cinco miembros de la Mesa del Parlament y, con toda probabilidad, será quien asuma las causas abiertas en la Audiencia Nacional y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) sobre el llamado procés catalán

Especialista en Derecho Penal. La mayor parte de su trayectoria judicial la ha pasado en Cataluña. Después de actuar como juez de instrucción en Barcelona desde 1992 a 1998, pasó a la Audiencia Provincial de Barcelona y trece años después, en 2011, ascendió a presidente de dicha Audiencia, donde estuvo destinado hasta finales de 2015. Así que conoce de primera mano el auge del independentismo en Cataluña. En la actualidad mantiene su residencia en Barcelona, donde pasa varios días a la semana, ya que su esposa, la también magistrada Gema Espinosa, es directora de la Escuela Judicial, una institución con sede en esta ciudad. 

Juez del ala conservadora. Llarena ha sido presidente de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), con la que se identifican los jueces conservadores, desde 2013 hasta noviembre de 2015. Entre sus compañeros de profesión se le considera un hombre de derechas, pero al mismo tiempo con una de las cabezas más lúcidas sobre el Derecho Penal español, sin prejuicios a la hora de hacer un voto particular. Precisamente, defiende una reforma que acorte los plazos de la instrucción penal para agilizar los procedimientos.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica