Manuel Campo Vidal

30 / 03 / 2017 Luis Algorri
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Periodista

“Nuestros políticos tienen el mismo nivel de nuestros profesionales”

Lleva treinta años moderando debates entre políticos y ahora cuenta todo lo que ha aprendido en un libro sabrosísimo: La cara oculta de los debates electorales (Arpa).

¿Tienen relevancia los debates electorales televisados? ¿Pueden cambiar el voto?

Pueden cambiarlo. Los debates televisados son como una selección de personal. El espectador contrata a uno o a otro dependiendo de sus cualidades, de lo que diga, de lo bien que lo haga. Pero está demostrado que los debates aumentan la participación, fortalecen el liderazgo y animan las campañas. Claro que también son un riesgo para los torpes o los que se ponen nerviosos.

Y usted, ¿qué gana con eso?

Es mi trabajo. Y aprendo mucho. Pero ya sé que el moderador del debate tiene garantizado un 21% de palos, como el IVA. Es lógico. Los partidarios del equipo perdedor siempre le echan la culpa al árbitro, ¿no? Pues aquí es igual.

¿Qué piensa de ellos? ¿Cree, como tantos, que son unos charlatanes que intentan vendernos crecepelo y para eso le usan a usted?

Hombre, no. Lo que hacen es muy difícil porque se juegan mucho. Los dos saben que, a los pocos días, uno va a ser presidente del Gobierno y el otro (o los otros) se va a pasar cuatro años pegando carteles en la calle. El problema en España es que hay poca tradición de estos debates y mucho miedo, más del normal.

¿Por qué hay “más miedo del normal”?

En España, y también en Portugal, da mucho miedo la televisión porque es un medio que nació en medio de una dictadura. Eso crea carácter, se cuela en el ADN de la gente. Se cometieron abusos terribles con la televisión.

¿Cuál es el peor momento que vivió como moderador?

El primer debate entre Felipe y Aznar. No había manera de ponerles de acuerdo sobre quién iba a cerrar las intervenciones. Y al final, como es lógico, me echaron la culpa a mí los dos. Y se pasaron el debate haciéndome preguntas... ¡a mí!

Tendrá anécdotas para llenar un barco...

Ah, sí. El debate entre Fernando Morán y Abel Matutes, que eran ya mayores y muy amigos, pero tenía que parecer que no lo eran. A mitad del debate entró en el plató Txiki Benegas y le soltó a Morán: “¡Con quien tienes que discutir es con Matutes! ¡Con Matutes, no con Campo!

¿Ha mejorado su opinión sobre los políticos?

No es mala. Nuestros políticos están en la media de los profesionales españoles. Casi ninguno sabe idiomas, como los profesionales. Tienen una educación limitada, como los profesionales. Se expresan con gran torpeza, como los profesionales... Son un buen reflejo de la sociedad.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica