PORTAVOZ DEL COMITÉ DE CAMPAÑA DEL PP.

Pablo Casado

28 / 01 / 2015 C. de la Hoz
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Estrena su nuevo cargo con ganas y afirma: “El PP es un partido ganador y tenemos que salir a eso, a ganar”. 

“No podría dormir tranquilo si mi abuelo, de UGT, estuviera en una cuneta”

Dice que “no hay nuevo y viejo partido” sino una continuidad donde se mezclan varias generaciones, sin rupturas. Ha encajado en la dirección de Rajoy a pesar de que sus credenciales, ser hombre próximo a José María Aznar y Esperanza Aguirre, le podían hacer más sospechoso que otra cosa.

¿Se siente el Pablo Iglesias del PP?

No. Me siento Pablo Casado, sin más. En el PP hay muchos pablos más válidos que yo. Cuando un partido es muy grande, tiene una trayectoria dilatada y representación en el último pueblecito de España la sobreactuación no funciona. Lo que hay que hacer es aportar a un proyecto en común en un momento complicado.

Está bregado en tertulias políticas. ¿Qué es lo que le saca de quicio?

Me saca de quicio la demagogia porque acaba derivando en populismo. Cuando en un momento de crisis intentas sacar rédito haciendo un discurso fácil, muchas veces irrealizable e irresponsable, creo que es un engaño. A la política no se viene a ser simpático, a hacer un gran titular o una frase bonita, hay que ser realista, lo demás es una deslealtad al electorado.

¿Habla de Podemos?

Entre otros. Podemos está en la etapa de proponer lo imposible a sabiendas, en un proyecto de ingeniería social. Por poder decir, podemos decir lo que nos dé la gana, pero no es factible. Por su parte, el PSOE ha tenido su mayor etapa de demagogia y de populismo en las legislaturas de Zapatero. Ese buenismo de decir que todo iba fenomenal, de intentar reescribir la historia y dividir a los españoles en base a la religión o la ideología condujo a unas consecuencias negativas para España de las que no nos hemos recuperado.

Es persona muy próxima a Aguirre y a Aznar. No parecen las mejores credenciales para llegar a algo en el PP.

Creo que soy el ejemplo de que el partido está muy unido. Esto no es cosa de la semana pasada, que de repente a Cospedal o Floriano se les ocurriera contar conmigo, que también, sino que llevo año y medio trabajando en temas de comunicación on line en el partido y tres años de portavoz de comisión en el Parlamento a propuesta de Alfonso Alonso. Quizá lo que se prima es a la gente que ha sido leal a los jefes con los que ha trabajado y que por trabajar con otras personas después no debes renunciar a esa lealtad.

¿Hay una reconciliación con la vieja guardia?

No hay viejo y nuevo partido. Por ejemplo, muchos de los actuales ministros ya lo fueron con Aznar. El PP ha podido mantener unos pilares fundamentales inmutables. Más que reconciliación hay una continuidad. Y los que nos hemos ido incorporando nos sentimos muy orgullosos de ese legado.

¿Sería partidario de un sistema de primarias que no dependiera del “dedo divino” de Rajoy?

El sistema de designación de candidatos funciona bien. Las modificaciones estatutarias para hacer más accesible la participación de los militantes reducen a cien las firmas necesarias para la presentación de candidatos alternativos. Prácticamente se podría decir que los congresos son vía primarias porque ya no existe la figura del aval, la relación está siendo muy directa.

¿Cree que Aguirre es la mejor candidata para el Ayuntamiento de Madrid?

Creo que es la mejor candidata para cualquier institución en la que ha estado ya, como la Comunidad de Madrid, y lo ha demostrado. Fue una buena presidenta. Se fue en el momento más alto de su popularidad sin que nadie se lo pidiera y ahora se ha ofrecido. Según las encuestas, tanto en aprobación como en conocimiento como en recuerdo de la gestión anterior, los electores son muy generosos con ella.

¿Sería la más aventajada?

Lo bueno del PP es que tiene muy buena cantera y muy buenos líderes. Y, además, el punto de partida para esa carrera electoral municipal es mucho mejor de lo que se está diciendo. En las europeas, el PP sacó en Madrid capital diez puntos más de voto que el resto de la media nacional.

¿Comparte el optimismo de Pedro Arriola?

Yo comparto el optimismo de que las encuestas no están reflejando la realidad. La gente tiene demasiado recientes los esfuerzos que ha estado haciendo y estamos en unos tiempos en que no es lo más popular decir que se va a votar al partido en el Gobierno. No lo digo solo por España. Hemos visto cómo los partidos gobernantes han sufrido un gran desgaste en las elecciones europeas. Creo que es positivo el mensaje que estamos trasladando de que aún queda mucho por hacer. Aunque haya 615.000 empleos nuevos creados y Rajoy haya dicho que de aquí a un año se pueden crear otros 600.000, hay que afrontarlo con humildad. Ni catastrofismos ni lanzar las campanas al vuelo. El PP es un partido ganador y hay que salir a ganar, no a empatar o decir cuáles son las posibles coaliciones de Gobierno. Ya veremos. Hay que decir que somos el único proyecto creíble, solvente y absolutamente objetivo para seguir en el cauce de la recuperación.

¿Temen que entren en campaña el caso Gürtel y Luis Bárcenas?

Lo que hay que trasladar es que no hay ninguna novedad y que desde el partido se ha hecho lo que se tenía que hacer. Eso sí, seré el más crítico con ese señor que tanto daño nos ha hecho y que tanto dinero supuestamente se ha llevado, pero no comparemos 3.000 millones de euros del sufrido contribuyente en el caso de los ERE con 40, que son una barbaridad, de donaciones legales y privadas robadas a un partido, es decir, a sus afiliados. No se trata de si interfiere o no sino de que se diga que esto no se va a volver a repetir. Hay partidos que siguen teniendo a sospechosos de escándalos de corrupción en el Congreso y el Senado o que cuando encarcelaban a los suyos iban a despedirles a la puerta de prisión.

¿Qué ha pasado para que Madrid y el PP madrileño sean el epicentro de la Gürtel y de la Púnica?

La corrupción es una actuación humana, de personas, no es de siglas, ni de regiones... ¿Qué ha pasado en Madrid? Pues que hay gente, que formaba parte de un mismo grupo de amigos, que ha hecho lo que no debía. El PP de Madrid ha sido muy firme. Lo importante es que se pida perdón y Aguirre lo ha hecho, ha dicho que se ha equivocado nombrando algún colaborador y los ha expulsado. Lo mismo ha hecho Rajoy cuando compareció en el Senado.

¿Qué aporta el cargo de portavoz del Comité Electoral?

Aporta otra persona que puede llegar a todos los medios de comunicación y a una parrilla cada vez más extensa de tertulia y actualidad política. La secretaria general y los vicesecretarios no tienen el don de la ubicuidad. Es continuista por cuanto ya coordiné la comunicación on line en la última campaña europea, y, por otro lado, es que tenemos que ser más los que estemos en todos los sitios.

¿Ha estado el Gobierno emboscado en los últimos tres años?

En EEUU, paradigma de la comunicación política, Obama va al Congreso una o dos veces al año, Rajoy, tres veces al mes al Congreso y una al Senado; Biden no comparece más que para explicar cosas concretas: viajes de Estado o acciones antiterroristas, la vicepresidenta, todos los viernes toda la mañana; los partidos no tienen portavoz, aquí no solo hay un portavoz tras los comités de dirección sino que salen la secretaria ge-neral o los vicesecretarios en persona...

Vaya, que los periodistas nos quejamos de vicio.

Lo que digo es que se comunica más de lo que parece. Hemos dedicado mucho esfuerzo y desgaste a la recuperación, que es nuestra responsabilidad, cuando otros se dedicaban más a mirar encuestas y hacer campañas de propaganda, y ahora es cuando hay que explicarlo. Más que una corrección es un refuerzo. Aparte de estar donde ya estamos queremos estar donde la gente está: en las tertulias y las redes sociales, ya tan importantes como estar en la prensa de papel o en la cartelería.

Se le acusa de haber minimizado el tema de las fosas. ¿No cree que los familiares tienen derecho a sacar a sus muertos de las cunetas?

Por supuesto. No podría dormir tranquilo si mi abuelo estuviera en una cuneta, que podría haber estado por haber sido de UGT. Y, de hecho, esas familias pueden sacar a sus muertos desde la Ley de Amnistía. Lo que yo dije exactamente, en una intervención de hace varios años, era que la Ley de Memoria Histórica dividía a los españoles. No era buena idea reabrir sesenta años después algo que estaba felizmente superado, con todo el respeto a las víctimas, que he defendido siempre porque me toca muy de cerca.

En aquel mitin famoso también dijo que los jóvenes eran del Partido Popular y no se habían enterado. ¿Ahora son del PP o de Podemos?

La frase es un plagio a Reagan sobre los hispanos. Viene a decir que muchas veces los estereotipos de los partidos ocultan lo que viene siendo una afinidad posible. Lo que está de moda es pensar en la libertad individual, que puedes elegir tu vida, tu educación, que nadie va a decirte cómo tienes que vestir, qué tienes comer... Luego dije que la izquierda no condenaba regímenes que colgaban a homosexuales, que encarcelaban disidentes o que lapidaban a mujeres

¿Sigue suscribiendo todo lo que dijo en aquel mitin?

Lo suscribo todo. Solo quise decir que la ideología que representa el PP es más vanguardista para los jóvenes que la de una izquierda anclada en los mantras de la supuesta superioridad moral o en iconos pasados de moda. No entiendo cómo la izquierda democrática puede seguir enarbolando la Internacional, una canción que regímenes siniestros tuvieron de banda sonora, o cómo iconos tan caducos como el Che Guevara siguen en camisetas de estudiantes o que haya gente que lleve la efigie de Lenin en su carpeta. No lo puedo entender, me parece anaftalinado, momificado.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica