Carles Campuzano

16 / 06 / 2017 Luis Calvo [Fotos: David García-Amaya]
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Portavoz del PDECat en el Congreso

“Estaríamos abiertos a negociar una moción de censura con Pedro Sánchez”

Insiste en que la única salida para el conflicto catalán será democrática o no será. El éxito o el fracaso del referéndum de independencia, asegura, lo marcará la participación.

P_ ¿Por qué defienden un nuevo referéndum si en las autonómicas el compromiso era independencia en 18 meses?

R_ Porque fue la demanda de entrada de la sociedad civil catalana, de las organizaciones soberanistas, y porque es evidente que un proceso como este, para tener la máxima legitimidad, exige la mayor expresión de la voluntad popular.

P_ ¿No exigía idéntica legitimidad cuando se presentaron a las elecciones?

R_ Sí, pero en esas elecciones autonómicas era difícil discutir si existía o no una mayoría a favor de la independencia. Fue parte del debate posterior: si los votantes de Catalunya Sí que es Pot los debíamos colocar como partidarios del no a la independencia o en un tercer género. Si no les contabas, JxSí y la CUP, a favor del sí, ganaban con bastante diferencia a PSC, PP y Ciudadanos, partidarios del no.

P_ No llegaban, en todo caso, al 50%.

R_ No, pero eran más que el otro grupo. Había más partidarios del sí que del no. En todo caso, la mejor manera de resolver la pregunta de si hay un mayoría de catalanes a favor de la independencia es un referéndum. Y lo lógico es que fuera consensuado con el Estado. Lo que no deja de ser sorprendente es que el Estado español no haga lo que hicieron Canadá y el Reino Unido. En el primer caso, permitirlo. En el segundo, acordarlo. 

P_ ¿Cuándo se convocará oficialmente?

R_ La previsión es hacerlo a finales de agosto o principios de septiembre. 

P_ Es previsible que el Tribunal Constitucional lo prohíba. ¿Después qué?

R_ Pues ahí tendremos un choque de legitimidades. Yo aspiro a que el Gobierno sea capaz de respetar las decisiones que se tomen en el Parlament a partir de una mayoría amplia y suficiente. Es que el otro escenario, en el que se intenta impedir que los ciudadanos voten, que puedan opinar, no es propio de una sociedad civilizada.

P_ Señala al Gobierno pero es la Justicia quien lo prohibiría.

R_ Bueno, el Tribunal Constitucional no es estrictamente la Justicia. No es un tribunal que, digamos, juzgue. Interpreta si las normas legales que se aprueban se ajustan al marco constitucional. La pregunta es si el problema que tenemos en Cataluña se puede resolver con que el Tribunal Constitucional afirme que no se ajusta a ese marco. Incluso si tuviese razón, ¿se resolvería así la cuestión? Yo creo que situar el problema en un marco competencial, o peor, en uno penal, no resuelve nada. Solo hace más difícil una solución que necesariamente tendrá que ser democrática. 

P_ ¿Cree que habrá más inhabilitaciones como pasó con el 9-N?

R_ Es que no existe ningún precedente en los últimos 200 años de que un movimiento a favor de los derechos de los ciudadanos se finiquite con la inhabilitación y la expulsión de la vida pública de sus dirigentes. Al contrario, ese tipo de decisiones alimentan el carácter democrático de esas demandas. Pueden inhabilitar, pero siempre llagará otro dirigente, igual que yo sustituyo a Francesc Homs. Con la inhabilitación tampoco se va a resolver nada. 

P_ ¿Qué censo se utilizará?

R_ El Govern ha explicado que habrá un censo riguroso y así será. 

P_ Y respecto a las mesas y los funcionarios, ¿cómo se organizará?

R_ Bueno, el personal de las mesas no son funcionarios, sino ciudadanos que se eligen por sorteo. Luego hay unos coordinadores que no tiene que ser necesariamente funcionarios. La Generalitat determinará el marco legal para poder desarrollar esta actividad, pero en todo caso, en lugar de buscar fórmulas para tratar de impedir la votación, todas esas objeciones demuestran que lo mejor es que el referéndum fuese acordado.  

P_ ¿Esos ciudadanos serán voluntarios? Y si es así, ¿en qué se va a diferenciar este referéndum del 9-N?

R_ Se va a diferenciar en la voluntad política. La consulta del 9-N fue presentada y defendida como un proceso participativo. En este caso, la posición de la Generalitat y de la mayoría del Parlament es que lo que se celebrará el 1 de octubre será un referéndum y por tanto con un mayor compromiso político que el 9-N. En todo caso, lo que al final determinará qué es mayor, si este compromiso político o el otro, será cuánta gente irá a votar. Lo que determinará el éxito o el fracaso del 1 de octubre será la participación de la ciudadanía. 

P_ ¿2,3 millones, la cifra del 9-N sería un éxito?

R_ Bueno, no está mal para un proceso con el Estado en contra, ¿no?

P_ No llegaría ni a la mitad del censo.

R_ Nuestra aspiración es superar el 9-N y superar, por tanto ese 50%.

P_ Y si no, ¿sería inválido? ¿Habrá participación o mayoría mínima?

R_ Lo ideal sería tener una norma acordada entre la Generalitat y el Estado en la que se acordaran niveles mínimos de participación y de voto favorable. Eso sería lo ideal, pero no lo hay. Nuestro objetivo es la máxima participación posible y en función del resultado tratar de ser coherentes con el mismo y ejecutar el mandato que salga de esas urnas. 

P_ ¿Cuál sería el siguiente paso? ¿Una declaración unilateral?

R_ No, no habrá ninguna declaración unilateral. Habrá un mandato y un reto. Y lo razonable es que entonces alguien se pusiera a negociar.

P_ ¿Incluso aunque haya una mayoría clara no habrá vía unilateral?

R_ No, yo creo que no.

P_ ¿Qué le parece la propuesta plurinacional del Pedro Sánchez?

R_ Hay que concretar esa España plurinacional. Si lo que se pretende es reducirla al ámbito cultural y lingüístico, vamos más atrás que la Constitución del 78.

P_ ¿En una moción de censura le daría igual Rajoy que Sánchez?

R_ No, ni mucho menos. Rajoy ha sido un pésimo presidente para Cataluña y nosotros estaríamos abiertos a negociar una moción con Pedro Sánchez, pero deberían estar reflejadas estas cuestiones. 

P_ ¿Un concierto económico podría ser parte de esas cuestiones?

R_ Bueno, ¿por qué no le damos a elegir a los catalanes entre la independencia y el concierto? A lo mejor la mayoría elige el concierto. Nosotros proponemos la independencia, pero enfrente nadie propone nada. Nada. Si hubiera una oferta de concierto y los catalanes la votan, bienvenida sea.

P_ ¿Qué defendería el PDeCAT?

R_ Nosotros, la independencia. Otros supongo que defenderían ese concierto.

_T8A6874-F

Cinco cosas sobre Carles Campuzano

1. Precoz...Empezó en política muy joven a través de las Juventudes Nacionalistas. Con 23 años ya era concejal en Vilanova i la Geltrú. Cinco más tarde, diputado autonómico

2. ...y veterano. En 1996, hace 21 años, logró por primera vez un escaño en el Congreso de los Diputados. Es de los parlamentarios más veteranos que quedan en la Cámara Baja

3. Hotel de dos estrellas. A pesar de trabajar a las órdenes de Josep Antoni Duran i Lleida, sus gustos diferían. Mientras su jefe se hospedaba en el Ritz, él lo hacía en un hotel de dos estrellas

4. Bloguero y tuitero. Fue uno de los primeros políticos nacionales en tener presencia directa en Internet con su blog (www.carlescampuzano.cat) y más tarde en las redes sociales, donde sigue siendo muy activo

5. Perfil social. Socialdemócrata y agnóstico, siempre ha pertenecido al sector más progresista de Convergència y, más tarde, del PDeCAT. Se siente orgulloso de haber participado en la ley que acabó con la mili

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica