Emilio Saracho

30 / 05 / 2017 Hernando F. Calleja [Ilustración: Luis Grañena]
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Presidente del Banco Popular 

El banquero cosmopolita

Experiencia: Lleva muchos años a sus espaldas en las turbulentas aguas de la crisis financiera internacional. Tarea: Debe restituir la tranquilidad interna y externa, mejorar la marca y sanear las cuentas del Popular. [Ilustración: Luis Grañena]

Con un currículum como el suyo, cuya altura la marca la vicepresidencia mundial para las relaciones con grandes clientes de JP Morgan Chase, el mayor banco del mundo por activos, alguien podría preguntar a Emilio Saracho qué hace un chico como tú en un sitio como este. El sitio como este, es nada menos que la presidencia del Popular, una entidad financiera que no pasa por sus mejores momentos. 

Él, seguramente, contestaría con una media sonrisa. Algunos de sus amigos dirían que por determinación, que es una señal destacada de su carácter y porque engancharse en la gestión diaria de una entidad compleja, pero importante en el sistema financiero español, no deja de ser un desafío más para quien ya lleva muchos a sus espaldas en las turbulentas aguas de la crisis financiera internacional. Y, además, porque después de tantos años afincado en la City, volver a España rellena de sentimientos una carrera en la que el mundo se ha quedado pequeño como teatro de operaciones. 

Cuenta con su agenda, en la que están escritos los nombres más rutilantes de las finanzas internacionales, cuenta con su prestigio profesional, cuenta con su imagen de fiabilidad y cuenta con esa determinación que le atribuyen, como su aportación de activos intangibles al Popular para llevar a cabo la dura tarea de restituir a la entidad la tranquilidad interna y externa, mejorar la marca, sanear las cuentas y favorecer una operación financiera, sea de venta, sea de ampliación de capital o ambas cosas. Lo que no puede esperar nadie de él es que se ande por las ramas o deje de llamar al pan, pan y al vino, vino, que algo tiene el caballero de don Quijote y de sir Galahad, para andarse por las ramas . 

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica