Miguel Falomir

30 / 08 / 2017 Antonio Rodríguez [Fotos: David García-Amaya]
  • Valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Director del Museo del Prado

“Me gustaría poner en marcha el micromecenazgo para que la gente ayude a adquirir obras”

Foto: David García-Amaya

El sustituto de Miguel Zugaza declinó al principio la propuesta de dirigir la pinacoteca. Ahora lamenta que el Gobierno no busque una ley de mecenazgo, que aliviaría la “extenuante” autofinanciación.

Miguel Falomir (Valencia, 1966) da sus primeros pasos al frente del Museo del Prado, donde llegó hace 20 años, con dos asuntos sobre la mesa: el bicentenario, que empieza a finales de 2018, y la futura ampliación de la pinacoteca al lugar donde se ubicaba el Museo del Ejército.

P_ ¿Se acuerda de la primera vez que visitó el Museo del Prado?

R_ Sí. Yo vivía en Valencia y recuerdo que vine a Madrid a pasar unos días con unos tíos míos. Nos llevaron al museo y lo que más recuerdo de esa visita es que entonces todavía estaba la instalación del espejo frente a Las meninas. Aquel juego ilusionista me causó una gran impresión.

P_ ¿Qué edad tenía?

R_ Unos 10 años, más o menos.

P_ Luego estudió Historia del Arte, una carrera un tanto denostada por no tener muchas salidas.

R_ Es una carrera con unos índices de paro aterradores. Son muy pocos los que se colocan. Además, en mi época nos licenciamos en Valencia casi 200 historiadores del arte, una cifra que es lo que puede necesitar España en tres décadas. De ahí que se creasen frustraciones tremendas.

P_ ¿Cómo consiguió sacar cabeza?

R_ He podido hacer carrera porque conseguí un premio extraordinario. Sabía que tenía que tener un expediente muy alto para que luego te diesen una beca y así hacer una tesis doctoral.

P_ ¿Por qué rechazó inicialmente el puesto de director del Prado?

R_ Cuando Miguel Zugaza decide marcharse, a mí me ofrecen la dirección. En principio, no tenía interés por mi perfil más de historiador del arte puro que de gestor. Tengo también una edad, 51 años, que me parecía que dedicarme a la dirección del Prado significaba dar por terminada mi carrera de historiador del arte. Demasiado prematuro, pensé.

P_ ¿Y qué le hizo cambiar de opinión?

R_ Al final concurrieron una serie de circunstancias por las que acepté.

P_ Venimos del récord de 15 años con Miguel Zugaza. ¿Cuánto tiempo le gustaría estar si de usted dependiese?

R_ Diez años es lo que muchos directores están. Es un periodo que te permite desarrollar. Si en diez años no sirves... poco puedes dar entonces.

P_ ¿Cuáles son sus prioridades?

R_ El museo está mejor que nunca. Yo llegué hace 20 años y recuerdo un titular, creo que del Herald Tribune, que decía que el Prado era el “museo enfermo de Europa”. Lo era: tenía una colección extraordinaria pero unos servicios decimonónicos. En los últimos 15 años se ha hecho una transformación radical. Primero física, con la incorporación de nuevos edificios y que se culminará con el Salón de Reinos. Y luego jurídica, al cambiar su naturaleza, que ha permitido una financiación por medios propios.

P_ ¿Afectó en ello la crisis económica?

R_ Hemos alcanzado en 12 años una autofinanciación del 72%. Este camino tiene que consolidarse por otras vías, porque no puede ser que el museo se financie a este nivel. Es extenuante, al nivel que tiene el Metropolitan (de Nueva York) con una financiación bastante más favorable.

P_ ¿Es extenuante por tener que poner la entrada a 15 euros?

R_ A mí me encantaría que el museo fuese gratuito. Lo que recibe el museo del Estado, 13,4 millones de euros, no cubre los salarios de los trabajadores pese a ser el sueldo de un jugador medio del Real Madrid o el Barcelona. La National Gallery de Washington es bastante más pequeña que el Prado y gratuito, pero el Estado le da 120 millones de dólares [101 millones de euros]. Si me dan el presupuesto íntegro, estoy encantado de que sea gratuito. Además, solo el 35% de los más de tres millones de visitantes paga la entrada completa. El 51% no paga, bien porque acude en horario de gratuidad o porque se acoge a las exenciones por ser menores de 18, de más de 65, estudiantes hasta los 26 o desempleados. Y un 14% paga entrada reducida. En el último año se ingresaron 17 millones por entradas, bastante más de lo que nos da el Estado.

P_ ¿Se nota el final de la crisis?

R_ No lo hemos notado. No ha habido aumento en 2017, para 2018 tampoco y en 2019 espero que llegue porque sufrimos cortes drásticos cuando la crisis. Era lógico en su momento, pero igual que sufrimos los recortes, ahora tenemos que beneficiarnos de la reactivación

P_ Ha pedido una ley de mecenazgo en el Congreso. ¿Ve posible un acuerdo?

R_ Más que pedir, me he unido al coro de voces del mundo cultural que clama por una ley de este tipo, pero en estos momentos no está entre las prioridades del Gobierno, cuando tenemos ahí el ejemplo de la ley francesa de mecenazgo, aprobada en plena crisis, y que está dando unos resultados extraordinarios.

P_ ¿Se plantea hacer públicos los nombres de los mecenas privados?

R_ Las aportaciones son públicas, están en la memoria. A lo mejor no cogemos el megáfono y lo decimos. Lo que pido es abrir la base. El tipo de patrocinio que tenemos es corporativo como consecuencia de la inexistencia de una ley de mecenazgo. El particular no siente atractivo para dar al no recibir deducciones, mientras que las grandes compañías tienen un compromiso más de imagen. Eso nos convierte en una excepción en el panorama mundial.

P_ ¿De ahí que se haya fijado en el crowdfunding?

R_ Así es. Me gustaría ampliar el espectro social de los que quieran colaborar con el museo a través del micromecenazgo.

P_ ¿Y cómo lo haría?

R_ En el extranjero funciona y en España hay un precedente con el Museo Sorolla, la primera institución cultural que ha aplicado el crowdfunding para la adquisición de una obra. Nos gustaría ponerlo en marcha con el bicentenario.

P_ ¿Existe riesgo de masificación a la hora de ver determinadas salas?

R_ Existe, de hecho, uno de los grandes desafíos es hacer compatible esa gran afluencia con que la visita sea placentera. ¿Qué ocurre? Hay algunos museos que mueren de éxito y empieza a ser un gran problema. Todo el mundo tiene en la cabeza el Louvre, donde esas masas se concentran en muy pocas salas y el 80% del museo está vacío. Aquí, de alguna manera, nos pasa igual con las salas del Bosco, Greco, Velázquez y Goya.

P_ ¿Qué hay de la idea de introducir arte contemporáneo en el Prado?

R_ Bueno, ya ha habido cosas de Picasso y siempre lo he visto desde la perspectiva de exposiciones temporales. El Prado tiene que actualizarse constantemente en la forma de cómo se ve. Los clásicos lo son porque llegan a cada generación y este museo siempre ha inspirado a artistas contemporáneos. Pero no quiero que este arte se vea con yuxtaposiciones, comparando a uno con otro, algo que es bastante estéril y forzado.

P_ Hablando de cómo ver el Prado, sorprendió el que dijese que no le había gustado la última exposición del Bosco.

R_ Ahí se me malinterpretó. Me encantó la exposición, pero hubo momentos en los que estaba demasiado masificada y era difícil ver las obras. Y eso que tuvimos horarios expandidos y con visitas hasta medianoche los últimos días.

_T8A9031-F

Cinco cosas sobre Falomir

1. Valencia y Cuenca. Hace gala de tener ocho apellidos valencianos, aunque vivió ocho años en Cuenca de niño y quedó marcado por esta ciudad, tanto como por la capital del Turia

2. Beca en Nueva York. Apasionado de la lectura y el cine, consiguió una beca Fullbright de dos años en Nueva York, ciudad en la que conoció a su mujer, con la que tiene dos hijos

3. Palacio del Buen Retiro. El arquitecto Norman Foster rehabilitará de 2018 a 2021 el antiguo Museo del Ejército. El director del Prado confía que el presupuesto de 40 millones sea suficiente

4. Salón de Reinos. A la principal sala de esta ampliación irán a parar La rendición de Breda y los cinco grandes retratos ecuestres de Velázquez, así como los Trabajos de Hércules de Zurbarán

5. Bicentenario. El Prado cumple dos siglos en 2018. Falomir se ha comprometido a llevar al menos una obra maestra de la pinacoteca a cada comunidad autónoma, así como a Ceuta y Melilla

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

  • Por: HENRIETTA FERNANDO 04/08/2017 13:04

    Hola todos, Esto es para informar al público en general que la Sra. HENRIETTA FERNANDO, una prestamista de préstamo privado de buena reputación ha abierto una oportunidad financiera para todos los que necesitan ayuda financiera. ¿Necesita un préstamo? ¿Necesita dinero urgente para resolver un problema de emergencia? ¿O necesita un préstamo para cancelar sus deudas o financiar su proyecto? ¿Ha sido rechazado por los bancos y otras agencias financieras? No busque más, porque estamos aquí para todos sus problemas financieros. Ofrecemos préstamos rápidos y confiables a un tipo de interés del 2% a personas, empresas y sociedades independientemente de la nacionalidad del cliente o situación financiera. Nuestros términos y condiciones y claro y muy comprensible. No se requiere chequeo de crédito, 100% garantizado. Envíenos un correo electrónico a: (henriettafernandoloanfirm@gmail.com)

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica