Celia Freijeiro

19 / 11 / 2012 11:28 Álvaro Nieto
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Después de una extensa carrera en teatro y televisión, Celia Freijeiro (Vigo, 1983) desembarca en el cine de la mano del gran José Luis Cuerda. En ‘Todo es silencio’, que se estrena estos días, se narra la historia de un pequeño pueblo gallego durante los años 80: contrabando de tabaco, narcotráfico, caciquismo, corrupción...

“Me gusta tanto lo que hago que lo hago como sea”

Su primera gran película.

Sí, me ha abierto las puertas del cielo. Todavía me parece un sueño.

¿Le entró vértigo cuando le llegó la oferta?

Al principio tuve miedo de no estar a la altura, pero creo que las cosas llegan cuando tienen que llegar, y ahora ya tenía herramientas suficientes como para poder enfrentarme a este reto.

¿Qué tal fue el rodaje en Galicia?

Fue duro, pero me sentí muy a gusto en mi tierra… Y mis compañeros estaban encantados, sobre todo por lo bueno que era el catering: nos ponían cosas sencillitas como pulpito de la ría… Llorábamos de lo bueno que estaba, nada que ver con los catering que sirven en Madrid.

¿Cuerda es tan divertido como aparenta?

Sí, es muy agudo y tiene mucha sorna.

¿Le ha llegado a ver cabreado en el rodaje?

Alguna vez decía que se enfadaba, pero es tan tierno que no asusta.

Interpreta a una mujer que se debate entre Quim Gutiérrez y Miguel Ángel Silvestre… Será la envidia de media España.

Sí, eso creo. He estado muy a gusto rodando con los dos. Son personas muy comprometidas y muy buenos compañeros. Nos hemos divertido mucho.

Ellos encarnan el bien y el mal: el policía y el delincuente.

Yo creo que más que el bien y el mal, ellos son dos caras de la misma moneda. Las circunstancias les han llevado de forma natural a un sitio distinto. Los personajes de la película son meros supervivientes.

En Todo es silencio vemos cómo se coló el contrabando primero y el narcotráfico después en los pueblos de la costa gallega durante los años 80…

Sí, en aquel momento entró una ola muy grande y, o te subías a la ola, o te ahogabas.

Y también se aborda el caciquismo.

Sí, pero por desgracia el caciquismo sigue de rabiosa actualidad. Seguimos estando controlados por los poderosos.

Usted además de ser actriz tiene una productora de teatro. Menuda heroicidad…

La creé cuando estudiaba. Como sentía la necesidad imperiosa de subirme a un escenario y sabía que nadie me iba a llamar de primeras, monté una productora.

¡Qué valiente!

O inconsciente, según se mire.

¿Y consigue ganar dinero con eso?

Es una productora pequeña y nos tenemos que mover mucho para sacar dinero, pero a mí me merece la pena.

En tiempos como estos hace falta mucha gente como usted: emprendedores.

Sí, pero yo no lo veo así. Yo hago lo que quiero, lo que me apasiona y lo que me gusta. Soy activa, así que no me voy a quedar sentada a esperar.

Es curioso, porque muchos actores prefieren quedarse en casa esperando la llamada de un director...

Yo no le veo mucho sentido a eso. Un actor es actor cuando está actuando, no cuando está sentado. Me gusta tanto lo que hago que lo hago como sea.

¿Usted nota la crisis económica?

Por supuesto. Tengo trabajo a pesar de la crisis, pero eso no quiere decir que no la perciba: la crisis está ahí, en la calle, y me afecta muchísimo todo lo que está pasando en educación, en cultura, en sanidad…

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica