Alfonso Vega. El espía perfecto

26 / 11 / 2013 10:41
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Se pasó varios días pidiendo limosna en la puerta de una mezquita para detectar a un sospechoso de ser terrorista islamista.

Tomó cervezas en batzokis de San Sebastián con radicales de la izquierda aberzale, siguió hasta México a pistoleros de ETA, colocó micrófonos en embajadas sospechosas de apoyar el terrorismo, controló en Bosnia a los comandos de la muerte y pasó días pidiendo limosna a las puertas de una mezquita esperando la llegada de un terrorista islamista.

Son solo unas pocas de las misiones que llevó a cabo Alfonso Vega, un afamado James Bond destinado durante 13 años en la División de Acción Operativa del servicio secreto español. Un hombre que nació para estar en primera línea de combate, que nunca quiso ser otra cosa que un hombre de acción al servicio de España. Nació en Stuttgart (Alemania) en 1962, cuando su padre, guardia civil, había abandonado la profesión y había emigrado en busca de un futuro mejor. A los 20 años ingresó en la Academia General Básica de Suboficiales con uno de los primeros números. Era muy estudioso, trabajador, duro, increíblemente duro y militarmente enérgico. Hizo el curso de Operaciones Especiales en Jaca, que muchos comienzan pero pocos acaban. De ahí pidió destino en los Grupos de Operaciones Especiales, primero en Oviedo y luego en Burgos. Allí fue captado por el servicio secreto. Corría el año 1990, Alfonso tenía 28 años.

Su principal enemigo fue la banda terrorista ETA. En San Sebastián hizo amigos en los ambientes aberzales, iba a tomar copas y a escuchar conversaciones a los batzokis. Escondió micrófonos muchas veces gracias a arriesgadas penetraciones clandestinas en pisos y sedes. En alguna ocasión, hasta los colocó intencionadamente mal para que los etarras los descubrieran y pensaran que el servicio había centrado sus esfuerzos en una de sus sedes y en la otra hablaran con tranquilidad, pensando que estaba limpia. Se desplazó a México persiguiendo los movimientos de los etarras en una época en la que en ese país los terroristas pasaban desapercibidos y se creían fuera de vigilancia.

De todo ello nunca contaba nada a su familia, a pesar de la satisfacción que sentía por el deber cumplido. A su madre, curiosa a veces, la decía que era mejor que no supiera nada de su vida profesional. Al resto les explicó en su momento, para dejarlo claro, que “cuanto menos se habla, más seguridad”.

Experto antiterrorista.

Especializado en la lucha antiterrorista, también participó en misiones relacionadas con los radicales islamistas. En una ocasión se pasó varios días pidiendo limosna en la puerta de una mezquita para así poder pasar desapercibido y detectar la presencia de sospechosos vinculados con el terrorismo.

Una vez participó en la entrada clandestina en una embajada extranjera en Madrid, en la que tenían que abrir la caja fuerte y fotocopiar todos los documentos guardados allí. Para hacerlo sin ser detectados no se les ocurrió otra manera que provocar un incendio en el edificio anejo, esperar la llegada de los bomberos y aprovechar la confusión para llevar a cabo el trabajo. Después de todas esas misiones, y muchas más, se fue destinado un año a Bosnia. Chapurreaba el inglés y el francés y antes de desplazarse empezó a estudiar cirílico.

El exceso de trabajo no le impidió nunca volcarse con su familia y ser un buen hijo. En ese tiempo le detectaron un cáncer muy grave a su padre. Alfonso vivía en Madrid y muchos días, al terminar su labor, cogía el coche y se iba al hospital de Salamanca para quedarse a pasar la noche con él y que su madre pudiera irse a casa a descansar. Al día siguiente, sin dormir, regresaba al trabajo y cumplía con su jornada como si nada.

Sus ansias por cumplir con las misiones más arriesgadas le animó a solicitar una plaza en Irak. En julio de 2003 viajó acompañado de Carlos Baró, el agente con el que formaría equipo. Los otros dos miembros del grupo, Alberto Martínez y Luis Ignacio Zanón llegaron en agosto. Alfonso se puso inmediatamente a trabajar en antiterrorismo. Se movía por el país con cierta naturalidad gracias a su enorme destreza para convertirse en un camaleón. Se dejó un gran bigote y se enfundó una túnica local blanca.

Uno de los contactos secretos que Alfonso mantenía en Bagdad para intercambiar información era el capitán de navío Manuel Martín-Oar, destinado en el Consejo de Cooperación Internacional, dependiente de la ONU. El 18 de agosto Alberto se reunió con el capitán de navío en su despacho de la ONU. Tras el encuentro, abandonó el edificio y regresó hacia su zona de trabajo. Quince minutos después, un atentado terrorista con bombas segó la vida del capitán de navío. Se salvó por poco.

“Volveré antes de Navidad”.

A principios de noviembre tuvo un par de semanas de vacaciones en España. La mayor parte del tiempo la pasó con su mujer, Isabel Martín, y sus hijos, Patricia y Alejandro. No regresó a su trabajo hasta acercarse a Lérida para pasar un día con sus padres, su hermano y su familia, que estaban en Gerona. Antes de despedirse, al ver la cara de tristeza de su madre, le dijo que no se preocupara, pues volvería antes de que comenzaran las fiestas de Navidad.

Unos días después de su regreso a Irak recibió junto a los otros tres agentes allí destinados –Martínez, Zanón y Baró– a los cuatro que un mes después les sustituirían en la misión. El 29 de noviembre, les tendieron una trampa y perdió la vida intentando hacer frente a los atacantes.

Los padres, dos buenas personas, sobrellevan como pueden la pena de haber perdido a su hijo, para lo que les ayuda lo bien que se ha portado con ellos todo el mundo. Araceli, la madre, ha guardado en un álbum los recortes con las cartas que recibieron en aquellos días y con las fotos de los homenajes que recibió su hijo en diversas localidades.

Muy emotivo fue el que le rindieron en la sede de los agentes operativos, en El Pardo (Madrid). Allí descubrieron una placa: “Alfonso Vega Calvo, muerto en combate en Al Latifiya (Irak) el día 29 de noviembre de 2003. Solo el orgullo por su heroica muerte supera el dolor de su pérdida. La División de Acción Operativa”. Junto al texto aparece el escudo del CNI y el del grupo operativo, que es una tela de araña con el machete de operaciones especiales y el lema “Lo difícil está hecho, lo imposible se hará”.

Después siguieron otros actos de reconocimiento, como un homenaje en Bamba de Vino, al que asistió la secretaria general del CNI, en el que entregaron a la familia la medalla de Oro de la diputación y descubrieron una placa en su honor en una de las calles del pueblo.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica