Pymes con éxito a pesar de la crisis

23 / 10 / 2012 13:19 Lucía Martin
  • Valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

No todo está negro en la economía española. Algunas empresas logran sacar la cabeza en mitad de la tormenta.

Siempre hemos pagado puntualmente, tanto a proveedores como a empleados. Pero ahora, con la crisis y una imagen de España deteriorada en el extranjero, nuestros proveedores, muchos de ellos foráneos, nos cambian las condiciones. Aunque nunca hayamos tenido problemas. Si antes les pagábamos a 60 o 90 días, ahora nos dicen que paguemos parte de la materia prima por adelantado”, comenta el director comercial de una marca textil. De todos es sabido que cuesta años construirse una reputación. Y de todos es sabido también que esta puede verse hecha añicos en mucho menos tiempo.

La marca España no pasa por su mejor momento, lo que afecta, injustamente, a las empresas nacionales, muchas de ellas pymes. Cuando lo fácil sería tirar la toalla, estas empresas siguen con su actividad, produciendo dentro de nuestras fronteras e innovando. “Es un error pensar que el precio tiene que ser el elemento diferenciador. La calidad debe serlo, es el valor más apreciado por el consumidor de aquí y el foráneo”, explica Santiago Ferrada, director comercial de Pili Carrera. En efecto: lo made in Spain gusta y las exportaciones crecen, a pesar de la debacle económica: desde que empezó la crisis en 2009 y hasta finales de 2011, las exportaciones españolas son las que más han crecido entre los distintos socios europeos, un 36% frente al 30% de Italia, por ejemplo.

Estas son algunas pymes, muchas de ellas familiares, que siguen manteniendo su producción en España.

Vestiditos para princesas.

En Mos, un pequeño pueblo de la provincia de Pontevedra, está la fábrica de donde salen las creaciones de Pili Carrera, firma de ropa infantil de lujo que visten las hijas de la princesa Letizia o los de la actriz Gwyneth Paltrow, por citar solo algunos. Su fundadora, Pilar Carrera, empezó a coser la ropa para el bebé que estaba esperando en los sesenta. Tras el nacimiento, un familiar propietario de una tienda se encandiló con los modelos y le encargó unas chaquetas para poner en su local. Así empezó todo: la marca fue creciendo, no solo a nivel geográfico, sino en cuanto a artículos. De la ropa para bebés pasaron a las prendas infantiles (hasta los 10/12 años) e incluso lanzaron artículos de puericultura y mobiliario. Actualmente la firma, que sigue siendo familiar, emplea a 102 personas (solo en la central) y cuenta con 44 tiendas en Dubai, Japón, Reino Unido, Rusia, Portugal, Panamá, México o en los exclusivos almacenes Harrod’s. En 2011 facturaron 12.400.000 euros.

Prendas para deportistas.

Las prendas técnicas para deportistas son lo más. ¿El problema? Sus altos precios. Por eso Hoko, una micropyme catalana que se dedica a la confección de prendas de este tipo, le dio una vuelta de tuerca al concepto: sus artículos están a la última en cuanto a tecnología, pero, sin embargo, los precios son muy competitivos. Y produciendo en talleres de la zona. ¿Cómo lo han conseguido? Vendiendo directamente a través de su página web y de su tienda en Mataró, de esa forma eliminan intermediarios en el sistema de distribución y el artículo no se encarece. “Usamos polipropileno, es la fibra técnica con mejores registros del mercado, tiene propiedades térmicas inmejorables, muy buena gestión de la humedad, es hipoalergénica, muy ligera y bacteriostática”, dice Joaquín León, el fundador de la empresa. El problema de este tipo de hilo es el precio (unos 12 euros el kilo), pero ellos, al eliminar intermediarios, consiguen precios muy interesantes. Ejemplo: una malla de una buena marca cuesta unos 100 euros. Las suyas oscilan entre los 28 y los 38 euros. Hoko lleva apenas dos años en el mercado y en 2012 prevén producir entre 20.000 y 25.000 prendas.

Tecnología made in Valencia.

España tiene fama de ser el país del pelotazo inmobiliario, como si no hubiera otro tipo de empresas que las dedicadas al ladrillo. Y claro que las hay, y además, de lo más innovadoras. Como por ejemplo Bienetec, una pyme valenciana fundada en 2006 que cuenta con dos líneas de negocio: por un lado, distribuye determinados productos como cascos y guantes de realidad virtual y, además, desarrolla software propio relacionado con la realidad aumentada, la computación ubicua, la inteligencia ambiental, etcétera. ¿Qué es la realidad aumentada? La que une realidad y mundo virtual. Las aplicaciones de Bienetec pueden implantarse en diferentes sectores: el de ocio, por supuesto, pero también los de la salud o la educación. La empresa desarrolla pupitres interactivos, quirófanos inteligentes que facilitan la labor del médico y también es suya la Human Lamp, que utilizan en una universidad de Corea del Sur, un dispositivo que convierte cualquier tipo de superficie en multitáctil. Facturaron más de 1,5 millones de euros en 2011.

Electrónica con sello español.

Fueron los primeros en incorporar el sistema dvix a los DVD. Y son los últimos en disponer de una planta de ensamblaje de televisores en España. Esta firma tecnológica gallega ha apostado por centralizar su producción en territorio nacional. Su aventura se inició en 2002: “Fuimos muy rápidos en el diseño y prototipo de los equipos, así como en su industrialización, lo que nos permitió adelantarnos a la competencia”, dice Juan Carlos Vez, director general. El principal problema fue la falta de financiación, algo común entre los emprendedores. En 2008 realizaron una ampliación de capital y entró un socio notorio: Inveravante, propiedad de Manuel Jove, que tiene un 46,5% de las acciones. Blusens está implantada en 30 países: su sede está en Galicia y tiene oficinas en Madrid y Dubai, estando presente en más de 6.000 puntos de venta en Europa, América y Oriente Medio. Emplean a más de 150 personas y en 2011, solo en España, facturaron 60 millones de euros.

Los reyes de la aceituna en Rusia.

Seguro que si prueba su salmorejo se hará fan. O sus caldos, o su gazpacho. Todo casero y sin utilizar conservantes. Esta pyme cordobesa ha conseguido colocar sus producciones fuera de nuestras fronteras con mucho trabajo y con unos artículos de calidad irreprochable. ArteOliva emplea a 45 personas y les gusta definirse como una empresa innovadora en un mercado maduro, no en vano su departamento de I+D es de lo más puntero. Así surgen la salsa de la ensalada más vendida por el grupo Vips, la César, o la bechamel de Santa Teresa y Hacendado, las salsas para Rodilla y un largo etcétera. La compañía se fundó en 1998 comercializando aceite de oliva y aceitunas. Su producción está presente en más de 80 países: por ejemplo, son líderes en la venta de aceitunas en Rusia, país en el que consiguieron introducirse a través de ferias. A ese mercado destinan variedades de lo más pintorescas: rellenas de almendra amarga, de atún, de queso azul, etcétera. La empresa facturó más de diez millones de euros en 2011.

Zapatillas para ganadores.

Si es amante del ciclismo le sonarán los nombres Fernando Escartín, Óscar Freire o Javier Pascual. Ellos se calzaron en su día las zapatillas de la marca Luck-Bicke, de La Rioja, que exporta su producción a 35 países. Nacieron en el año 1990 y actualmente, aparte de zapatillas para ciclistas, fabrican cascos, gafas y calcetines. El éxito de la empresa radica en el buen hacer, la especialización y la innovación, ya que el proceso de producción de las zapatillas de alto rendimiento es totalmente ecológico: las máquinas empleadas no producen residuos, tienen un bajo consumo eléctrico y no consumen agua en el proceso de fabricación. Además, han eliminado todos los productos tóxicos y los materiales utilizados son reciclados. La empresa destina a la I+D un 15% de su facturación. Su próximo proyecto, hacer zapatillas a la medida del deportista.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica