Cándido Méndez

05 / 02 / 2010 0:00 SILVIA GAMO
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

`La patronal debe olvidarse de las viejas recetas´

¿La manifestación del 12 de diciembre se ha convocado para contentar a los que les piden una huelga general?

Fue convocada para defender el empleo, para que la crisis no se resuelva contra los derechos de los trabajadores. Nuestra prioridad es que los jóvenes encuentren un empleo digno y que aquellos que provocaron la crisis y no la padecen no se aprovechen de ella.

60.593 personas más sin empleo en noviembre, casi cuatro millones.¿Qué siente cuando oye esta cifra?

Una enorme preocupación. Es una absoluta prioridad para la UGT. En el último año ha aumentado el paro juvenil en un 20%. Hay una necesidad de priorizar las políticas de recuperación del empleo para los jóvenes y eso se debe acometer con urgencia.

¿Y no les merece una huelga general?

No hemos hecho jamás una huelga general contra la crisis, sino contra agresiones generalizadas en forma de recortes de derechos de los trabajadores. Sí las hemos hecho como consecuencia del comportamiento de los gobiernos en una situación de crisis, nunca fuimos tan torpes como para atribuir una crisis a la acción directa del Gobierno. Hicimos tres huelgas contra el Gobierno socialista y una contra el de derechas por decisiones que agravaban la situación de los trabajadores. Si supiéramos que convocando una huelga general resolvemos la crisis, no nos lo plantearíamos. Hay quienes nos responsabilizan del paro porque no hacemos una huelga, cuando para ellos el objetivo de ésta tendría que ser recortar los derechos de los trabajadores.

¿Quiénes?

Quienes quieren derribar al Gobierno. Sienten rencor ideológico hacia los sindicatos y desencadenan esta campaña porque piensan que derribamos al Gobierno de Aznar, cuando lo hicieron sus errores, no aquella huelga general.

¿Cuántos parados necesitan para ir a la huelga general?

No, si es que nosotros lo que tenemos es que exigirles a los gobiernos, no sólo al de la nación, sino también a los de las comunidades autónomas. A mí me sorprende que el principal partido de la oposición sea demoledor atacando con las cifras del paro al Gobierno. Exigir política para que se anticipe la recuperación económica. Mientras llega, hemos conseguido mejorar la protección por desempleo y abrir nuestra manera de afrontar la crisis económica.

No me ha contestado.

Sí, cuando le he dicho que nosotros lo que hacemos es exigir. Si fuera por el paro, un solo trabajador merecería una huelga general. El problema no es la cifra, sino qué se hace para remediarla, porque todos sabemos que el origen de esta crisis es de carácter financiero.

Pero la están pagando los trabajadores.

Hay una situación en la que tienen estrangulado el grifo del crédito a los bancos, están sobreendeudadas las familias. Si alguien pudiera tomar una decisión por la que se restituyeran los flujos de crédito, el problema se resolvería de la noche a la mañana.

Si se sentara, por ejemplo, con el señor Emilio Botín, ¿qué le diría?

Primero le invocaría la memoria histórica. Que recordara que en los años ochenta nuestro sistema financiero fue rescatado por el pueblo español, que aportó recursos ingentes. Gran parte del poder del señor Botín se debe a esa operación de rescate y ahí debe de haber una reciprocidad. Segundo, que tiene su banco internacionalizado, tiene diversificado el riesgo y está en mejor situación para abordar la lucha contra la crisis. Además de la obligación moral, que es compatible con mantener la estabilidad financiera de su entidad. Esto sirve también para La Caixa o Caja Madrid. De esa manera se podría recuperar el crédito e impulsar el crecimiento de la economía española.

Zapatero les ha invitado a que acudan a la conferencia de presidentes autonómicos.

Sí, asistiremos.

La CEOE les invitó a su congreso y no fueron.

Reconocemos que esa invitación es un gesto en el proceso de recuperar la confianza, pero era un acto de exaltación empresarial. A nosotros no se nos ocurrió invitar al señor Díaz Ferrán a la manifestación del 12 de diciembre.

La ley de economía sostenible, ¿es algo más que un brindis al sol?

Los que dicen eso es porque creen que el modelo de crecimiento económico que teníamos se puede mantener. La ley es un marco jurídico, pero la estrategia de política económica es la que presentó el presidente en el Congreso. Hay nostálgicos que piensan que podemos volver a construir 800.000 viviendas al año. Son los mismos que denigran la ley y que piden la reforma laboral de recorte de derechos de los trabajadores. Ellos sí que hacen brindis al sol.

¿Hasta dónde cederán ustedes en la reforma laboral?

Espero que podamos ir avanzando en un camino de encuentro, pero es imprescindible que la patronal se despoje de las viejas recetas que han llevado a esta situación. Deberían recordar que en España ha habido cinco reformas laborales. Han de ser capaces de reconocer algunas evidencias. En España se despide de manera fácil y rápida, es uno de los países de Europa donde el nivel de beneficios empresariales es mayor, donde los salarios son más bajos, donde la jornada laboral anual es más alta y donde hay muchas dificultades para conciliar. No las reconocen y hay que luchar contra el inmovilismo de la dirección de la patronal.

¿Puede poner fecha al acuerdo?

Primero deberíamos hacer todos los esfuerzos para resolver los convenios colectivos en vigor y pendientes por parte de la patronal. Ahí estamos avanzando. En el primer trimestre del año deberíamos estar en condiciones de haber alcanzado un acuerdo plurianual para proteger el salario y el empleo en la negociación colectiva, y luego incorporar contenidos para resolver los problemas que padecen los trabajadores en las empresas, que afectan a la productividad, al aprovechamiento de la formación, a su impulso, a la reorganización y reducción de los tiempos de trabajo, etcétera. En paralelo deberíamos ser capaces de buscar una fórmula también con el Gobierno para definir un programa para los jóvenes.

¿Es partidario de reducir la jornada laboral como alternativa al despido?

Podemos buscar una fórmula en el corto plazo para adaptar los mecanismos que tenemos a que la reducción de jornada laboral sea una alternativa al despido. Adaptarlo a la situación de crisis para que los empresarios utilicen esta fórmula y no la de la rescisión.

Con el actual sistema de pensiones, ¿su hijo la cobrará cuando se jubile?

Con el actual, seguro; como lo cambien, probablemente no. En España se han hecho ya tres reformas del sistema de pensiones. Hay que ser muy prudente y no confundir previsiones con predicciones. En 1995 hubo previsiones que advertían que en 2000 el sistema entraría en quiebra. Fueron interesadas y en 2000 hubo superávit. Seamos prudentes. Lo que me parece muy urgente es la reforma de los sistemas educativo y energético, que exigen sendos pactos de Estado, pero las pensiones...

Están garantizadas.

Me inquieta algo. El presidente dijo que hay que establecer una correspondencia exacta entre prestación y cotización. ¿Quiere decir que pretende alargar a toda la vida laboral el cálculo de la pensión? Si es así, estamos en desacuerdo. Es probable que haya figuras en nuestro sistema de pensiones que haya que adaptar a la realidad. Para mí el pilar fundamental del sistema tiene que seguir siendo la cotización, y en paralelo buscar nuevas fórmulas, porque nuestras pensiones son bajas.

¿Qué diría a alguien que no se siente representado por los sindicatos?

Le diría que defendemos el interés general y le protegeremos, aunque él no se sienta representado por la UGT. Hay muchos trabajadores que sí y nuestro sustento fundamental son las cuotas de los afiliados. Tenemos alrededor de 1.100.000 afiliados, con una cuota ordinaria de 10,40 euros al mes.

¿Los sindicatos están comprados por el Gobierno?

No es cierto. Podemos acceder a subvenciones porque son derechos constitucionales y no tenemos ningún privilegio de trato en relación con la patronal. Vivimos de las cuotas de nuestros afiliados, que hacen un sacrificio por ellos y por los que no lo están, porque firmamos convenios colectivos para todos los trabajadores. En España la inmensa mayoría de los trabajadores no cobran el salario mínimo porque hay convenios que firmamos nosotros. Tendremos defectos, pero somos insustituibles para facilitar el progreso y para que la economía sea menos desigual.

¿Es asesor en la sombra de Zapatero?

Tengo buena relación personal, pero jamás he traspasado la frontera que hay entre la representación del pueblo español y mi papel. Se trata de aquello de “no dejes que la realidad te estropee un buen titular”. No es la realidad.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica